Crear un túnel de espacio-tiempo? según Manuel Hohmann es posible, así es como

Crear un túnel de espacio-tiempo? según Manuel Hohmann es posible, así es como

OVNI misterioso con forma cuadrada fotografiado en Charlotte, Carolina del Norte
Así funciona “Boundless Informant”, el sistema de análisis de datos de la NSA
4200 Religiones y 30000 Dioses a lo largo de la historia.¿ Y crees que la tuya es verdadera ?
 

 
 Según el físico letón Manuel Hohmann es posible: sin embargo, se necesitarían comunicadores de ondas gravitacionales, y una sociedad alienígena formada por “materia exótica” dispuesta a colaborar
 Un agujero de gusano, también llamado puente Einstein-Rosen o más prosaicamente túnel espacio-tiempo, es un pasaje en el espacio-tiempo que te permitiría viajar instantáneamente a enormes distancias intergalácticas.  Bueno, hoy podríamos estar un paso más cerca de construir uno, y así comenzar nuestra conquista imparable del Universo.  Esto al menos (aparte de la conquista del Universo) es la opinión de Manuel Hohmann, físico de la Universidad de Tartu, Estonia, quien recientemente publicó un artículo en la revista Physical Review D en el que propone un método para producir un agujero de gusano estable y completamente funcional.  ¿Qué se necesita?  Nada excepcional: las habilidades técnicas para manipular sistemas estelares enteros y, por lo tanto, potenciar los comunicadores de ondas gravitacionales, con los que entrar en contacto con civilizaciones alienígenas desarrolladas por seres compuestos de materia exótica.
 Fuera esa sonrisa, porque Hohmann habla en serio, o al menos medio en serio cuando propone este “experimento mental” suyo.  La historia es la siguiente: nuestro Universo se expande a un ritmo que aumenta constantemente con el tiempo, y los físicos deben explicar este fenómeno.  Una de las teorías más extendidas es que está guiada por una fuerza misteriosa, que a falta de un nombre mejor ahora se llama energía oscura.
 Un corolario de esta teoría es que existe una materia oscura igualmente enigmática, una sustancia que constituiría casi el 90% del Universo, y que se manifestaría únicamente a través de sus efectos gravitacionales.
 Una teoría alternativa, y aún hoy altamente especulativa, es la de la gravedad multimétrica, según la cual cada partícula del llamado modelo estándar (como quarks, bosones, etc.) existiría en el Universo copias casi idénticas, pero con propiedades físicas ligeramente diferentes.  Partículas con las mismas características físicas interactuarían entre sí generando materia, mientras que en el caso de diferentes propiedades el único efecto perceptible sería la interacción gravitacional, exactamente como en el caso de la materia oscura.  La diferencia, sin embargo, es que las partículas con diferentes propiedades físicas, en lugar de atraerse entre sí, como sucede normalmente en los fenómenos gravitacionales comunes, se repelerían entre sí.
 Si hubiera galaxias enteras en el cosmos compuestas de materia multimétrica, o materia exótica (es decir, compuestas por partículas no previstas por la teoría cosmológica tradicionalmente aceptada), estas rechazarían las visibles para nosotros, generando esa fuerza que expande el Universo que hoy definimos la energía oscura.
 agujero de gusano
 Bueno.  Al estudiar las implicaciones teóricas de esta hipótesis, Hohmann se dio cuenta de que es compatible con la creación de túneles espacio-temporales estables.
 De hecho, todas las técnicas (hipotéticas por supuesto) propuestas hasta la fecha para crear un agujero de gusano implicaban el uso de algún tipo de “energía negativa”, o una forma de energía que los físicos nunca han podido ver.
 En su estudio, sin embargo, Hohmann demostró que un agujero de gusano compuesto de diferentes tipos de materia multimétrica podría abrirse y permanecer estable.
 El problema, por supuesto, es que, como la energía negativa, la materia multimétrica nunca ha sido vista por nadie.  Sin embargo, esto no desanimó a Hohmann, tanto que en su estudio el físico también propone un método mediante el cual dos sociedades súper evolucionadas podrían crear un túnel espacio-temporal de este tipo.
 El requisito previo para que su técnica funcione es que incluso en las galaxias compuestas de materia exótica se ha desarrollado una civilización tecnológica de algún tipo.  Al entrar en contacto con extraterrestres compuestos de materia exótica y cooperar con ellos, Hohmann dice que uno podría construir un agujero de gusano compuesto por la materia de ambas galaxias y, por lo tanto, capaz de funcionar.
 Pero, ¿cómo establecer comunicaciones entre las dos galaxias?  Hohmann ha pensado en todo: necesitamos perturbaciones del espacio-tiempo llamadas “ondas gravitacionales”.  Pero es más fácil decirlo que hacerlo.
 “Toda civilización debería ser capaz de manipular todo un sistema solar para generar estas ondas – admitió Hohmann en las páginas del New Scientist – y luego se necesitaría un detector de ondas gravitacionales en funcionamiento para escuchar estas comunicaciones”.
 Como si dijera: ponerse en contacto no es fácil, pero sí posible, al menos desde un punto de vista puramente teórico.  Digamos que, en el mejor de los casos, habrá que esperar mucho tiempo.
AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS