Hiperbórea: la historia de una enigmatica civilización

Hiperbórea: la historia de una enigmatica civilización

encuentran el bosque más antiguo del planeta en una cantera de New York.
Funcionario de EE. UU.: «China está probando desarrollar soldados genéticamente mejorados»
Reciente procedimiento facultaría encontrar culturas extraterrestres, utilizando un modelo matemático

Bienvenidos a mundooculto.es.

En torno del planeta hay narraciones sobre culturas que desaparecieron de forma inminente, inclusive sus registros quedaron borrados con escasas pruebas de su presencia. Los mitos han aparecido para argumentar una aclaración no solamente a las enigmaticas desapariciones, además a su origen.

Al igual que Platón había citado el mito egipcia de la isla hundida de Atlántida, el historiador griego Herodoto citó el mito egipcia del continente de Hiperbórea en el extremo norte.

Cuando el hielo destruyó esta antigua tierra, se decía que su gente había emigrado al sur.

Escribiendo en 1679, el creador sueco Olaf Rudbeck identificó a los proto-Atlantes con los hiperbóreos y ubicó a estos últimos en el Polo Norte.

En la leyenda griega, la villa hiperbóreo vivía «más allá del viento del norte».

Los griegos pensaban que Boreas, la deidad del Viento del Norte (uno de los Anemoi, o «Vientos») habitaba en Tracia, y por lo tanto, Hiperbórea señala una zona que estaba muy al norte de Tracia.

Herodoto registró que tres fuentes previos habían citado a los hiperbóreos, incluidos Hesíodo y Homero.

Esta tierra fue descrita como inmejorable, con el sol brillando las 24 horas del día, lo que propone una ubicación en el interior del Círculo Polar Ártico. Según el poeta griego clásico Píndaro,

“Jamás la Musa está ausente de sus caminos: las liras chocan y las flautas lloran y por todas partes giran los coros de doncellas. Ni la dolencia ni la amarga vejez se mezclan en su sagrada sangre; lejos del trabajo y la batalla viven”.

Mapa del Ártico por Gerardus Mercator. Primera impresión de 1595, esta edición en 1623.

Al lado con Thule, Hiperbórea fue una de las varias «terrae incognitae» para los griegos y romanos, donde Plinio, Píndaro y Herodoto, al igual que Virgilio y Cicerón, informaron que las personas vivía hasta los mil años y disfrutaba de una vida de completa felicidad.

Hecateo de Abdera recopiló todas las narraciones sobre la corriente hiperbórea en el siglo IV a.C. y dio a conocer un amplio tratado sobre ellos, perdido para nosotros, pero señalado por Diodoro Siculus:

“En las regiones más allá de la tierra de los celtas, hay en el océano una isla no más reducida que Sicilia. Esta isla, sigue el relato, está colocada en el norte y está poblada por los hiperbóreos, a quienes se les llama con ese nombre porque su hogar está más allá del punto de donde sopla el viento del norte (Boreas); y la isla es fértil y productiva con todos los cultivos, y tiene un clima templado”.

Hécateaus de Abdera además anotó que los hiperbóreos poseían un «santuario circular» en su isla, y varios sabios han tratado de identificar esto con Stonehenge.

Tanto Ptolomeo como Marciano de Heraclea colocaron Hiperbórea en el Mar del Norte, al que llamaron el «Océano Hiperbóreo».

asimismo, se creía que el sol salía y se ponía sólo una vez al año en Hiperbórea; que lo colocaría por encima o encima del Círculo Polar Ártico, o, más normalmente, en las regiones polares árticas.

El enigma de Hiperbórea

Cortesía: Fandom

Solo entre los doce olímpicos, Apolo era adorado entre los hiperbóreos, pensaban los helenos: pasaba el invierno entre ellos.

El antiguo escritor griego Theopompus en su creación Philippica avaló que en una ocasión se planeó que Hiperbórea fuera conquistada por una gran casta de soldados de otra isla (varios han afirmado que esta era la Atlántida).

Se decía que el plan había sido abandonado porque los soldados invasores se dieron cuenta de que los hiperbóreos eran muy fuertes para ellos y las personas más bendecida. Este cuento extraño, que varios admiten que era una leyenda, fue preservado por Eliano.

La leyenda griega asevera que los Boreades, que eran descendientes de Boreas y la ninfa de las nieves Chione (o Khione), fundaron la primera monarquía teocrática en Hiperbórea. Este mito se halla preservada en los textos de Eliano:

“Esta deidad [Apolón] tiene como sacerdotes a los hijos de Boreas (Viento del Norte) y Chione (Nieve), de seis codos de altura [unos 3 metros]”.

Por consiguiente, se afirmaba que los Boreades eran soberanos gigantes, de mas o menos 3 metros de altura, que gobernaban Hiperbórea.

Elio Herodiano en el siglo III anotó que los míticos Arimaspi eran exactos a los hiperbóreos en apariencia física (De Prosodia Catholica, 1. 114) y Stephanus de Bizancio en el siglo VI anotó lo mismo (Ethnica, 118. 16). El antiguo poeta Calímaco explicó a los Arimaspos como de cabello rubio.

Los europeos del norte (escandinavos), cuando se enfrentaron a la sociedad clásica grecorromana del Mediterráneo, se identificaron con los hiperbóreos, a veces descuidando el aspecto antiguo y tradicional de una tierra perpetuamente soleada MÁS ALLÁ del norte.

Cortesía: MundoOculto.es

The Smoky God – Voyage to the Hollow Earth, es la historia de un noruego, Olaf Jansen, y su padre, y su viaje en un velero al interior de la Tierra, por medio de los glaciares de la zona del polo norte.

Olaf Jansen vino al mundo en 1811 y poseía diecinueve años cuando hizo ese fatídico viaje de pesca con su padre entre abril y junio de 1829. Fue mas tarde de que arribaron a Franz Josef Land desde Estocolmo que los dos decidieron aventurarse incluso más al norte, donde pensaban encontrarían la tierra de los «Seleccionados».

Posteriormente de huir de una feroz tormenta y peligrosos icebergs, navegaron sin contratiempos durante once días, continuamente en lo que aparentaba ser una dirección norte.

Unos días más tarde arribaron a las orillas de un caudaloso río que los llevó tierra el interior durante diferentes diez días, mas o menos el primero de septiembre. Anclaron en una playa de arena, mas tarde de lo cual fueron recibidos por seis hombres gigantes que se hicieron amigos de ellos.

Según el padre de Olaf, las personas poseía viviendas grandes y hermosas adornadas con oro, que era un metal muy habitual allí. La ocupación principal era la agricultura, poseían viñedos y cultivaban cereales.

Las verduras y frutas eran exuberantes, colosales y exquisitamente deliciosas. Los árboles, los bosques y los animales además eran colosales y el aire era estimulante.

John G. Bennett anotó una noticia de investigación titulado «El origen hiperbóreo de la sociedad indoeuropea» en el que afirmaba que la patria indoeuropea se encontraba en el extremo norte, al que estimaba la hiperbórea de la antigüedad clásica.

Esta idea fue propuesta con anterioridad por Bal Gangadhar Tilak (a quien Bennett atribuye) en su creación The Arctic Home in the Vedas (1903), al igual que por el etnólogo austrohúngaro Karl Penka (Origins of the Aryans, 1883).

Tule además reseñado como Tile, Thule, Thila, o Thyïlea es un vocablo utilizado en las fuentes clásicas para referirse a un sitio, normalmente una isla, en el norte lejano.

HP Blavatsky, René Guénon y Julius Evola compartían la convicción en los orígenes hiperbóreos y polares de la sociedad y una posterior solidificación y devolución.

Hiperbórea fue el centro polar de civilización y espiritualidad de la Edad de Oro; la sociedad no surge del mono, sino que progresivamente se transforma en un simio a medida que se aparta física y espiritualmente de su tierra natal en el norte.

Robert Charroux relacionó por vez primera a los hiperbóreos con una antigua casta de cosmonautas de «personas aparentemente muy grandes y muy blancas» que habían elegido «la zona menos cálida de la Tierra porque correspondía más estrechamente a su propio clima en su mundo de origen».

Platón manifestó en :

“Recuerdas sólo un diluvio, si bien hubo bastantes … Tú y tus conciudadanos descienden de los escasos supervivientes que quedaron, pero no sabes nada en este sentido porque múltiples generaciones sucesivas no dejaron ningún registro por escrito. El cambio en la salida y puesta del sol y los diferentes cuerpos celestes, cómo en aquellos tiempos solían ponerse en el cuarto donde actualmente se levantan, y solían levantarse donde actualmente se ponen… De todos los cambios que poseen sitio en los cielos, esta inversión es la más grande y completa … En ese instante hay una gran destrucción de animales en general, y únicamente una reducida porción de la casta humana subsiste”.
Critias de Platón 360 a. C.

Los enigmas del origen de la sociedad podrían estar ocultos en las raíces perdidas de Hiperbórea. Hay la probabilidad que en tiempos lejanos la sociedad se haya expandido a diferentes zonas del mundo, fundado nuevas culturas y en el camino perdiendo la memoria de sus orígenes.

La entrada Hiperbórea: la historia de una enigmatica civilización se mostró primero en Mundooculto.

¿Te gustó este artículo?

Te invito a compartir el artículo y a formar parte de la comunidad del Misterio: Fan page para no perderte ninguno.

No olvides buscar en Google:  MundoOculto.es para ver todo lo que te ofrecemos.

Para recibir notificaciones al instante a través de Telegram Click Aquí y no te perderás ninguno.

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS