Joseph Allen Hynek, el astrofísico que se rindió ante la Ufología

Joseph Allen Hynek, el astrofísico que se rindió ante la Ufología

Un escalofriante y enigmatico experimento de inmortalidad nazi
Senador de EE. UU. «OVNIs son muy avanzados como para ser de la Tierra»
Espada de Goujian, asombroso hoja que no perdió su filo ni se oxidó en 2.500 años

Bienvenidos a mundooculto.es.

En 2019 se estrenó Plan Texto Azul, serie que presentó a nuevas generaciones un instante clave en el interior de la ufología. Pero los hallazgos fueron más allá, y el nombre de Joseph Allen Hynek de repente estuvo en boca de todos. Iniciado como un pronto detractor del fenómeno OVNI, la conversión de Hynek como posterior creyente del mismo, supuso una revolución en el campo de la ciencia, asombrada ante su cambio de postura.

Aquella traición, en cambio, tuvo un costo para Hynek que resignó su posición como eminente investigador, para llevar adelante su propia investigación sobre los OVNIs. Y si bien su carrera se vio afectada, Hynek jamás se arrepintió, convencido, aquel ensayo valía la pena.

Conozcamos la historia de uno de los hombres más audaces de la ufología.

Ajusten sus cinturones, se avecina un viaje movido.

Biografía de Joseph Allen Hynek

“Anteriormente de iniciar mi asociación con la fuerza aérea, me había unido a mis colegas investigadores en múltiples carcajadas cordiales sobre la ‘locura psicológica de la posguerra’ por los platillos voladores que parecían estar arrasando el país y sobre la ingenuidad y credulidad de nuestros congéneres humanos que estaban siendo engañados por tan obvias ‘tonterías’. Por consiguiente, fue casi por deporte que acepté la invitación para echar un vistazo a los informes de los platillos voladores. igualmente tuve la sensación de que podría estar haciendo un servicio al auxiliar a suprimir cualquier ‘falta de ciencia’. Posteriormente de todo, ¿no era esta una oportunidad de oro para probar al público cómo funciona el procedimiento investigador?”. J. Allen Hynek. 1972, The UFO Experience: A Scientific Inquiry.

A diferencias de diferentes biografías, Joseph Allen Hynek vino al planeta en un año extremadamente particular. Ocurrió en 1910 el planeta estaba aterrado, ante el anuncio que el Cometa Halley pudiera causar extinción de la especie terrestre. El espectáculo apocalíptico dejó como fatal recuerdo, imagen de una estela fulgurante, retornada después su esencia hacia la profundidad del cosmos.

El 1 de mayo de ese particular 1910, además festejado como día del trabajador, Joseph Allen Hynek vino al mundo en West Side (lado oeste), Chicago, como primogénito de Josef Hynek nativo de la antigua Bohemia más tarde incorporada a Checoslovaquia, quién aparece como un empleado vendedor de tabaco. Su mamá Bertha Waskaera sin embargo de origen norteamericano, ganándose la vida como maestra escolar.

Estos años cruciales en la vida de Hynek son evocados por el futuro astrofísico en algunas entrevistas, como la mencionada por Teodoro Berland en Nueva mirada a los astros, publicada durante 1962.

“Cuando poseía siete años, tuve escarlatina y estuve en cuarentena con mi mamá en nuestro departamento en 15th y Ayers”, explicó Hynek. “No había nada que realizar excepto leer, y desde que era muy pequeño, mi mamá me leía. Muy pronto nos quedamos sin libros para niños y ella empezó a leer libros de texto. Entre ellos se encontraba un texto de astronomía de la escuela secundaria. Supongo que me interesó más”.

J. Allen Hynek, y uno de sus trabajos más alabados El Reporte Hynek

J. Allen Hynek, y uno de sus trabajos más alabados El Reporte Hynek. Cortesía: Amazon

Sobre este punto al ser interrogado por Jacques Vallée durante una charla distendida sucedida en 1966, Hynek confesaría:

“Abundante gente se dedica a la ciencia en búsqueda de poder o de la oportunidad de realizar un vasto hallazgo que ponga su nombre en los libros de historia … Para mí, el reto era para localizar las restricciones mismas de la ciencia, las zonas donde se derrumbó, los fenómenos que no explicó”.

Josef Allen Hynek y su aporte científico al fenómeno OVNI. Su carrera se resintió, pero nunca se arrepintió de su conversión de escéptico a creyente

Josef Allen Hynek y su aporte investigador al fenómeno OVNI. Su carrera se resintió, pero jamás se arrepintió de su conversión de incrédulo a creyente. Cortesía: ovni-france.fr

a lo largo de esta etapa formativa, Hynek, empieza a desarrollar una fuerte afición por lo escondido, pasión alimentada por el pronto consumo de lecturas esotéricas.

De nuevo recurrimos a Jacques Vallée quien en Forbidden Science 1: A Passion for Discovery, The Journals of Jacques Vallée 1957-1969, escribe:

“Posteriormente de leer extensamente sobre ocultismo, desarrolló un cariño particular por los textos de las sociedades secretas rosacruces, con sus tentadoras promesas de conocimiento antiguo escondido, y los de los denominados filósofos herméticos, sobre todo Rudolf Steiner. El estudiante de secundaria gastó más de $ 100, mas o menos $ 1.300 en dólares de hoy, para comprar el inmenso y ricamente ilustrado tomo del místico canadiense Manly HallUn Esquema Enciclopédico de la Filosofía Simbólica Masónica, Hermética, Cabalística y Rosacruz: Siendo una Interpretación de las Enseñanzas Secretas Ocultas en el interior de los Rituales, Alegorías y Enigmas de Todas las Eras, mejor conocido sencillamente como ‘Las Enseñanzas Secretas de Todas las Eras‘”.

El incidente Socorro cambió la percepción de Hynek, que consideró el caso como uno de los mejores documentados de su tiempo

El suceso Socorro cambió la percepción de Hynek, que consideró el suceso como uno de los mejores documentados de su epoca. Cortesía: theozfiles / blogspot

Después retomaremos esta cuestión. En 1926 con tan sólo 16 años, Hynek se gradúa en la Preparatoria Técnica Richard T. Crane para hombres, mostrando aptitudes sobresalientes en el campo de la Trigonometría. Cuatro años mas tarde cumplidos los veinte años, Hynek obtiene un título en la Universidad de Chicago especializándose en Ciencias.

Tiempo mas tarde Hynek es admitido para trabajar como astrónomo en el Observatorio Yerkes, uno de los más antiguos del planeta, donde se dice naciera la astrofísica, perteneciente a la Universidad de Chicago. Son días contemplativos para Hynek, absorto en la lectura celeste. A causa de sus extraordinarias propiedades en 1935, después de su obtener su maestría, Hynek es convocado a trabajar como instructor para el departamento de física y astronomía de la Universidad Estatal de Ohio (OSU), donde se establecería como reluciente investigador, y autentico prodigio.

Hynek fue reconocido como una celebridad dentro de los Estados Unidos. Aquí como portada de la revista Life, 1957

Hynek fue reconocido como una celebridad en el interior de los Estados Unidos. Aquí como portada de la revista Life, 1957. Cortesía: yaplakal.com

En 1942 Hynek inicia su matrimonio con Miriam Curtis, más tarde apodada Mimi, una adolescente estudiante universitaria, convertida en su segunda esposa. Ese mismo año Hynek es alistado por el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, donde Hynek se vería inmerso en el desarrollo de un notable hallazgo, y de gran impacto durante la Segunda Guerra Mundial, no siendo otro que la espoleta de proximidad de radio, invención que, según se expone el lugar Saturday Night Uforia al hablar sobre Hynek:

“Facultaría que las bombas detonaran de forma automática cuando se encontraran a cierta separación de un objetivo”.

Aunque siempre negó experiencias OVNIs a nivel personal, Hynek creyó finalmente en la existencia de un fenómeno, que definió como más allá de los límites de la ciencia, casi como una evolución

Si bien continuamente negó experiencias OVNIs a nivel personal, Hynek creyó al final en la presencia de un fenómeno, que definió como más allá de los límites de la ciencia, casi como una evolución. Cortesía: yaplakal.com

Aquel fue un consiguió excepcional, ayudando en el proceso a salvar miles de vidas. Transcurrido este lapso Hynek regresó a la Universidad Estatal de Ohio donde siguió su imparable ascenso académico, cada vez más consagrado como un reputado hombre de ciencia. en cambio, un hecho inesperado se encontraba por alterar su destino. observemos.

Hynek participó del célebre Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, film estrenado durante 1977, siendo contratado como asesor del guión por el propio Steven Spielberg

Hynek tomó parte del célebre Encuentros Próximos del Tercer Tipo, film estrenado durante 1977, siendo contratado como asesor del guión por el propio Steven Spielberg. Cortesía: dailymail.co.uk

Hynek y su encuentro con los OVNIs

“En la primavera de 1948, se encontraba enseñando astronomía en la Universidad Estatal de Ohio, en Columbus. Un día, tres hombres, y no estaban vestidos de negro, vinieron a verme desde la Base de la Fuerza Aérea Wright Patterson en las proximidades de Dayton. Comenzaron hablando del clima, según recuerdo, y esto y aquello, y al final uno de ellos me preguntó qué pensaba sobre los platillos voladores. Les dije que pensaba que eran un cumulo de basura y tonterías y eso pareció complacerlos, así que se pusieron manos a la obra. Dijeron que necesitaban una consulta astronómica porque era su trabajo averiguar de qué se trataban estas historias de platillos voladores”. Dennis Stacy. (1985). Encuentro Próximo con el Dr. J. Allen Hynek.

Corre 1947 cuando misteriosas noticias impactan al planeta. Todo inicia el 24 de junio cuando en Mount RainerWashington, un piloto comercial denominado Kenneth Arnold, asevera su avistamiento de nueve objetos desconocidos. Semanas mas tarde un dos de julio, en RoswellNew México, declarantes denuncian el estrellamiento de una insolita nave.

Tras estos acontecimientos, una fiebre platillista parece extenderse por todo el país del norte. Desde un comienzo, las autoridades buscan desestimar los informes acumulados, señalados esas denuncias como producto de malas observaciones. Esta postura se avivará en público, a pesar de los incalculables reclamos. sin embargo, en privado, parece existir cierta inquietud, ante un panorama cada vez más complejo.

En contestación a estas solicitudes internas, el 23 de setiembre la Fuerza Aérea Norteamérica da curso a Proyect Saucer (Plan Platillo), con el objetivo de investigar OVNIs, si bien en forma reservada. El plan después mutó a Sign (Signo), y bajo éste reciente apelativo brotó pronto a la superficie, incorporando investigadores y civiles en la cooperacion de los sucesos.

Primeras impresiones sugirieron en sintonía con el entorno de psicosis general, (plena Guerra Fría), el plan sobre que potencias rivales operaban tras las enigmaticas aeronaves, si bien posteriores informes pensaron enfrentar un adversario espacial, nada menos que visitantes alienigenas. Poco mas tarde el ensayo recibió un reciente bautismo, y pasó a llamarse Proyect Grudge (Plan Rencor), orientado su desarrollo a la negativa OVNI.  Según narrara Hynek, la invitación para unirse a Proyect Sign se llevó a cabo durante la primavera de 1948, contactado por oficiales de la Base Aérea Wright Patterson, que requiriera sus servicios como asesor en astronomía. Hynek aceptó encantado, entendiendo su participación ayudaría a esclarecer tanta desconcierto.

Después diría:

“Qué demonios, dije, sonaba gracioso y, además, además conseguiria una autorización de seguridad de alto incognito. En ese instante, se llamaba Project Sign, y por lo menos parte del personal se se encontraba tomando el inconveniente muy en serio. Simultáneamente, se se encontraba produciendo una gran división en la Fuerza Aérea entre dos escuelas de pensamiento. La escuela seria preparó una estimación de la situación que envió al general Vandenburg, pero el otro lado al final ganó y los serios fueron enviados a diferentes zonas. Los negativos ganaron el día, en diferentes palabras”.

Hasta 1949 Hynek disfrutó de su estatus como refutadora estrella, en un papel que disfrutaba. Se encontraba convencido por medio de sus procedimientos investigadores, el público entraría en razón, y abandonaría el asunto de los OVNIs. El hábil astrónomo pensaba aquello era una moda pasajera. No había nada que temer. Pronto todo se olvidaría.

Joseph Allen Hynek fue un astrofísico consumado, respetado como uno de los mejores del mundo

Joseph Allen Hynek fue un astrofísico consumado, respetado como uno de los mejores del planeta. Cortesía: projektzare.cz

En 1950 Hynek dejó de lados los OVNIs, declarando puras tonterías, y retomó sus actividades habituales. La tranquilidad duró dos años, hasta que en 1952 una nueva oleada OVNI, obligó a una reapertura autorizada de las investigaciones, encarnado en Plan Texto Azul, que estuvo en actividad casi veinte años, hasta su clausura en 1969. Cuando Hynek volvió a ser convocado para integrar esta reciente apuesta, se horrorizó al comprobar los sucesos iban en aumento. El fenómeno aparentaba no querer desaparecer, y si bien Hynek volvió a usar sus antiguas técnicas disuasorias, de tanta efectividad en la antigüedad, pronto comprendió algo extraño e incomprensible, merodeaba los espacios aéreos del mundo. En su texto Making of Close Encuentras of the Third Kind: The Making of Steven Spielberg’s Classic Film, Ray Morton divulgó algunas de estas inquietudes:

“Hynek reveló que la mayor parte de estos informes no explicables no los hacían personas confundidas y locas, sino declarantes que él estimaba gran cantidad creíbles: investigadores, pilotos, policías y personal militar, personas entrenadas para ser observadores astutos y cuidadosos. y cuyas cuentas debían tomarse en serio. Todo esto llevó a Hynek a pensar que podría haber algo en el fenómeno OVNI. Si bien no se encontraba necesariamente convencido de que los OVNIs fueran, o inclusive tuviesen que ser, de origen alienigena, se encontraba empezando a pensar que de hecho eran algo, algo que necesitaba un estudio exhaustiva”.

Hynek comenzó a resentir su trabajo, y emergieron cuestionamientos internos sobre su toma de posición en cuestión de los OVNIs, imagen pública que lentamente empezó a resquebrajarse. Ignoraba pronto el incrédulo daría paso al converso.

¡Hynek, Hynek! ¿Por qué me persigues? El Camino a Damasco, y la conversión de un incrédulo

“Un objetivo principal de la ciencia es satisfacer la curiosidad humana, investigar lo desconocido y abrir modernos caminos para la aventura intelectual… si bien los investigadores, siendo gran cantidad humanos, a veces sin darse cuenta han dado la impresión opuesta”. Dr. J. Allen Hynek.

Fue durante 1960 que Hynek empezó a cuestionarse sus propias convicciones en cuestión de los OVNIs, si bien estas diferencias resultaran ocultas por el investigador, y tan sólo compartidas con sus allegados más íntimos. Uno de ellos fue nada menos que Jacques Vallée, alistado por el propio Hynek para colaborar en Plan Texto Azul. Según rememora Vallée sobre de Hynek, el astrónomo era un devoto de las antiguas creencias ocultas, y albergaba gran simpatía hacia el movimiento rosacruz.

Uno de sus autores preferidos era Rudolf Steiner, místico alemán y creador de la corriente Antroposófica Las ideas del visionario Steiner encima del planeta espiritual, parecieron reflejarse en posteriores explicaciones de Hynek encima del enigma OVNI. La verdad es que la sólida relación de Hynek con sus antiguos jefes empezó a deteriorarse. Hynek comenzó a cansarse de tanta negatividad por porción de las autoridades, tal como se lo revelara en una entrevista a Dennis Staicy, al evocar el porqué de su quiebre.

“Dos cosas, en verdad. Uno fue la actitud totalmente negativa e inflexible de la Fuerza Aérea. No les darían a los OVNIs la oportunidad de existir, inclusive si estuvieran volando arriba y abajo de la calle a plena luz del día. Todo poseía que tener una aclaración. Empecé a resentir eso, si bien básicamente sentía lo mismo, porque aun pensaba que no lo estaban haciendo de la forma correcta. No puedes asumir que todo es negro pase lo que pase. En segundo sitio, el calibre de los declarantes comenzó a preocuparme. Varios sucesos fueron informados por pilotos militares, como ejemplo, y sabía que estaban gran cantidad bien entrenados, así que fue por lo tanto cuando comencé a pensar que, bueno, tal vez haya algo en todo esto”.

Dos hechos, en cambio, marcaron los detonantes que llevarían a Hynek a emprender una ruptura concluyente en cuestión de su propia posición, y adhesión oficial. La primera alerta tuvo sitio en 1964, cuando tuvo sitio el conocido suceso SocorroHynek se convenció existían demasiados elementos de peso para descartarlo, considerándolo uno de los mejores expedientes documentados.

J. Allen Hynek fumando su pipa, flanqueado a su derecha por Jacques Vallée durante su historia comparecencia en la ONU, abogando por la discusión OVNI, 1978

J. Allen Hynek fumando su pipa, flanqueado a su derecha por Jacques Vallée durante su historia comparecencia en la ONU, abogando por la disputa OVNI, 1978. Cortesía: educatinghumanity.com

Pero el hecho que determinaría su salida del radar gubernamental aconteció en 1966, cuando unos avistamientos en MichiganWisconsin, fueron tratados como meros gases de pantano. Aquello colmó a Hynek quién desilusionado, y avergonzado por la actitud oficial, tomó la decisión de dar un paso al costado. Su imagen por otro lado, fue violentamente ridiculizada, tratada como mero títere conciliador. Nunca perdono este destrato.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Diferentes rumores sostienen para comprender la real conversión de Hynek,  hay que rastrear  indicios en la cancelación de un plan que lo tenia muy entusiasmado, y que fuera vetado al no funcionar. A partir de por lo tanto, Hynek liberado de sus responsabilidades empezó a explayarse sobre la autentica realidad del fenómeno OVNI, transformándose en uno de los primeros investigadores en llamar su atención para un ensayo más hondo. Hynek expuso varias teoría encima del origen del fenómeno OVNI, todas ellas muy alejadas de el asunto alienigena que continuamente rechazó.

Entre la lista esbozada poseemos:

OVNIs como aparatos de observación que se materializan en nuestro planeta por medio de los residentes de otro. Ovnis como proyecciones psíquicas creadas por una inteligencia extra dimensional, operando desde alguna realidad paralela.

Tampoco dejó de lado una supuesta intervención del planeta elemental, sin desechar formas de vidas actuando en el Éter.

Fue asombrosa la conversión de un hombre, que durante toda su vida respiró el mundo científico. Hynek lo atrevió todo porque creyó necesitaba despertar a la sociedad.

A un Jacques Vallée confidente de Hynek llegaría a decir: “los OVNIs suponen una invitación al más allá de nuestra realidad, y son ese punto donde la Ciencia incluso no puede llegar”. Hasta Aquí.

Conclusión

Joseph Allen Hynek marcó un hito notable con su trabajo, y que representó una nueva vía para el complejo ensayo de los OVNIs. Representó un anteriormente y mas tarde. Hynek murió en 1986 aquejado por un tumor cerebral. Como un hecho asombroso, su muerte concuerda con el regreso en ese mismo año del Cometa Halley ¿Azar? 

La entrada Joseph Allen Hynek, el astrofísico que se rindió ante la Ufología se mostró primero en Mundooculto.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS