Nuestras ondas cerebrales oscilan en sincronía con las ondas Schumann de la Tierra

Nuestras ondas cerebrales oscilan en sincronía con las ondas Schumann de la Tierra

ENORME estructura en la Luna: ¿Una “torre artificial” en el satélite de la Tierra?
Exgeneral militar ruso piensa que “extraterrestres ya están aquí” y “no son hostiles”
Eleonora Viezzer: “con un vaso de agua generaremos toda la energía que consume una familia de 4 personas durante toda su vida”

 

La importancia de sincronizar la actividad cerebral de individuos y grupos ha captado al final el interés de la neurociencia social. Hoy conocemos exactamente que nuestras ondas cerebrales (en estado relajado) oscilan al mismo ritmo que las frecuencias de Schumann. Que forman parte del campo magnético terrestre. Nuestras ondas cerebrales oscilan en sincronía con las ondas Schumann de la Tierra

Hasta actualmente se creía que las ondas de Schumann actuaban como el «generador de reloj» en este proceso. Pero actualmente está claro: ¡además influimos en las ondas de Schumann con nuestro cerebro!. En su último ensayo, el experto del cerebro Prof. Michael Persinger, al lado con su colega el Dr. Kevin S. Saroka además presentó la prueba de la interacción de los cerebros humanos y la tierra

El latido de la Tierra y la Resonancia Schumann

Los físicos cuánticos llaman a esto entrelazamiento entrelazado. Con sus mediciones y cálculos, los dos expertos prueban que nuestros cerebros en verdad están directamente enredados con las ondas electromagnéticas de nuestra tierra. La coherencia entre el cerebro humano y la energía de Schumann se produce durante unos 300 ms cada 30 s. La coherencia explica la sincronización óptima de los ritmos propios del cuerpo (latidos del corazón, respiración y presión arterial) entre ellos, al igual que la interacción coordinada entre las células. Cuanto más relajados estemos, mayor será esta coherencia.

Cuando estamos en un estado de vibración al unísono, en verdad corremos en resonancia con la tierra. La resonancia solo puede ocurrir por medio de una vibración igual. El rango de frecuencia en el que nuestro cerebro registra en un estado relajado se denomina alfa. La onda alfa simboliza una señal en el rango de frecuencia entre 8 y 13 Hz. Nuestros cerebros producen estas ondas cerebrales en estados de relajación, serenidad y calma, mientras que simultáneamente están alerta. En este estado, la ocupada conciencia del ego, que domina nuestro pensamiento cada vez que poseemos que enfrentar las presiones de las solicitudes diarias y hacer nuestras rutinas diarias, pasa a la segunda fila.

A este respecto, se podría decir que una resonancia completa con nuestra tierra solo puede surgir por medio de un estado sin ego. Como muestra nitidamente el siguiente gráfico, además de las frecuencias, el voltaje eléctrico, los campos eléctricos y magnéticos de una persona son exactos a los de la tierra.

En esta imagen podemos ver que los campos eléctricos y magnético de una personas, son idéntico a los de la tierra.

(Frecuencias, voltajes, campos E y campos B de humanos (izquierda) y tierra (derecha)

Un ensayo más antiguo nos menciona que nuestro cerebro casi absorbe las ondas de nuestra tierra[2]. Por favor, eche un vistazo al impresionante gráfico a continuación.

(El gráfico muestra los resultados combinados de 260 individuos. Sus cerebros absorben las ondas Schumann de la tierra)

Resonancia Schumann medidor. Nuestras ondas cerebrales oscilan en sincronía con las ondas Schumann de la Tierra

Combinado con los resultados de un segundo ensayo actual hecho por el Instituto HeartMath, (Boulder Creek, CA, EE. UU.), vemos una oportunidad verdaderamente sensacional. Si unimos los resultados de ambas publicaciones, se deduce que cargamos los campos terrestres (frecuencias de resonancia de Schumann) con nuestros pensamientos, intenciones, deseos y emociones.

Hasta actualmente hemos aceptado que estos campos terrestres son los que nos brindan información y energías vitales. Pero no conocíamos que además existe un efecto notable en la otra dirección y que nosotros con nuestro «carisma» (cuya calidad depende de lo que pensamos y cómo nos sentimos en este sentido) ¡influyen colectiva e individualmente en los campos magnéticos de la tierra!. Alimentamos nuestra coherencia en el campo magnético de la tierra y simultáneamente influimos en todos los que se encuentran en el mismo campo, es decir, ¡toda la sociedad!

Por consiguiente, la calidad de nuestra propia vibración debe equipararse con el grado de coherencia entre nuestros propios ritmos biológicos. Cuanto más en sintonía NOSOTROS con nosotros mismos, mayor será nuestra influencia en el campo y, por lo tanto, en los demás. Cuanto más semejantes sean los estados (reloj (frecuencia) y coherencia), más sencillo será que se correspondan las circunstancias de oscilación.

Los datos solo se puede transmitir por medio de la resonancia. En diferentes palabras, cuando un individuo pone su enfoque mental en temas de temor, ira o insatisfacción, se alimenta con los mismos estados mentales que emanan personas con emociones semejantes. Nuestras ondas cerebrales oscilan en sincronía con las ondas Schumann de la Tierra

Usemos este hallazgo sensacional y dirijamos nuestra atención incluso más a nuestros pensamientos positivos en nuestro centro interior.

Exactamente cómo se deben comprender estas relaciones se revela en un reciente ensayo difundido por el Instituto HeartMath titulado «El estado del arte en el estudio sobre la variabilidad del ritmo cardíaco y la coherencia social» [4]. Aquí hay varios extractos del reporte del ensayo: Las ideas agrupados bajo la noción de coherencia han aparecido como centrales en disciplinas como la física cuántica, la fisiología y las ciencias sociales. Si bien hay distintas tipos de coherencia, en cada suceso el vocablo simboliza una relación armoniosa.

Un tipo de coherencia, la coherencia social, alude a la alineación armoniosa de todas las partes en relaciones, parejas, unidades familiares, grupos pequeños u organizaciones más grandes en las que los individuos están vinculados con objetivos e intereses habituales. Un alto grado de coherencia social se localiza en relaciones estables y armoniosas y es imprescindible para una acción y cohesión colectiva óptimas. La coherencia social requiere que los miembros del grupo estén sintonizados y emocionalmente conectados, y que la energía emocional del grupo sea organizada y regulada por el conjunto como un todo.

Diversos investigaciones que examinan los distintas tipos de sincronización en bebés, parejas y grupos. Exponen que los emociones de cooperación, confianza, compasión y un mayor comportamiento prosocial resultan en gran medida del establecimiento de una sincronización espontánea de distintas ritmos fisiológicos entre los individuos dependientes. Los contratiempos de coherencia social no solamente afectan la figura en que nos sentimos, nos conectamos y nos comunicamos con los demás. Sino además los procesos fisiológicos que alteran la salud. La cohesión social y el sentido de pertenencia se localizan entre las principales prioridades

Según Ensayos Schumann los individuos que viven aislada suelen enfermarse mas rápido

Cuantiosos investigaciones han hallado que los individuos que ensayan cambios sociales o culturales, o que viven con inestabilidad social, en relaciones disfuncionales o en aislamiento poseen mayor peligro de desarrollar múltiples dolencias. Un metanálisis de las relaciones sociales corroboró «que cuando el peligro de mortalidad se controla en función de las causas de peligro establecidos. Los individuos con relaciones sociales saludables poseen un 50% más de posibilidades de sobrevivir».

Para que la actividad fisiológica de los individuos se sincronice, un campo electromagnético debe transmitir los datos adecuada entre ellos. Como podemos soñar, el campo magnético terrestre y las ondas de Schumann juegan aquí un papel decisivo. Como ejemplo, aumentan la sincronización, el sentido de pertenencia[9], la autoestima[10], la compasión, la conducta altruista. y nuestro comportamiento social, mientras que por otro lado la sincronización en los argumentos disminuye nitidamente.

Quisiera recordarles que estas sincronizaciones son manifestaciones de la tan mencionada coherencia. La coherencia es una sincronización óptima de los ritmos naturales (del latido del corazón, de la respiración y de la tensión arterial, véase coherencia del corazón, al igual que la cohesión entre las células).

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS