Isaac Asimov: ¿cómo imaginó el futuro el genio de la ciencia ficción?

Isaac Asimov: ¿cómo imaginó el futuro el genio de la ciencia ficción?

Tartessos: La “civilización perdida” que pudiera ser porción de la Atlántida
Simbología Esotérica y Ocultista ¡Descubre su concepto e influjo!.
Militares de EE. UU. en Australia intentaron intimidar a declarante de avistamientos OVNI

Bienvenidos a MundoOculto.es

El legendario creador de ciencia ficción Isaac Asimov planteó una duda encima del futuro de la sociedad ¿son los robots la clave del progreso humano o el fin de nuestra especie?

Isaac Asimov, un investigador y escritor norteamericano de origen ruso, logró que una generación pasara del incredulidad al entusiasmo frente a las nuevas tecnologías. Estados Unidos se se encontraba consolidando como la nación más energica del planeta. Se desarrollaba su industria, su optimismo y su tecnología. De un instante a otro todo era eléctrico y una de las consecuencias fue el plan de los robots que ayudaban en la casa. Asimov ofreció una visión muy optimista del futuro y de ese gran planeta reciente.

Cortesía: sociedad.gob.ar

La Vida de un Visionario

Asimov vino al mundo en Petróvichi (Rusia) en 1919 bajo el nombre de Isaak Yúdovich Ozímov. Sus padres eran judíos y emigraron a Estados Unidos cuando sólo poseía tres años y pasó su infancia en el barrio neoyorquino de Brooklyn. Puede que al pequeño Asimov de 13 años haya sido uno de los niños más afortunados de la metrópoli, dado que en el negocio de su padre se vendían pasteles y golosinas, pero al él le interesaba más el expositor de revistas. Su adicción fue el planeta fantástico de las revistas de ciencia ficción.

Isaac Asimov, el visionario

Cortesía: bitacoradeunsapin / wordpress

En las revistas que leía, los primeros robots son la viva imagen de Frankenstein, autómatas enloquecidos que se rebelan contra sus creadores, monstruos metálicos que se disponen a aplastar a la sociedad. Pero el adolescente Isaac contempla otra probabilidad. Piensa en unos inventos útiles e inofensivos para utilizarlos en nuestra vida cotidiana. Según su visión, si confiamos en nuestros electrodomésticos ciegamente, no habría razón para no confiar en un robot. Asimov explica un planeta en el que los robots nos ayudan en la vida cotidiana. Su mente despierta empieza a profundizar en el futuro velozmente.

Isaac Asimov, el visionario

Cortesía: sociedad.gob.ar

Asimov empieza a escribir narraciones a los 11 años. Su primera intención fue investigar medicina por insistencia de sus padres, pero fue rechazado a causa de que en aquella era algunas facultades seguían limitando el acceso a los judíos. Al final, el adolescente Isaac tomó la decisión de seguir un posgrado de química graduándose en 1941. Tras un breve paso por el ejército en el que sirvió como químico naval, Asimov comenzó dedicarse más como escritor que como académico.

Isaac Asimov, el visionario

Cortesía: bitacoradeunsapin / wordpress

En 1942 contrajo matrimonio con Gertrude Blugerman, a quien conoció en una cita a ciegas llevada a cabo el día de San Valentín. Gertrude fue la mamá de sus dos únicos hijos, David y Robyn Joan.

En 1972 se casó con la doctora Janet Opal Jeppson, tres años mas tarde de separarse de Gertrude. En 1986 se le dió la diferenciación de «Gran Maestro Nébula«, uno de tantos galardones que Isaac Asimov consiguió en el transcurso de su carrera.

Isaac Asimov, el visionario

Cortesía: bitacoradeunsapin / wordpress

A principios de la década de los noventa, una intervención quirúrgica lo obliga a reducir su intensa actividad creativa e experta. La muerte le sobrevino en la metrópoli de Nueva York en abril de 1992, como consecuencia de un fallo cardíaco y una insuficiencia renal. Diez años mas tarde, su segunda esposa divulgó que el escritor había contraído el sida en 1983, al obtener una transfusión de sangre infectada en el transcurso de una operación.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

La Obra de Isaac Asimov

Asimov fue un escritor prolífico con más de quinientos títulos publicados. Su obra futurista de ha gozado de gran popularidad por el equilibrio entre el estilo, la creatividad literaria y el planeta tecnológico.

En 1939 comenzó a publicar cuentos de ciencia ficción en las revistas especializadas, imponiéndose en escasos años como el principal representante de este género, en la que la visión del planeta futuro y de nuevas maneras de organización social se centra en los avances tecnológicos.

Entre 1942 y 1949 Asimov publica en la revista Astounding Science Fiction los narraciones que mas tarde constituirán su Trilogía de las Fundaciones, compuesta de Fundación (1951), Fundación e Imperio (1952) y La segunda Fundación (1953). Esta trilogía se concentra en la decadencia de un inmenso Imperio galáctico originario de la tierra y encima del intento el período de barbarie que ya ha empezado.

Isaac Asimov, el visionario

Cortesía: bitacoradeunsapin / wordpress

La extensa obra literaria de Asimov alcanza su punto más alto con dos antologías que han marcado este género: Yo Robot y Fundación. En 1950, Asimov reunió en una sola obra nueve narraciones cortos publicados en la década anterior en una antología que llamó Yo Robot.

En 1983 dio a conocer una continuación de la Trilogía, Los límites de la Fundación, novela repleta de intrigas por el poder e interrogantes que aclarar.

Con sus docenas de libros de difusion científica, Asimov enseñó su optimismo en un progreso basado en un uso racional de la ciencia y la tecnología. En el suelo de la difusion, abordó diferentes campos del conocimiento como la historia, las matemáticas, la psicología y la sociología; y arribó a proponer la psicolohistoria, que sería una suma de las aportaciones de las cuatro ramas nombradas.

Yo Robot

Asimov sugería que los humanos tendrían una relación de amor-odio con los robots, concretándolo en la recopilación de narraciones «Yo Robot». Se trataba de la historia de una científica llamada Susan Calvin que era psicóloga de robots. En el primer relato, el empleado de Susan Calvin fabrica un robot doméstico obediente denominado Robbie, que es comprado por una familia y cuya hija se encariña enormemente con él. La niña y Robbie traban una extraordinaria amistad, en cambio, en la historia existe un trasfondo de tecnofobia o fobia a los robots y los padres resuelven deshacerse de su robot apartándolo de la vida doméstica y lo envían al trabajo industrial. Su hija se disgusta hasta tal punto que su padre recapacita y la lleva a la fábrica donde trabaja Robbie. La niña al verlo sale corriendo a su encuentro y una pesada máquina amenaza con aplastarla, pero Robbie le salva la vida. Este acto hace recapacitar a los padres de la niña y el robot es readmitido en la familia.

Isaac Asimov, el visionario

Cortesía: alohacriticon.com

Las Tres Leyes de la Robótica

Isaac Asimov plasmó estas leyes del comportamiento de los robots en sus obras de ciencia ficción. Las tres leyes de la robótica se aplicaban a los robots que se muestran en sus novelas y cuentos de ciencia ficción. Sus robots poseían el propósito de cumplir órdenes, además de la capacidad de obrar por sí mismos. Así, estas leyes se dirigen a sus robots. El creador buscaba situaciones contradictorias que admiten enfrentamientos en el momento de aplicar una ley u otra, pero indaga así en dilemas filosóficos y morales.

Estas tres leyes fueron publicadas por vez primera en el relato Círculo vicioso, de 1942.

No causar daño

La primera ley de la robótica de Asimov dice así: «Un robot no puede dañar a una criatura humano ni, por inacción, permitir que una criatura humano sufra daño».

De esta forma, la primera ley de la robótica hace alusión no sólo al hecho de no causar daño, sino además al de evitarlo. Asimov especifica incluso más y aplica esta ley por medio de las acciones del robot, pero además por medio de su inacción.

Si reflexionamos sobre esta ley en el presente, podemos pensar en una muestra de inteligencia artificial: los coches autónomos. Si el coche va a chocar contra otro, él mismo debería apartarse, si bien esté circulando correctamente para no causar daño.

Isaac Asimov, el visionario

Cortesía: institutfrancais.it

Cumplir las órdenes

La segunda de las leyes de la robótica de Asimov establece que: «Un robot debe cumplir las órdenes de los entes humanos, excepto si dichas órdenes entran en enfrentamiento con la Primera Ley».

Así, el robot deberá cumplir las órdenes que se le envíen, a no ser que éstas sean incompatibles con la primera ley (es decir, se priorizará continuamente el impedir el daño y el no provocarlo).

Isaac Asimov, el visionario

Cortesía: fabulasdecomunicacion.es

Defender la propia presencia

Al final, la tercera ley de la robótica dice: «Un robot debe defender su propia presencia en la medida en que ello no entre en enfrentamiento con la Primera o la Segunda Ley».

La tercera ley hace mención a la autoprotección del robot; esta ley deberá primar, continuamente y cuando no sea incompatible con las leyes previos que son prioritarias.

Isaac Asimov, el visionario

Cortesía: expansion.com

El propio Asimov explicó que la concepción de las leyes de la robótica fue motivada por el deseo de contrarrestar el denominado complejo de Frankenstein, es decir, el miedo del hombre frente a unos robots que supuestamente podían rebelarse en contra de sus creadores. Para eludir la aparición de robots hostiles, Asimov implantó en sus narraciones las tres leyes de la robótica en los mismos circuitos de sus cerebros positrónicos, haciendo imposible que un robot pudiera violarlas dado que, de intentarlo siquiera, su cerebro resultaría dañado irreversiblemente y el robot moriría.

Isaac Asimov, el visionario

Cortesía: motorpasionmoto.com

Las leyes de la robótica de Isaac Asimov han traspasado la ciencia ficción, para llegar al suelo de la vida real y del boceto de robots. Como ejemplo, el robot «Asimo» de la compañía japonesa Honda, es un acrónimo de Advanced Step in Innovating Mobility, y al mismo tiempo un homenaje a Isaac Asimov.

La Ley Cero

Posteriormente de las tres leyes de la robótica, Asimov propuso la Ley Cero en 1976. Esta ley es el perfeccionamiento de la primera ley, y establece que un robot no puede dañar a la sociedad ni permitir que sufra algún daño por inacción. Es decir, ya no solamente alude al «hombre» en única, sino a la sociedad en general. Esta ley sería producto de una reflexión filosófica por porción de los robots más sofisticados.

Es innegable el hecho de que la inteligencia artificial (IA), al lado a las nuevas tecnologías y la robótica, están cada vez más en auge. Una máquina inteligente es aquella que es capaz de percibir el entorno y de desarrollar acciones o tomar resoluciones que aumenten sus posibilidades de éxito alrededor a las tareas para la que fue programada. Así, esta clase de inteligencia forma porción de una realidad cada vez más inmersa en nuestras vidas.

Por otra parte, además se aplica el vocablo «inteligencia artificial» a máquinas que imitan las funciones cognitivas del ser humano. Entre estas funciones encontramos la capacidad de aclarar contratiempos, la capacidad de pensar, reflexionar, decidir, aprender.

La Evolución de las Leyes de Asimov

Oren Etzioni, jefe ejecutivo del Instituto Allen, pionero en biociencia, expuso en 2017 tres propuestas de leyes para regular, tal y como pide Elon Musk, las IA. Etzioni reconoce que hay inquietudes válidas sobre su impacto en las armas, el empleo y la privacidad. El resumen de su propuesta es:

  • Independientemente del fin de la IA (ya sea de uso gubernamental, empresarial o personal), debe estar sometida a las leyes que se nos apliquen a los humanos. No vale la excusa de «Mi IA lo hizo», tal y como ejemplifica Oren.
  • No es humana. Debemos etiquetar a la Inteligencia Artificial como tal: Inteligencia Artificial. Así se podrá conocer cuando un robot esté suplantando a alguien. Hoy en dia es factible producir un vídeo de alguien hablando y sin que se note que es falso. Obama tiene uno.
  • Los equipos de IA se encuentran en una posición privilegiada para captar información privilegiada. Por ello, poseen prohibido diseminar información sin autorización expresa de la fuente. Sólo basta soñar que tu asistente personal (Google Assistant o Amazon Echo) publican una conversación que has tenido con tu pareja en el salón de tu casa. Cada día más hogares poseen un asistente en casa, y esto podría ocurrir.

La entrada Isaac Asimov: ¿cómo imaginó el futuro el genio de la ciencia ficción? se mostró primero en Mundooculto.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS