Descubierto un “mundo subterráneo” de pozos y cuevas en la Luna. Conservan temperaturas aptas para el humano

Descubierto un “mundo subterráneo” de pozos y cuevas en la Luna. Conservan temperaturas aptas para el humano

Narraciones de escritos sumerios narrados miles de años anteriormente que aparezcan en la Biblia
¿Sociedades humanas «avanzadas» anteriormente que nuestros registros históricos?.
El misterio de las “Trece Calaveras” de Cristal. ¿Antiguos artefactos “atlantes”?

 

Un grupo de investigadores subvencionados por la NASA han desvelado diversos pozos y cavernas en la Luna que conservan temperaturas aptas para los humanos, mas o menos 17 grados Celsius; según los descubrimientos obtenidos por la vehículo espacial Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) de la NASA, al igual que modelos informáticos.

Las fosas, y las cavernas a las que pueden conducir, serían zonas térmicamente estables para la exploración lunar si se compara con las zonas de la superficie de la Luna, que se calientan a unos 127 °C durante el día y se enfrían a menos unos 173 °C por la noche. La exploración lunar forma parte del objetivo de la NASA de explorar y entender lo desconocido en el cosmos, para inspirar y ayudar a la sociedad.

Las fosas se desvelaron por vez primera en la Luna en 2009 y, desde por lo tanto, los investigadores se han preguntado si conducen a cavernas que podrían ser exploradas o utilizadas como refugios. Las fosas o cavernas además ofrecerían cierta protección contra los rayos cósmicos, la radiación solar y los micrometeoritos.

Tyler Horvath, estudiante de doctorado en ciencias planetarias de la Universidad de California en Los Ángeles, quien dirigió la nueva investigación, manifestó en una declaración:

“En torno de 16 de las más de 200 fosas son quizá tubos de lava colapsados”.

Noah Petro, del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland y investigador del plan LRO, manifestó en una declaración:

“Las fosas lunares son una característica alucinante de la superficie lunar. Conocer que crean un entorno térmico estable nos auxilio a pintar una imagen de estas propiedades lunares únicas y la perspectiva de explorarlas algún día”.

Esta es una vista espectacular del cráter del pozo Mare Tranquillitatis, con el Sol en lo alto, que revela rocas en un suelo liso. Esta imagen de la cámara de ángulo estrecho de LRO tiene 400 metros de ancho, el norte está arriba. Crédito: NASA / Goddard / Universidad Estatal de Arizona

Tubos de lava en la Luna

Los tubos de lava, que además se localizan en la Tierra, se forman cuando la lava fundida fluye por debajo de un campo de lava enfriada o se forma una costra sobre un río de lava, dejando un túnel largo y hueco. Si el techo de un tubo de lava solidificado se derrumba, se abre una fosa que puede conducir al resto del tubo en forma de gruta.

Dos de las fosas más prominentes poseen salientes visibles que conducen nitidamente a cavernas o huecos, y hay fuertes indicios de que el saliente de otra puede conducir además a una gran gruta.

David Paige, un coautor del artículo que dirige el Experimento de Radiómetro Lunar Diviner embarcado en LRO, manifestó en una declaración:

“Los humanos evolucionaron viviendo en cavernas, y a las cavernas podríamos volver cuando vivamos en la Luna”.

Horvath procesó los datos de Diviner -una cámara térmica- para averiguar si la temperatura en el interior de las fosas difería de la de la superficie.

Centrándose en una depresión mas o menos cilíndrica de 100 metros de profundidad, con la longitud y la anchura de un campo de fútbol, en una zona de la Luna conocida como Mare Tranquillitatis, Horvath y sus colegas utilizaron modelos informáticos para analizar las propiedades térmicas de la roca y el polvo lunar y para registrar las temperaturas de la fosa en el transcurso del tiempo.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Los resultados desvelaron que las temperaturas en el interior de los tramos permanentemente sombreados de la fosa fluctúan sólo levemente en el transcurso del día lunar, permaneciendo alrededor a 17 °C. Si una gruta se extiende desde el fondo de la fosa, como proponen las imágenes tomadas por la Cámara del Orbitador de Reconocimiento Lunar de LRO, además tendría esta temperatura relativamente cómoda.

El equipo, del cual forman parte el maestro de ciencias planetarias de la UCLA David Paige y Paul Hayne, de la Universidad de Colorado Boulder, piensa que el saliente de la sombra es el encargado de la temperatura estable, dado que limita el calor que se produce durante el día e impide que el calor se irradie por la noche.

La Cámara del Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA actualmente ha tomado imágenes del pozo de Marius Hills tres veces, cada vez con una iluminación muy distinto. El panel central, con el Sol en lo alto, brinda a los investigadores una excelente vista del piso de la fosa de Marius Hills. El pozo Marius tiene unos 34 metros de profundidad y 65 por 90 metros de ancho. Crédito: NASA / GSFC / Universidad Estatal de Arizona

Un día en la Luna dura unos 15 días terrestres, durante los cuales la superficie es continuamente bombardeada por la luz solar y con asiduidad está lo bastante caliente como para hervir el agua. Las noches brutalmente frías además duran unos 15 días terrestres.

La NASA vuelve a la Luna con socios comerciales e internacionales para ampliar la presencia humana en el cosmos y devolver modernos conocimientos y oportunidades.

Los descubrimientos de el estudio han sido publicados en Geophysical Research Letters.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS