“Las Piedras de Ica fueron realizadas por antiguos entes del cosmos exterior”. Entrevista a Eugenia Cabrera

“Las Piedras de Ica fueron realizadas por antiguos entes del cosmos exterior”. Entrevista a Eugenia Cabrera

¿La Tierra es el exoplaneta? “Diferentes planetas alienigenas ya nos encontraron”
Investigadores desarrollarán un «gemelo virtual» del mundo Tierra
Antiguas trepanaciones craneales: Una cirugía milenaria

Bienvenidos a MundoOculto.es

“Las Piedras de Ica fueron realizadas por antiguos entes del cosmos exterior”. Entrevista a Eugenia Cabrera

Entrevista inédita con Eugenia Cabrera, la hija del Dr. Javier Cabrera el fundador del controvertido museo de las rocas de Ica. 

María Eugenia Cabrera es heredera de un legado tan polémico como enigmatico. Tan excepcional como cargado de incertidumbres. Un testamento inclasificable. Nos referimos, claro está, al célebre Museo de las Piedras de Ica, una recopilación de más de 11.000 piedras que contienen grabados “de manera oficial” imposibles de una sociedad que convivió y luchó contra los dinosaurios y que poseían una extraordinaria tecnología proveniente de los astros. O eso por lo menos defendía su descubridor, el conocido Dr. Javier Cabrera Darquea.

María Eugenia Cabrera una de las hijas del Dr. Cabrera es una de las depositarias de este polémico legado. © Imagen: Jose Antonio Carav@ca / Archivo personal

Según contaba el doctor a quien quisiera escucharlo, en el desierto del Ocucaje había un yacimiento casi inagotable lleno de piedras grabadas que servían básicamente como una biblioteca pétrea para profundizar en los orígenes y motivaciones de una civilización ignota.

El medico afirmaba que:

“La sociedad gliptolítica arribó a la Tierra hace centenares de millones de años para concebir genéticamente a los ancestros de la especie humana, y la abandonó anteriormente del impacto de un vasto cometa, hace 65 millones de años. El sitio de despegue de las naves de los gliptolíticos habría sido las pampas de Nazca, y el sitio de destino, las Pléyades. Esta sociedad superior dejo su legado intelectual en piedras grabadas, soporte elegido por su capacidad de resistencia al paso del tiempo”.

Totalmente convencido de la autenticidad de las rocas, el Dr. Cabrera sacrificó su vida personal y profesional en búsqueda de respuestas y un reconocimiento para su hallazgo. en cambio, la sombra del engaño continuamente se encontró presente alrededor a un descubrimiento que las autoridades científicas del país andino jamás consiguieron afirmar.

El Dr. Cabrera publicó un heterodoxo libro “El mensaje de las piedras grabadas de Ica” (1976) donde recogía todas sus investigaciones sobre las piedras de Ica además de aportar su personal interpretación de las mismas, adjudicándoles un origen extraterrestre.

El Dr. Cabrera dio a conocer un heterodoxo texto “El mensaje de las rocas grabadas de Ica” (1976) donde recogía todas sus investigaciones sobre las rocas de Ica además de aportar su personal interpretación de iguales, adjudicándoles un origen alienigena. © Imagen: Jose Antonio Carav@ca / Archivo personal

Objeto de infinidad de reportajes, libros y documentales, en los últimos años poco se ha sabido encima del destino de las rocas de Ica tras el fallecimiento del doctor iqueño en 2001.

En 2007 sucedió un acontecimiento que realizó temer por la integridad de la inmenso colección. Un devastador terremoto sacudió la metrópoli de Ica. Si bien aquel no fue el peor de los males que sufrió el misterio de las Piedras de Ica. Desde el fallecimiento del Dr. Cabrera los rumores e informaciones sobre la falsedad de la llamada biblioteca lítica no han parado de crecer.

En 2007, anteriormente de comenzar mi particular investigación sobre este icono del planeta de las irregularidades, me desplacé hasta el mismísimo corazón de la metrópoli de Ica para conocer de en las proximidades que había pasado con las rocas tras todos esos sucesos. Y así pude reunirme con María Eugenia Cabrera, la hija del Dr. Cabrera, que ha recogido el declarante de manos de su padre para seguir al frente del popular museo. Ella mejor que nadie conoce todos los entresijos de este controvertido tema que tantos ríos de tinta ha hecho correr.

El Dr. Javier Cabrera Darquea, nació el 13 de mayo de 1924 en la ciudad de Ica Perú, su familia desciende directamente del fundador de la ciudad, Don Luis Gerónimo de Cabrera. Se graduó como Médico Cirujano en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima, y fue Médico en el Instituto Peruano de Seguridad Social de Ica, ocupando el cargo de jefe del Departamento de Medicina Preventiva de Ica. A su vez fue el primer director de la Casa de la Cultura de Ica y también fue uno de los promotores y fundadores de la Universidad Nacional San Luis Gonzaga de Ica, desempeñándose como catedrático principal en la Facultad de Medicina "Dr. Daniel Alcides Carrión" dando las cátedras de Antropología y Ciencias Biológicas

El Dr. Javier Cabrera Darquea, vino al mundo el 13 de mayo de 1924 en la metrópoli de Ica Perú, su familia desciende directamente del creador de la metrópoli, Don Luis Gerónimo de Cabrera. Se graduó como Doctor Cirujano en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima, y fue Doctor en el Instituto Peruano de Seguridad Social de Ica, ocupando el cargo de jefe del Departamento de Medicina Preventiva de Ica. Al mismo tiempo fue el primer jefe de la Casa de la Sociedad de Ica y además fue uno de los promotores y fundadores de la Universidad Nacional San Luis Gonzaga de Ica, desempeñándose como catedrático principal en la Facultad de Medicina “Dr. Daniel Alcides Carrión” dando las cátedras de Antropología y Ciencias Biológicas. © Imagen: Jose Antonio Carav@ca / Archivo personal

Allí en el mítico despacho del Dr. Javier Cabrera mantuve una entretenida entrevista con María Eugenia Cabrera, que ha permanecido inédita hasta el día de hoy, y que tiene en su interior varios aspectos muy fascinantes y reveladores para conocer y entender la intrahistoria de este, sin duda, apasionante enigma.

Entrevista a Eugenia Cabrera – Piedras de Ica

El autor del reportaje junto a Maria Eugenia Cabrera en las oficinas del Museo de las Piedras de Ica

El creador del reportaje al lado a Maria Eugenia Cabrera en las oficinas del Museo de las Piedras de Ica. © Imagen: Jose Antonio Carav@ca / Archivo personal

CARAVACA .- En primer lugar, opino que hay una cuestión que intriga sobremanera a múltiples personas interesadas y seguidoras de las rocas de Ica ¿ha tenido repercusiones el terremoto de Ica de 2007 sobre las rocas o las instalaciones?

María Eugenia Cabrera.- Si, hubo algunas consecuencias. Múltiples piedras se cayeron de sus estanterías. Las paredes se han rajado y las repisas están muy débiles. He tenido que bajar piedras por el peso para impedir que caigan. Múltiples piedras se encuentran en bolsas acumuladas por todos sitios. Algunas se han roto, no múltiples, pero algunas grandes se han rajado. Las que cayeron se partieron.

CARAVACA .- ¿El museo se puede seguir visitando?

María Eugenia Cabrera.- Si. El museo ha seguido funcionando igual, inclusive en era del sismo, yo venía para ordenar las rocas sin inconvenientes. Se puede seguir visitando y no hay riesgos. Mi abuelo edificó la morada de forma que resistiera los terremotos, y además se ha reformado varias veces y eso ha sido lo que ha ayudado a soportar el seísmo.

El museo de las piedras de Ica alberga en su interior más de 11.000 piedras con grabados

El museo de las rocas de Ica acoge en su interior más de 11.000 piedras con grabados. © Imagen: Jose Antonio Carav@ca / Archivo personal

CARAVACA .- ¿Hubo rumores de que el Museo sufrió graves desperfectos?

María Eugenia Cabrera.- Seguramente las imagenes de las rocas caídas en el suelo que envié a algunas personas pudieron dar esa idea. Pero no es así. El shock que vivimos en un seísmo tan fuerte nos afectó en un comienzo a todos pero debido a Dios no hay grandes daños. Si bien estamos gestionando para trasladar el museo a otra parte a un sitio más espacioso para que puedan observarse bien todas las rocas dado que aquí no hay capacidad bastante para todas y tampoco pueden entrar múltiples personas al mismo tiempo.

CARAVACA .- Remontándonos más en el tiempo, ¿quisiéramos conocer cuál es la situación del museo desde el fallecimiento de su padre en 2002?.

María Eugenia Cabrera.- Hice gestiones con la Unesco para tratar que estudiaran el Museo, pero me remitieron primero a las autoridades locales. Eso continuamente ha sido un inconveniente. Pero se ha trabajado intensamente, a todo nivel, si bien no son reconocidas de manera oficial, por lo menos en el aspecto turístico hemos conseguido cosas.

Porque los individuos que vienen desde tan lejos con el deseo de ver las rocas continuamente han hallado las puertas del museo abiertas. Desde hace algún tiempo recibo las visitas previa cita, por temas de orden y sobre todo por cansancio. Lo más notable es que la dirección general de turismo de Ica ya incluyó el museo en la ruta turística. La ministra de turismo tuvo la gentileza de mandar al Canal 7 de televisión nacional para incluir al museo de Ica en un reportaje sobre la metrópoli. Estamos a la espera de que las rocas sean reconocidas de manera oficial para que aparte de todo esto, sean consideradas como sociedad…

Ejemplo de las piedras que el Dr. Cabrera custodiaba en su museo. La ciencia no daba crédito al contenido de los grabados y siempre se posicionó en contra de este pretendido descubrimiento arqueológico.

Ejemplo de las rocas que el Dr. Cabrera custodiaba en su museo. La ciencia no daba crédito al contenido de los grabados y continuamente se posicionó en contra de este pretendido hallazgo arqueológico. © Imagen: Jose Antonio Carav@ca / Archivo personal

CARAVACA .- ¿Ha variado la postura oficial a este particular respecto?

María Eugenia Cabrera.- Ha cambiado, tras diversos años de duro trabajo. Pero tengo que agradecer que como consecuencia de tener en mis manos el trabajo de Félix Arenas y María del Carmen Olázar, autores del texto “La verdad sobre las Piedras de Ica” con resultados de examen de 99.000 años de antigüedad en algunas piedras, fruto de un ensayo serio y investigador, es lo que me ha permitido llamar a ciertas puertas de mi país y de mi propia metrópoli.

Existe un asunto muy delicado en todo esto, que afecta a muchísimas piedras que han salido del país, si se reconociese la autenticidad de las rocas bastantes directores de museo tendrían contratiempos ¿quién va a contestar a ese delito? ¿Quién ha abandonado que este patrimonio salga del Perú?…

CARAVACA .- Siguiendo estas cuestiones ¿que hay de cierto en los rumores que apuntan a que desde el propio Museo de las Piedras de Ica se ha estado comercializando con ellas?

María Eugenia Cabrera.- No sé de dónde ha salido este rumor, porque es completamente falso. Eso no es posible.

CARAVACA .- ¿Jamás nadie de la familia Cabrera ha ganado dinero con las rocas?

María Eugenia Cabrera. – ninguna persona.

Algunas piedras representaban conceptos astronómicos

Algunas piedras representaban conceptos astronómicos. © Imagen: Jose Antonio Carav@ca / Archivo personal

CARAVACA .- Pero hay personas que la vinculan a usted con la ventas de piedras por medio de internet ¿qué tiene que decir?

María Eugenia Cabrera. – Lo niego completamente. Hay gente que lo hace, pero nada tiene que ver conmigo.

CARAVACA .- ¿Siguen apareciendo piedras grabadas?

María Eugenia Cabrera. – Tengo entendido que sí. Algunas personas me han comentado que inclusive en los alrededores del museo le han ofrecido piedras para comprar. Jamás lo he observado, hasta manifiestan que son familiares de los Cabrera, eso es incierto.

CARAVACA .- ¿Desde cuándo no recibe piedras el museo?

María Eugenia Cabrera. – Yo jamás he adquirido piedras. Ni una sola. Mi padre es la única persona que las lograba.

CARAVACA .- Por lo tanto ¿podríamos decir que desde el fallecimiento de su padre hace 7 años el museo no ha observado incrementado su número de piedras?

María Eugenia Cabrera.- Si. Es más, yo no deseo tener tratos con la familia de los Uchuya (que les daban la mayor parte de las rocas al Dr. Cabrera), porque es un asunto que hay que aclarar, tratar de llegar a conocer de donde proceden exactamente las rocas que ellos poseen. La familia Uchuya si ha sacado provecho económico de las rocas.

En muchas piedras se observaban operaciones médicas representadas de una manera muy elemental

En múltiples piedras se miraban tareas médicas representadas de una forma muy elemental. © Imagen: Jose Antonio Carav@ca / Archivo personal

CARAVACA.- ¿Qué piensa de los investigaciones e investigaciones que apuntan a que todo el museo o la mayoría de él, sea producto de artesanos locales, por tanto que se refiera a un engaño?

María Eugenia Cabrera.- No estoy conforme. Hay investigaciones que apuntan a que son auténticas. El estudioso norteamericano Dennis Swift con auxilio de un microscopio forense ha escaneado las rocas a gran resolución, y ha contemplado que tanto el tallado como la roca están revestidos por una fina capa de oxidación natural que solo aparece cuando las piezas son muy antiguas, pues se forman con el transcurrir del tiempo. Es la misma evidencia que mi padre encargó a la universidad alemana de Bonn, igual que realizó el Medico Joseph Blumrich de la Nasa que vino a Ica y le solicitó piedras al Dr. Cabrera y mi padre le manifestó que las escogiera el mismo para su ensayo. El resultado fue idéntico, eran muy antiguas.

CARAVACA.- ¿Pero hay piedras falsas?

María Eugenia Cabrera.- Hay piedras falsas por todos lados, se venden como souvenirs. Acá en el interior no las hay, las del museo están a disposición de los investigadores para que las analicen y comprueben que son autenticas.

Ejemplo de las piedras que el Dr. Cabrera custodiaba en su museo. La ciencia no daba crédito al contenido de los grabados y siempre se posicionó en contra de este pretendido descubrimiento arqueológico

Ejemplo de las rocas que el Dr. Cabrera custodiaba en su museo. La ciencia no daba crédito al contenido de los grabados y continuamente se posicionó en contra de este pretendido hallazgo arqueológico. © Imagen: Jose Antonio Carav@ca / Archivo personal

CARAVACA.- ¿Que puede decirnos de los centenares de arcillas con representaciones de animales fabulosos, dinosaurios y hombres que constituían parte del museo?

María Eugenia Cabrera.- No las muestro. Opino que no poseen nada que ver con el tema de las rocas. Es un asunto que prefiero dejar al margen y no mezclar con el trabajo que hizo aquí.

CARAVACA.- ¿Qué representaba para su padre el Museo de las rocas?

María Eugenia Cabrera.- Todo. Pienso que no hay casualidades, en Ica múltiples personas anteriormente que mi padre ha tenido piedras. en cambio cuando a él le obsequiaron con una, le llamó muchísimo la atención y como su gran pasión era la ciencia fue la persona adecuada para llevar el asunto, puesto que no buscaba lucrarse, quería investigar el mensaje de las rocas y conservar los bienes del país.

En las rocas grabadas aparecidas en el desierto de Ocucaje había representaciones extraordinarias, desde operaciones quirúrgicas hasta lucha entre hombres y dinosaurios

En las rocas grabadas aparecidas en el desierto de Ocucaje había representaciones extraordinarias, desde tareas quirúrgicas hasta lucha entre hombres y dinosaurios. © Imagen: Jose Antonio Carav@ca / Archivo personal

CARAVACA.- ¿Cuál piensa que fue el mejor instante de la vida de su padre?

María Eugenia Cabrera.- Le recuerdo continuamente estudiando las rocas nuevas que llegaban a sus manos. Le llevaba mucho tiempo. La alegría de mi padre al entenderla, tras reflexionar y preguntar a abundante gente por el concepto de los grabados. Las personas que venía de diferentes partes del planeta además le aportaban bastantes conocimientos, esa fusión era muy notable dado que él se nutría de diferentes expertos. Le recuerdo continuamente sentado en su escritorio estudiando, leyendo e investigando.

CARAVACA.- ¿Le aportó el museo grandes satisfacciones al Dr. Cabrera?

María Eugenia Cabrera.- Tremendas, opino que nadie podría entenderlo. No era solo entrar en su domicilio. Para él era un santuario que le llenaba completamente.

El Dr. Javier Cabrera de Arquea era un prestigioso cirujano peruano que aseguraba haber descubierto las evidencias pétreas de una civilización desconocida. Una humanidad que convivió con los grandes saurios hace millones de años

El Dr. Javier Cabrera de Arquea era un prestigioso cirujano peruano que aseguraba haber desvelado las pruebas pétreas de una civilización sin identificar. Una sociedad que convivió con los grandes saurios hace millones de años. © Imagen: Jose Antonio Carav@ca / Archivo personal

CARAVACA.- ¿Que adjetivos le colocaría a su padre? ¿Visionario, loco, quizás una persona adelantada a su tiempo?

María Eugenia Cabrera.- Muy adelantada a su tiempo…

CARAVACA.- ¿Cuál fue el peor instante que vivió su padre tras crear el museo de las rocas de Ica?

María Eugenia Cabrera.- Cuando dijeron que las rocas eran falsas y estuvieron a punto de meterlo en la cárcel con Uchuya. Un instante terrible para la familia porque no conocíamos que iba a sucederle, nos encontrábamos muy preocupados. Básicamente le obligaron a decir que eran falsas… pero él jamás aceptó.

Ejemplo de las piedras que el Dr. Cabrera custodiaba en su museo. La ciencia no daba crédito al contenido de los grabados y siempre se posicionó en contra de este pretendido descubrimiento arqueológico

Ejemplo de las rocas que el Dr. Cabrera custodiaba en su museo. La ciencia no daba crédito al contenido de los grabados y continuamente se posicionó en contra de este pretendido hallazgo arqueológico. © Imagen: Jose Antonio Carav@ca / Archivo personal

CARAVACA.- ¿Creé que algún día se sabrá la verdad de las Piedras de Ica?

María Eugenia Cabrera.- Opino que sí. Porque hay muchísimas personas que conocen y han investigado las rocas. Sobre todo desean conocer el mensaje de las rocas, porque no vamos a pasar todo el tiempo discutiendo en conocer si son falsas o no… espero que pronto haya novedades…

CARAVACA.- ¿María Eugenia Cabrera piensa que existió otra Sociedad?

María Eugenia Cabrera.- Completamente. Claro que sí.

CARAVACA.- ¿Quiénes crearon las rocas?

María Eugenia Cabrera.- Eran entes especiales, buenos, que han pensado en toda la sociedad para dejarnos este mensaje. De igual forma que pensaba mi padre y decían las propias piedras, estoy convencida que procedían del cosmos exterior y estuvieron aquí hace miles de años…

El autor del reportaje junto a Maria Eugenia Cabrera en las oficinas del Museo de las Piedras de Ica

El creador del reportaje al lado a Maria Eugenia Cabrera en las oficinas del Museo de las Piedras de Ica. © Imagen: Jose Antonio Carav@ca / Archivo

CARAVACA.- Gracias por recibirme

María Eugenia Cabrera.- A ti…

Conclusiones…

La entrevista con María Eugenia Cabrera dejó varios puntos fascinantes sobre la mesa que podrían ser indicios a seguir en futuras investigaciones. Por lo pronto resultaba gran cantidad raro que un destacado miembro de la familia Cabrera hubiera renegado de una forma tan explicita sobre Basilio Uchuya, y más teniendo en narra que esta persona había sido el principal proveedor de piedras del Dr. Javier Cabrera y casi su confidente durante toda su vida. En realidad, se decía que Uchuya conocía el emplazamiento del yacimiento de las rocas. ¿Por qué repudiaban a Basilio Uchuya?

igualmente me quedé algo asombrado al conocer que la famosa recopilación de rocas grabadas no se había ampliado desde el fallecimiento de su padre en 2001. Este hecho era inaudito. La familia de Cabrera aparentaba no tener el más mínimo interés o curiosidad en explorar el desierto del Ocucaje en búsqueda de más piedras que pudieran añadir mayor grado de confianza ante la comunidad científica. Ese apunte era sencillamente desconcertante. El estudio de las rocas grabadas aparentaba muerta en ese sentido. ¿Por qué no deseaban los Cabrera rastrear más piedras? ¿No deseaban continuar con la labor de su padre?

En algunas piedras de gran tamaño se veían procesos médicos sobre mujeres "embarazadas" que según el Dr. Cabrera ofrecían información sobre cómo evitar el rechazo de los órganos en los trasplantes.

En algunas piedras de grandes dimensiones se observaban procesos médicos sobre mujeres “embarazadas” que según el Dr. Cabrera ofrecían información sobre cómo impedir el rechazo de los órganos en los trasplantes. © Imagen: Jose Antonio Carav@ca / Archivo

Pero había más detalles curiosos que podíamos extraer de esta entrevista. De igual forma que el Dr. Cabrera su hija seguía sin aportar ningún escrito o evidencia en forma de examen que ratificara la autenticad de las rocas de Ica. El supuesto reporte emitido por la Universidad de Bonn en Alemania (1967), seguía escondido en el archivo de los Cabrera. ¿Por qué no lo mostraba? ¿Si es una evidencia a favor del museo a que esperar para hacerla pública?  asimismo, María Eugenia paso por alto por dos controversias. Preguntada encima del tema de las arcillas no quiso realizar ninguna valoración, y tampoco quiso mostrarme el «cuarto incognito» donde hay piedras que exponen la santa cena y la crucifixión de Jesucristo. ¿Si estaban abogando por la claridad por qué perpetuaban los mismos fallos que su padre? ¿Por qué ese secretismo? Sin duda el hermetismo sin sentido seguía instalado entre las paredes del museo. Y es que María Eugenia Cabrera no contestaba con claridad ante unas interrogantes que continuamente han acompañado al museo del Dr. Cabrera. Y de igual forma que su padre, las evasivas y los silencios eran constantes en múltiples de sus respuestas. asimismo, las palabras de María Eugenia sobre la total disponibilidad para colaborar con la ciencia en el examen de las rocas chocaban directamente con todas las peticiones rechazadas en los últimos años para llevar adelante evidencias. Por tanto, tras esta visita al museo de las rocas de Ica, las incertidumbres seguían en el aire. No había habido grandes avances desde el deceso de su promotor el Dr. Cabrera. Y el misterio del supuesto testamento de la sociedad gliptolítica, mas tarde de millones de años enterrada, aparentaba que comenzaba a envejecer mal. Gran cantidad mal dirían varios…

Seguidamente se exponen portadas de la revista “Duda” referidas a las “Piedras de Ica”.

La legendaria revista Duda se ocupó de igual forma que centenares de publicaciones de hablar encima del enigma de las rocas de Ica que fue conocido en todo el planeta.

 

ANEXOS: Las Controversias de las Piedras de Ica

Anexo 1:

Basilio Uchuya reconoció ante la prensa (Revista Mundial) y las autoridades de su país (P.I.P. Policía de Investigaciones del Perú) en el año 1975 que él era el creador de las rocas grabadas que se exponían en el museo del Dr. Cabrera. Par demostrarlo el humilde campesino delante de las cámaras de los reporteros fue capaz de reproducir en un corto cosmos de tiempo una roca de iguales propiedades de las que aparentemente hallaba en el desierto del Ocucaje enterradas. Y si bien bastantes decidieron ver en este hecho, una hábil y lógica coartada de Uchuya para impedir ir a la cárcel por expropiación de patrimonio arqueológico, lo único cierto es que el principal proveedor de piedras del doctor iqueño era un hábil y diestro artesano. Y hay que recordar que el Dr. Cabrera pagaba con dinero por cada roca que le entregaba su confidente. Sorprendentemente otra de los individuos que proveía piedras para el museo, Irma Gutiérrez de Aparcana, fue capaz ante el experto Vicente París de reproducir una roca grabada en poco tiempo: “Irma nos enseñó triunfante un par de pequeñas piedras entre sus manos. De algún lado sacó un trocito de sierra y ante nuestros ojos empezó a grabar un pequeño dinosaurio. Al cabo de dos o tres minutos nos entregó terminada su obra. Para nosotros aquella roca grabada representaba un tesoro. La coartada de Cabrera había sido desmontada: había piedras fáciles de grabar”.

Anexo 1

Anexo 1. © Imagen: Jose Antonio Carav@ca / Archivo

Anexo 2:

El experto Vicente París en el año 1996 presentó en la revista AÑO CERO un demoledor ensayo que demostraba que las rocas de Ica contenían ante un examen microscopio remanentes de lijas y pinturas de colores que utilizaban los artesanos para elaborarlas.

En su reportaje decía lo siguiente:

“Entre las diferentes personas que inspeccionaron las muestras fue José Antonio Lamich, fundador del Grupo Hipergea, el que nos dio la pista más notable. En su reporte, este arqueólogo nos hizo notar la presencia de diversos gránulos de papel de lija en las grietas de una de las rocas. Se encontraba claro que ¡era fingida! (…) al año siguiente obtendríamos un soberbio ejemplar de manos de Basilio, representando una de las famosas ‘aeronaves’. A desigualdad de los precedentes, éste se encontraba sin embetunar. Desde luego, Basilio me afirmó que era auténtico. Lo introduje en la bolsa y no lo toqué hasta volver a Madrid. Una vez en mi domicilio lo coloqué sobre la mesa de mi escritorio y me dispuse a examinarlo con todo atencion. Mi sorpresa no logró ser mayor, Allí, al lado al surco de las patas de aquella ‘nave voladora’, estaban varias líneas del lápiz rojo que Basilio había olvidado borrar. Irma, por tanto, no había mentido: el proceso era básicamente el mismo. Sólo que Basilio – más sofisticado que su vecina – prefería usar lápices de colores a causa de que destacaban mucho más sobre la roca.”

Anexo 2

Anexo 2. © Imagen: VICENTE PARIS

Anexo 3:

Pese a todo lo mencionado y escrito alrededor a las rocas de Ica la única realidad es que únicamente se han encontrado unas escasas piedras grabadas en enterramientos arqueológicos documentados y ninguna de estas rocas presentan motivos fuera de lo común ni vinculados con la supuesta sociedad gliptolítica.

Anexo 3

Anexo 3. © Imagen: Jose Antonio Carav@ca / Archivo personal

Anexo 4:

Entretanto coleccionaba sus piedras, el Dr. Cabrera poseía en su poder otra gran numero de arcillas que presentaban los mismos motivos de los grabados de las famosas rocas. en cambio, pronto se demostró, debido a el estudio y examen aportados por Vicente París y Erich Von Daniken, que todas estas esculturas eran recientes y que para mayor sospecha las elaboraba Basilio Uchuya, su principal proveedor de piedras.

Anexo 4

Anexo 4. © Imagen: IKER JIMENEZ

Anexo 5:

En el museo había una recopilación de piedras que el Dr. Cabrera no acostumbraba educar a todos sus visitantes y curiosos. Se trata de una sucesión de rocas que presentaban escenas de “alto contenido erótico” entre hombres y que según el doctor iqueño “contendrían la curación del SIDA” si bien jamás pudo probarlo. Las sospechas continuamente se cernieron sobre estas piedras.

Anexo 5

Anexo 5. © Imagen: Jose Antonio Carav@ca / Archivo personal

Creador: JOSE ANTONIO CARAV@CA

La entrada “Las Piedras de Ica fueron realizadas por antiguos entes del cosmos exterior”. Entrevista a Eugenia Cabrera se mostró primero en Mundooculto.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS