Militares de EE. UU. en Australia intentaron intimidar a declarante de avistamientos OVNI

Militares de EE. UU. en Australia intentaron intimidar a declarante de avistamientos OVNI

Drone triangular hipersónico observado en base aérea China. Pentágono investiga si Beijing está detrás de los OVNIs
Un escalofriante y enigmatico experimento de inmortalidad nazi
Raro Objeto dispara un enorme rayo cerca del Sol (VÍDEO)

Bienvenidos a mundooculto.es.

Entre el complot y el silenciamiento: se ha denunciado que empleados públicos de EE. UU. trataron de imposibilitar que ciudadanos australianos informen de avistamientos de OVNIs. ¿A qué nos alude esto? ¿Hombres de Negro? sí, contestación correcta.

Oficiales militares estadounidenses en Australia intentaron intimidar a una chica local y a dos policías para que negaran haber contemplado un OVNI, en un suceso escalofriante.

Australia tiene una larga historia de encuentros con objetos aéreos no explicables, que van desde historias indígenas hasta enigmas modernos. ¿Son alienigenas? ¿Máquinas de alto incognito hechas por el hombre? ¿Y por qué se entiende que la disputa sobre los OVNIs es un dominio exclusivo de chiflados y conspiradores?

El célebre reportero Ross Coulthart investiga el fenómeno tanto en Australia como en el forastero en su reciente texto In Plain Sight: An investigation into UFOs and impossible science, y en este extracto editado prueba por qué puede ser un asunto tan escalofriante.

Texto «In Plain Sight: An investigation into UFOs and impossible science» del creador Ross Coulthart. Cortesía: Amazon

En torno de las 2.30 de una mañana oscura como boca de lobo en el remoto Cabo Noroeste de Australia, Annie Farinaccio salió de una fiesta nocturna en la Estación de Comunicaciones Navales de EE. UU., Harold E. Holt.

El raro suceso

Fue a fines de 1991, poco anteriormente de que EE. UU. entregara el lugar a Australia. El traspaso se provocó en medio de una creciente inquietud por el papel oculto de la base como una de las rocas angulares de la defensa de misiles nucleares lanzados desde submarinos de EE. UU. En suceso de una guerra nuclear, los poderosos emisores de la estación enviarían órdenes de lanzamiento desde los EE. UU. a los submarinos a lo largo del Océano Índico adyacente. Los habitantes de la zona de Exmouth no poseían idea de que su adormecida metrópoli quizá sería destruida en un intercambio nuclear; sencillamente valoraban lo que los «yanquis» añadieron a la economía local en esta comunidad aislada y estaban tristes de verlos partir.

La fiesta en la base esa noche fue para despedir a unos amigos estadounidenses que regresaban a casa a causa de la entrega. Pero Annie se había quedado muy tarde y actualmente, se percató, no poseía forma de llegar a casa: los escasos taxis locales en esta parte remota de Australia se habían detenido a pasar la noche. Así que cuando dos agentes de policía del Servicio de Protección Federal de Australia, a quienes ella conocía como Kevin y Alan, se ofrecieron amablemente a llevarla de vuelta a Exmouth, cinco kilómetros al sur, ella aceptó con gratitud.

Annie se apretujó entre los dos hombres en el asiento de banco de su vehículo de seguridad con tracción en las cuatro ruedas Toyota y los tres partieron hacia la metrópoli.

Encuentro próximo

A los escasos minutos del viaje por la carretera costera vacía del cabo yermo, Kevin miró hacia arriba. «Está de vuelta. Coge la cámara», alude Annie que le manifestó. Por lo tanto Alan empezó a disparar imágenes a lo largo del parabrisas hacia algo que se encontraba arriba y que Annie incluso no lograba ver.

Annie cuenta:

“Eventualmente, Kevin echó mi cabeza hacia adelante. ‘¡Rastrear!’ él manifestó. Por lo tanto lo vi. Una nave larga en forma de diamante flotando sobre su cabeza con el borde trasero cortado, filas de luces corriendo hacia la punta de la nave. Era de un color gris oscuro pero no tan oscuro como el firmamento nocturno. Se encontraba a 30 metros por encima de nosotros como máximo. ‘¿Qué diablos es eso?’”.

Testigos creíbles. Annie Farinaccio le describe a Ross Coulthart lo que vio

Declarantes creíbles. Annie Farinaccio le explica a Ross Coulthart lo que vio. Cortesía: news.com.au

Los policías le dijeron que no poseían ni idea, pero que el mismo objeto los había seguido la noche anterior. Al minuto siguiente, la nave se disparó directamente desde el lado derecho del vehículo en movimiento, anteriormente de caer casi repentinamente en el lado izquierdo del automóvil.

Annie gritó mientras se precipitaban por la carretera, con la «nave» en aparente persecución. Los siguió por la carretera durante un kilómetro. Después se disparó hacia el firmamento y pareció aterrizar en el matorral a unos centenares de metros de la carretera, una luz actualmente brillando desde abajo.

Kevin quería detenerse y tomar imagenes en el suelo, pero Annie manifestó:

“Se encontraba llorando. Esto es Loco. Llévame a casa.”

Los dos policías estuvieron conforme y condujeron lo más veloz que pudieron hasta el borde de Exmouth, donde dejaron a Annie anteriormente de volver corriendo para tomar sus imágenes.

Escena del misterio. El área alrededor de la base de Harold E. Holt

Escena del enigma. El área en torno de la base de Harold E. Holt. Cortesía: News Limited

¿Nave alienigena?

“Corrí a mi casa al lado contrario de la metrópoli, corrí a la casa y cerré las puertas. Se encontraba tan asustada”.

Hoy, Annie no tiene ninguna duda de que lo que se cernía sobre ellos esa noche era una nave que se desplazaba a una velocidad incomprensible. No le importa si las personas piensa que su cuenta suena loca.

Annie manifestó:

“Se movió tan veloz que mis ojos no pudieron seguirlo. Todos nos nos encontrábamos volviendo locos”.

Dos días mas tarde, dos policías militares estadounidenses entraron en el sitio de trabajo de Annie en la metrópoli y le pidieron que los acompañara. Legalmente, EE. UU. no poseía jurisdicción, pero ella se marchó con ellos de todos modos.

Annie manifestó:

“En ese instante no lo relacioné con lo que vimos. Pensé que se encontraba en contratiempos por estar en la base bebiendo por la noche”.

Los policías taciturnos llevaron a Annie directamente a lo que sabía que era la sección ultrasecreta de la base estadounidense.

Annie manifestó:

“Estoy hablando mal en esta etapa, mencionando: Debo haber hecho algo verdaderamente malo”, se ríe.

Aún no hay explicación ... Este objeto fue captado por la cámara por un residente de Melbourne poco antes del avistamiento masivo en Westall

Incluso no hay explicación … Este objeto fue captado por la cámara por un habitante de Melbourne poco anteriormente del avistamiento masivo en Westall. Cortesía: news.com.au

Intento de silenciarla

Una vez en el interior, llevaron a Annie a una habitación. Sentados frente a un grupo de estadounidenses uniformados estaban los dos policías, Alan y Kevin. Annie conocía a la mayor parte de los estadounidenses en la base, pero aquí solo reconocía a uno: el comandante estadounidense. Los diferentes nitidamente habían volado desde algún otro punto. igualmente había tres o cuatro hombres vestidos de civil.

Annie manifestó:

“Me sentí asustada en esta etapa. Un chico fue el que habló. Me preguntó: ‘¿Qué viste?’ Dije: ‘Vi un ovni’. Me hicieron dibujarlo y me hicieron más cuestiones en este sentido. ‘¿Te das cuenta de que lo que viste fue un globo meteorológico?’ Me reí de eso, manifestó Annie. Cuando era niña, Annie había residido en una estación en las afueras de Exmouth y su padre acostumbraba proyectar globos meteorológicos. ‘Los globos meteorológicos no se asemejan a lo que vi’, recordó haberle mencionado al hombre. Por lo tanto uno de los policías de APS sentado al lado mío, ambos con la cabeza gacha, manifestó: ‘Por favor, cállate … Cállate anteriormente de que nos maten a todos’”.

El interrogatorio se prolongó durante unas horas. Se encontraba claro que los dos policías australianos habían estado allí mucho más tiempo: parecían asustados y abatidos por las horas de interrogatorio. Annie admite que criticó a los estadounidenses por tratar de intimidarla para que dijera lo que pretendían que dijera.

Annie es una graduada universitaria inteligente que con anterioridad dirigía sus propios negocios. En el instante del avistamiento, se encontraba trabajando en la proxima prisión regional de Roebourne, asesorando a los prisioneros para ayudarlos a localizar trabajo. Es justo decir que no se inquietaba fácilmente.

Annie les manifestó:

“Me importa una mierda lo que digan. No era un globo meteorológico. Fue un OVNI. No estoy mencionando lo que quieres que diga. Sé que vi un OVNI”.

Los estadounidenses nitidamente no poseían idea de qué realizar con una lugareña australiana que no cooperaba y, al final, se la llevaron a casa. Lo primero que realizó Annie fue llamar a su prima, que hacía tiempo que se encontraba inquisitiva sobre lo que verdaderamente se encontraba pasando en la base. Condujo hasta Exmouth y ambos visitaron a Alan en su domicilio.

Alan admitió que las imágenes de «la nave» se imprimieron en una imprenta en el interior de la base y que los dos oficiales se las habían enseñado a sus colegas.

Annie manifestó:

“Lo siguiente, estaban bajo custodia. Registraron la máquina de imagenes y se llevaron su cámara, las imagenes y los negativos”.

Alan le manifestó que las imágenes mostraban nitidamente una nave guiada de forma inteligente, no aterrizada físicamente sino flotando justo encima del suelo. Pero, manifestó, todas las imágenes que cogió fueron confiscadas, al lado con su cámara.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Como Annie lo cuenta, la experiencia lo conmovió seriamente y les manifestó a ella y a su primo que jamás regresaran.

La anciana mamá de Annie en Exmouth además corroboró porción de la historia. Ella alude nitidamente que los dos policías militares arribaron por vez primera a la morada de la familia, así pues los dirigió al sitio de trabajo de Annie, donde sus colegas observaron cómo la escoltaban.

Una insolita historia

Annie conoce que su historia suena inverosímil, pero está convencida de que es cierto. Y ella no está sola. Los avistamientos registrados de objetos insolitos en los cielos de las Antípodas se pueden localizar desde el período del siglo XIX de los primeros asentamientos europeos. a lo largo de miles de años anteriormente de eso, el arte rupestre aborigen australiano y las narraciones de los sueños describían los enigmáticos rostros extraterrestres Wandjina y los espíritus de la lluvia, y además lo que se conoce hoy como las luces Min Min. Australia además tiene uno de los sucesos de ovnis más convincentes de todos los tiempos, el avistamiento masivo de ovnis de Westall en abril de 1966, donde más de 200 escolares, maestros y habitantes de la zona en Victoria vieron tres naves metálicas en forma de disco flotando encima del campo de fútbol de la escuela a plena luz del día.

Los declarantes de objetos insolitos en nuestros cielos han contado historias como la de Annie durante decenios.

Y, en cambio, extraña vez son investigados o tomados en serio por la prensa. La posición predeterminada de los mas importantes medios de comunicación ha sido durante mucho tiempo desechar esas historias, inclusive para ridiculizarlas. Posteriormente de todo, suenan extravagantes y, sin una corroboración oficial, estos cuentos suelen ser enriquecidos anteriormente de que el público se entere de ellos.

en cambio, la prueba abrumadora muestra que bastantes gobernantes, incluido el de Australia, se cogen muy en serio los avistamientos de sucesos aéreos sin identificar (UAP). En todo el planeta, informes gubernamentales desclasificados y avistamientos de declarantes bien corroborados exponen que los servicios militares y de inteligencia están al corriente de un patrón persistente de objetos insolitos sin identificar observados en y en torno de instalaciones militares delicados como la estación de comunicación naval del Cabo Noroeste de Australia. Los ficheros desclasificados guardados en los Ficheros Nacionales del gobierno australiano desvelan que los avistamientos anómalos de objetos no explicables en el Cabo Noroeste han sido reportados de manera oficial a la Fuerza Aérea Australiana durante decenios por soldados, turistas, un oficial estadounidense de alta jerarquia en la base y un bombero local. El perturbador reporte de avistamiento de Annette no es un suceso aislado de ninguna manera.

Ross Coulthart, autor del libro: «In Plain Sight: An investigation into UFOs and impossible science».

Ross Coulthart, creador del texto: «In Plain Sight: An investigation into UFOs and impossible science».

Pero, hay una gran desconexión entre el irrisorio público guiado de forma automática a las confirmaciones de sucesos aéreos sin identificar y los misterios ocultos durante mucho tiempo que actualmente sobresalen de una nueva realidad.

Los informes más actuales de avistamientos de UAP se verifican cada vez más en radares y diferentes equipos de sensores, al igual que se fotografían o graban en video, y estos acontecimientos a veces son corroborados por diversos declarantes. Los avistamientos además presentan algo que inclusive el ejército estadounidense actualmente admite que no puede explicarlo de forma prosaica. En realidad, los investigadores militares y del gobierno de EE. UU. poseen un conocimiento de la tecnología que opera en nuestros cielos, océanos y órbita que supera con creces la ciencia humana conocida. A veces aparenta estar controlado de forma inteligente, presentándose a quienes lo grabaron en video y lo rastrearon en el radar como una «nave» de algún tipo.

Como la mayor parte de los periodistas, normalmente soy reacio a creer en encubrimientos o conspiraciones. Pero opino que los gobernantes no le están contando al público la historia completa sobre las UAP. ¿Qué son estos «artilugios»? ¿Es la teoría alienigena, si bien confrontada, inclusive capaz de aclarar esta gran extrañeza? ¿Y por qué se ocultan a plena vista?

La entrada Militares de EE. UU. en Australia intentaron intimidar a declarante de avistamientos OVNI se mostró primero en Mundooculto.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS