La propulsión iónica de la sonda espacial Psyche

La propulsión iónica de la sonda espacial Psyche

Por primera vez, los físicos han usado antimateria en uno de los experimentos de física más famosos
Un estudio detecta un tenue brillo estelar que se distribuye de forma casi idéntica a la materia oscura que supone el 80% del universo
Implantes cerebrales podrían dar poderes telepáticos

La propulsión iónica fue ciencia-ficción pero desde hace unos años existe y ha demostrado su gran utilidad en casos cada vez más espectaculares. Si todo va bien, la sonda espacial Psyche se convertirá en un nuevo y espectacular caso.

El destino de esta nave de la NASA es el asteroide con igual nombre y situado en el cinturón principal de asteroides, entre las órbitas de Marte y Júpiter.

La nave se lanzará al espacio en agosto de 2022 y recorrerá unos 2.400 millones de kilómetros en tres años y medio para llegar al asteroide. Se cree que este astro puede formar parte del núcleo de un planetesimal, uno de los bloques de construcción primigenios a partir de los cuales se formaron los planetas rocosos como la Tierra. Una vez en órbita al asteroide, el equipo de la misión se valdrá de los instrumentos científicos de a bordo para investigar lo que este singular astro puede revelar sobre la formación de planetas como la Tierra.

La nave se escapará de la gravedad de la Tierra gracias a los grandes motores de propulsión química del vehículo de lanzamiento Falcon Heavy. Pero el resto del viaje, la sonda espacial dependerá de la propulsión iónica, alimentada por energía solar. Esta forma de propulsión comienza con grandes paneles solares que convierten la luz solar en electricidad, proporcionando la fuente de energía para los motores iónicos de la nave. Los de este tipo se conocen como propulsores Hall.

En el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA, unos ingenieros se preparan para integrar cuatro propulsores Hall en la nave Psyche. (Foto: NASA JPL / Caltech)

Como combustible, Psyche llevará tanques llenos de xenón. Los cuatro propulsores Hall de la nave utilizarán campos electromagnéticos para acelerar y expulsar átomos cargados, o iones, de ese xenón. A medida que esos iones son expulsados, crean un empuje que impulsa suavemente a la Psyche a través del espacio. Lo que se ve salir de la tobera tiene el aspecto de un haz de luz azul.

De hecho, el empuje es tan suave que ejerce aproximadamente la misma presión que sentiríamos al sostener varias monedas pequeñas en la mano. Pero es suficiente para acelerar a Psyche a través del espacio profundo hasta hacerle llegar a destino en 2026. (Fuente: NCYT de Amazings)

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS