Enoc y los Vigilantes: La verdadera historia de los ángeles y demonios

Enoc y los Vigilantes: La verdadera historia de los ángeles y demonios

Descubren un mapa de dos mil años en una piedra en Colima, México
«Las razas extraterrestres que han tenido contacto con la Tierra» según un texto de la KGB
Surgen misteriosas imágenes de NASA desde el cosmos… ¿Prueba de No Identificados?

“Todas las cosas visibles del mundo están a cargo de un ángel”.
– San Agustín

En 2002, el periódico británico The Sunday Telegraph informó de que el Vaticano había prohibido la veneración de los ángeles que no aparecen en los textos autorizados de la Biblia. Se trataba de un intento de contrarrestar la influencia de grupos no identificados de la Nueva Era que supuestamente estaban reclutando nuevos miembros dentro de la Iglesia Católica Romana.

En el futuro, las oraciones debían dirigirse únicamente a los tres arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael que se mencionan en la Biblia. Según el apócrifo y prohibido Libro de Enoc, estos eran los seres angélicos responsables de atar a los malvados ángeles caídos o Vigilantes que habían transgredido la ley de Dios.

Según la noticia, la Iglesia antigua había excluido el libro, atribuido al profeta y patriarca del Antiguo Testamento Enoc, de la versión autorizada de la Biblia porque describía a estos ángeles caídos y sus actividades.

Génesis 6:1-4 dice: “Cuando los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la faz de la Tierra, y les nacieron hijas, los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas, y les tomaron como esposas a todas las que eligieron“.

Tradicionalmente, los Ben Eloha o “hijos de Dios” eran varios cientos y descendieron a la Tierra en el Monte Hermón. Es significativo que este fuera un lugar sagrado tanto para los cananeos como para los hebreos que invadieron su tierra. En tiempos posteriores se construyeron en sus laderas santuarios para los dioses Baal, Zeus, Helios y Pan y la diosa Astarté.

Estos Ben Elohim o “ángeles caídos” también eran conocidos como los Vigilantes, los Grigori y los Irin. En la mitología judía, los Grigori eran originalmente una orden superior de ángeles que habitaban en el cielo más alto con Dios y se parecían a los seres humanos en su apariencia. El título “Vigilante” significa simplemente “el que vigila”, “los que vigilan”, “los que están despiertos” o “los que no duermen”. Estos títulos reflejan la relación única entre los Vigilantes y la raza humana desde la antigüedad.

En la tradición esotérica luciferina eran una orden especial de élite de seres angélicos creados por Dios para ser pastores terrestres de los primeros humanos primitivos. Su tarea era observar y vigilar a la especie humana emergente e informar sobre su progreso.

Sin embargo, la directriz divina principal les obligaba a no interferir en la evolución humana. Desgraciadamente, decidieron ignorar el mandato de Dios y desafiar sus órdenes, convirtiéndose en maestros de la raza humana, con lamentables repercusiones tanto para ellos como para la humanidad.

La mayor parte de la información que tenemos sobre los Vigilantes y sus actividades proviene del Libro apócrifo de Enoc. En la Biblia ortodoxa el profeta Enoc, del hebreo ‘hanokh’ o instructor, es una figura misteriosa. En Génesis 4:16-23 se le describe como el hijo de Caín, el “primer asesino”, y la primera ciudad construida por su padre lleva su nombre. Más adelante, en Génesis 5:18-19, y varias generaciones después, se nombra a Enoc como hijo de Jared, y es durante su vida cuando los Vigilantes llegan o se encarnan en cuerpos humanos.

En el Libro apócrifo del Jubileo, supuestamente dictado por “un ángel del Señor” a Moisés en el Monte Sinaí cuando también recibió los Diez Mandamientos, dice que Enoc fue “el primero entre los hombres que nacen en la Tierra [sic] que aprenden la escritura, el conocimiento y la sabiduría”.

Dice que Enoc escribió “los signos del Cielo” (los signos del zodiaco) según sus meses en un libro. Esto era para que los seres humanos conocieran las estaciones de los años en relación con el orden de los meses y sus respectivas influencias estelares y planetarias. La indicación es que Enoc recibió esta información de fuentes angélicas extraterrestres, es decir, de los Vigilantes, y por lo tanto fue un ejemplo cultural.

Doscientos de los “ángeles caídos” descendieron del reino celestial a la cima del monte Hermón y se quedaron tan prendados de la belleza de las mujeres humanas que, utilizando sus nuevos cuerpos materiales, mantuvieron relaciones íntimas con ellas. Esto provocó aún más la ira de Yahvé y, según la Biblia, la consecuencia de este mestizaje entre los Caídos y los mortales condujo a la creación de una descendencia mitad angélica, mitad humana (Génesis 6:4).

Estos hijos fueron llamados Nefelim o Nefilim y fueron la raza gigante que una vez habitó la vieja Tierra. Los ángeles caídos enseñaron a sus esposas e hijos una variedad de nuevas habilidades tecnológicas, conocimientos mágicos y sabiduría oculta. Esto sugiere que las habilidades psíquicas y los poderes mágicos fueron originalmente una antigua herencia del reino angélico dada a los primeros humanos. En la tradición luciferina esto se conoce en términos espirituales y metafóricos como la “sangre de bruja”, “sangre de elfo” o “sangre de hada” que poseen las brujas y los magos.

En el Libro de Enoc se dice que el líder de los ángeles caídos se llamaba Azazel, y a menudo se le identifica con Lucifer (el Portador de la Luz) o Lumiel (“la luz de Dios”). Enseñó a los hombres a forjar espadas y a fabricar escudos y corazas (armaduras). Azazel también les enseñó la metalurgia y cómo extraer de la tierra y utilizar diferentes metales.

Azazel. Cortesía: Wiki Fandom

A las mujeres les enseñó el arte de hacer brazaletes, adornos, anillos y collares con metales y piedras preciosas. También les enseñó a “embellecer sus párpados” con kohl y el uso de trucos cosméticos para atraer y seducir al género opuesto. De estas prácticas Enoc dice que hubo mucha “impiedad” y que los hombres y las mujeres fornicaron, se extraviaron y se corrompieron en sus caminos.

Esta fue la base para que la Iglesia primitiva condenara a los ángeles caídos por enseñar a las mujeres a hacer collares con piezas de oro y brazaletes para sus brazos. San Pablo dijo que las mujeres debían cubrirse la cabeza en la sinagoga (Corintios: 11:5-6). Esto se debe a que se supone que los ángeles caídos se sienten atraídos por las mujeres humanas con pelo largo y suelto. La costumbre de que las mujeres se cubran el pelo en las iglesias todavía se encuentra en el catolicismo romano y también en las costumbres del Islam.

El ángel caído Shemyaza, otra forma de Azazel, se dice que Enoch enseñó a los humanos el uso de los cortes de raíz y el arte mágico del encantamiento; el ángel caído Armaros enseñó la resolución (destierro) de los encantamientos; Baraqijal enseñó astrología; Kokabiel, el conocimiento de las constelaciones (astronomía); Chazaqiel, el conocimiento de las nubes y el cielo (conocimientos meteorológicos y adivinación); Shamsiel, los signos del sol (los misterios solares); Sariel los cursos de la luna (los ciclos lunares utilizados en la horticultura y la agricultura y los misterios lunares esotéricos); Penemuel instruía a los humanos en el arte de la escritura y la lectura; y Kashdejan enseñaba el diagnóstico y la curación de las enfermedades y la ciencia de la medicina.

Es obvio, a partir de estas descripciones de las habilidades de enseñanza de los Vigilantes, que ellos eran ejemplares culturales y los portadores de la civilización a la raza humana primitiva. Por lo tanto, es extraño que en los textos religiosos judeocristianos ortodoxos se les represente erróneamente como malvados corruptores de la humanidad.

En la antigua tradición angélica se puede encontrar una idea de la exaltación original y de la verdadera naturaleza de los “hijos de Dios” y de los “ángeles del Señor”. Por ejemplo, Kokabiel es descrito como “un gran príncipe angélico que gobierna las estrellas”. En los Oráculos Sibilinos, Araqiel es uno de los ángeles caídos que guía las almas de los muertos al juicio en el inframundo.

Shamsiel, posiblemente un dios solar babilónico en su origen, era llamado “el príncipe del Paraíso” porque era uno de los ángeles guardianes que vigilaban las puertas del Edén. En esta función llevó a Moisés a ver el jardín celestial y también vigiló los tesoros del rey David y de su hijo Salomón el Sabio.

Esta referencia puede ser a los tesoros espirituales más que al oro y las joyas físicas. En el Zohar judío se le nombra como el principal ayudante de campo del poderoso arcángel Uriel y llevaba su estandarte en la batalla.

Sariel era un ángel asociado a la fertilidad de la tierra y al equinoccio de primavera (hemisferio norte) en marzo. Gobernaba el signo zodiacal marcial de Aries, el Carnero, y se le invocaba para protegerse del poder maléfico del Mal de Ojo.

Azazel – Lucifer – Lumiel

Azazel, el líder de los Vigilantes, como ya se ha mencionado, se identificaba con Lucifer o Lumiel. En el Corán se dice que Lucifer-Lumiel (Iblis) se rebeló contra Alá porque se le dijo que se inclinara y adorara al “hombre de la tierra” nacido de la arcilla, Adán, y se negó. Se vio obligado a librar una batalla en el Cielo con el Arcángel Mikael o Miguel y su Ejército del Señor.

Lumiel. Cortesía: Wiki Fandom

Como resultado, Lumiel y sus ángeles rebeldes fueron expulsados del Cielo y cayeron a la Tierra. Aquí Lumiel se convirtió en el “Señor del Mundo” y en la mitología cristiana fue falsamente identificado con el hombre del saco, Satanás. Sin embargo, esotéricamente en la tradición luciferina, Lumiel o Lumial no es una figura satánica maligna que atrae a la humanidad a la tentación y a los actos de maldad como lo representa la Iglesia. Es “el ángel de Dios [que] se rebeló contra el orden cósmico estático y establecido y puso en marcha las fuerzas del cambio y la evolución…”.

Es posible que Lumiel se haya originado en Canaán como Shahar, el dios de la estrella de la mañana (Venus). Tenía un gemelo llamado Shalem, que también estaba simbolizado por el planeta Venus, pero como la estrella de la tarde. Estos gemelos divinos brillantes y oscuros representaban la luz solar que emerge de la oscuridad de la noche al amanecer y desciende a ella al anochecer.

Eran hijos de la diosa Asherah, y hay pruebas arqueológicas de Oriente Medio de que los hebreos adoptaron su culto cuando se asentaron en Canaán y lo practicaron junto con la reverencia al dios tribal de la tormenta Yahvé. El Antiguo Testamento contiene varias referencias a la adoración continuada de Asera como “Reina del Cielo” por parte de los hebreos supuestamente monoteístas.

Esto tenía lugar en santuarios en arboledas sagradas en las colinas donde hacían ofrendas de pasteles e incienso a la diosa. En la mitología cananea, Shahar, como Señor de la Estrella de la Mañana, fue arrojado del cielo por desafiar al dios supremo El en forma de rayo. En esa forma fecundó a la Madre Tierra con su fuerza fálica divina.

Azazel es representado como un herrero y un hechicero o mago de fuego. También se le ha comparado con el primer herrero bíblico Tubal-Caín, descendiente del “primer asesino” medio humano y medio angélico Caín. El nombre real de Azazel se ha traducido en varias ocasiones como “dios de la victoria”, “la fuerza de Dios”, “el dios fuerte” e incluso “el dios cabra”. En el Apocalipsis apócrifo de Abraham, se le llama “el señor de los paganos”, lo que sugiere que originalmente era un dios pagano.

También se le ha identificado con la serpiente del mito edénico que sedujo a la primera mujer y “madre de todos los vivientes”, Eva. En un texto persa conocido como Urm al-Khibab o Libro Primordial, que data del siglo VIII de nuestra era, se dice que el ángel Azazil o Azazel se negó a reconocer la superioridad de Adán sobre los ángeles. Como resultado, Alá lo expulsó a él y a sus ángeles rebeldes del reino celestial para que vivieran en la Tierra. En general, en la tradición islámica, Azazel o Azrael es el ángel de la muerte y actúa como guía de las almas de los muertos.

En Levítico 16:8-10 y en los Rollos del Mar Muerto se registra un curioso ritual hebreo en el que Azazel es el nombre del “chivo expiatorio” que asume los pecados comunes de Israel. Dice que el sumo sacerdote Aarón tomaba dos cabras del rebaño y echaba suertes (practicaba la adivinación) para elegir cuál sería el chivo expiatorio y se sacrificaría como “ofrenda por el pecado”.

Los Rollos dicen que el sumo sacerdote confesó todas las “impurezas de los hijos de Israel” sobre la cabeza del macho cabrío de Azazel. Mediante este acto ritualmente simbólico transfería al desafortunado animal todas sus culpas y pecados para que pudieran ser absueltos de ellos. El macho cabrío era entonces arrojado al desierto para que muriera o se lanzara por un acantilado para que se hiciera pedazos en las rocas.

Este concepto antiguo y arquetípico del chivo expiatorio sacrificado por los pecados de la raza humana y abandonado en el desierto es un motivo poderoso y potente que aparece varias veces en los mitos bíblicos. Puede verse en la historia de Caín, que se convierte en un vagabundo exiliado en la Tierra tras ser marcado por Dios y desterrado “al este del Edén” después de matar a su hermano Abel. En una leyenda judía, el sabio rey Salomón, un poderoso mago que podía invocar y controlar a los demonios, cayó en desgracia porque “se prostituyó tras dioses extranjeros”. Fue obligado por Dios a abandonar Jerusalén y vagar por el desierto disfrazado de mendigo.

También después de su éxodo de la esclavitud en Egipto, Moisés y los israelitas se vieron obligados a pasar cuarenta años vagando por el desierto antes de que se les permitiera entrar en la Tierra Prometida (Canaán). En la mitología del antiguo Egipto, el dios oscuro Set es representado como un paria divino que habita en el desierto y, tras abandonar a Adán, su primera esposa Lilith o Liliya huyó al desierto lejos de la habitación humana.

En el Nuevo Testamento, Jesús vagó por el desierto durante cuarenta días y noches. No fue aceptado como maestro en su propia ciudad de Nazaret y fue rechazado como el mesías prometido por su pueblo. Cuando Jesús fue crucificado, asumió simbólicamente el papel de chivo expiatorio que muere para limpiar los pecados de la raza humana.

Es posible que el relato del ritual del dios-cabra Azazel haya sido un rito de equinoccio de otoño o de cosecha de origen sirio, hitita o cananeo adoptado por los hebreos. En un principio, se seleccionaba una cabra mediante un ritual de adivinación y luego se ofrecía a un dios o demonio del desierto que debía ser aplacado mediante el derramamiento de sangre. Con el tiempo, el sacrificio se hacía a Yahvé como petición para que perdonara los pecados de sus seguidores. Popularmente se creía que Azazel tenía un séquito de demonios cabríos peludos conocidos como los se’irim que, al igual que los Vigilantes, deseaban a las mujeres humanas. No puede ser una total coincidencia que la Iglesia imaginara al Diablo o a Satanás en forma de una cabra peluda medio humana con un enorme falo erecto que mantenía relaciones íntimas con sus adoradoras en el Sabbat de las Brujas.

Yahvé. Cortesía: monografias.com

Shemyaza es visto por algunos luciferinos modernos como el emisario de Lumiel o uno de sus avatares (un ser divino encarnado en forma humana). No sólo se enamoró de las mujeres humanas, sino también de la deidad babilónica Ishtar, la diosa del amor y la guerra. Ella le prometió tener relaciones íntimas con él si a cambio le revelaba el nombre secreto de Dios.

Cuando Shemyaza se lo dijo, Ishtar utilizó este conocimiento prohibido para ascender a las estrellas y reinó sobre la constelación de las Pléyades o de las Siete Hermanas. Mientras que los otros Vigilantes fueron acorralados por los arcángeles y castigados por Dios, Shemyaza se arrepintió voluntariamente de su error y se condenó a sí mismo a colgar cabeza abajo en la constelación de Orión el Cazador, con la que a veces se le identifica en la tradición luciferina. En la tradición cabalística, Naamah, la hermana del primer herrero bíblico Tubal-Cain, sedujo a Azazel y se la ha asociado con Ishtar.

“Una carrera entre dioses y hombres”

Como hemos visto, el resultado final de las relaciones ilícitas entre los Vigilantes y “las hijas de los hombres” fue, según la propaganda judeocristiana, el engendramiento de una raza monstruosa de gigantes caníbales belicosos y bebedores de sangre llamados los Nefilim. Génesis 6:4 los describe de forma menos dramática como “los poderosos de la antigüedad, hombres de renombre”. Al principio fueron alimentados con maná (¿ambrosía o el alimento de los dioses?) por Yahvé para evitar que consumieran carne humana, pero lo rechazaron. En su lugar, sacrificaron animales para alimentarse y luego comenzaron a cazar y comer presas humanas.

Nefilim. (Wikimedia Commons)

Se ha especulado que esta leyenda se basa en los hábitos culinarios de los pastores nómadas del desierto en Oriente Medio, que eran voraces consumidores de carne. En el mito bíblico de Caín y Abel, la disputa entre los dos hermanos que condujo al primer asesinato es sobre la naturaleza de las ofrendas hechas a Yahvé. Abel, “cuidador de ovejas” o pastor nómada, ofrecía los “primogénitos del rebaño…” y Caín, que era “labrador de la tierra” o agricultor-jardinero, ofrecía “el fruto de la tierra” (Génesis 4:2-4).

Los holocaustos de Abel, de carne y sangre de animales, fueron del agrado de Yahvé, pero rechazó las verduras, los cereales y los frutos ofrecidos por su hermano. En un nivel puramente material, en contraposición a una metáfora mítica y espiritual, esta historia puede reflejar la lucha por el dominio entre los pastores nómadas y los primeros agricultores del Neolítico en Oriente Medio.

La idea de los héroes semidivinos nació de los antiguos mitos de las uniones entre los dioses y los mortales. El poeta y escritor Píndor (518-438 a.C.) describió a los héroes del pasado como “una carrera entre dioses y hombres“. En los Rollos del Mar Muerto, los terribles Nefilim devoradores de humanos se describen, de hecho, como los guardianes del conocimiento arcano que “conocían todos los misterios de la naturaleza y la ciencia”. También hay referencias oblicuas a las técnicas de cría que enseñaron, que sugieren que instruyeron a los primeros humanos en la domesticación y cría de animales.

Otras referencias también aluden a experimentos que llevaron a la creación de “monstruos” mediante el mestizaje de animales con especies diferentes y no relacionadas. En el ocultismo teosófico moderno hay leyendas sobre el continente perdido de la Atlántida que afirman que sus científicos criaron híbridos mitad humanos y mitad animales como raza esclava.

En nuestra propia época los científicos están experimentando con la investigación genética y los experimentos de clonación de animales. Se rumorea que en China ha habido recientemente intentos fallidos de crear una nueva especie híbrida mitad humana y mitad animal. Estos experimentos antinaturales condujeron al cataclismo que destruyó la Atlántida.

Esto también se relaciona con la destrucción de los Nephilim y la raza humana primitiva en el Diluvio bíblico. Los registros de tal evento también se pueden encontrar en la mitología de los pueblos antiguos de todo el mundo y especialmente entre los babilonios en el Medio Oriente. De hecho, se afirma que la historia de Noé y el Diluvio en el Antiguo Testamento se originó en los mitos babilónicos y sumerios.

10.000 a. C. y el fin de la Edad de Hielo

Se sabe que alrededor del 10.000 a. C. parece haberse producido una explosión cultural que transformó a la humanidad primitiva. Al final de la última Edad de Hielo aparecieron los primeros indicios de agricultura en Oriente Medio, con el paso de un estilo de vida nómada de cazadores-recolectores a otro de agricultura asentada.

Esto marcó el inicio de la civilización en esta zona. Ya en el año 9500 a. C., nuestros antepasados neolíticos cultivaban cebada, trigo y centeno, así como avena, guisantes y lentejas, en el actual Kurdistán, entre Turquía e Irak.

Al mismo tiempo, también se domesticaron perros, cabras y ovejas. En mil años se practicaba la fundición de cobre y plomo en Anatolia (la actual Turquía) y los arqueólogos creen que este proceso se descubrió por primera vez en el Kurdistán, junto con el tejido y la alfarería. La antigua cultura kurda fue también la primera en desarrollar una escritura y fue una de las primeras sociedades alfabetizadas de Oriente Próximo.

Los kurdos afirman ser descendientes de los “Hijos de los Djinn” (espíritus), hijos de un apareamiento entre los djinns y las mujeres mortales. En algunas partes del Kurdistán, especialmente entre la secta de los Yezedis, que adoran al Ángel del Pavo Real (Azazel, el líder de los ángeles caídos), pueden encontrarse personas altas, de pelo claro y ojos azules.

Aunque los antropólogos creen que pueden ser de antigua ascendencia europea, la creencia popular entre los kurdos dice que son descendientes de los “Hijos de los Djinn”, que en la antigüedad trajeron la civilización a la humanidad primitiva.

En general, el antiguo Oriente Medio era conocido como “la cuna de la civilización”, y las primeras ciudades-estado se fundaron en la zona de Mesopotamia (los actuales Irak e Irán). Los primeros pueblos indígenas de la región, los sumerios y los acadios, desarrollaron la primera lengua escrita, estudiaron la astronomía y crearon bibliotecas. Los babilonios y los asirios les siguieron y en la mitología de todas estas razas hay historias de cómo los dioses descendieron a la Tierra y les enseñaron las artes de la civilización.

Mesopotamia. Cortesía: caracteristicas.co

En el Libro de Enoc se dice que cuando Yahvé vio la anarquía, el caos, la corrupción y la inmoralidad que había sido causada por la interacción de los Vigilantes y los humanos, decidió intervenir a través de los arcángeles Miguel, Rafael, Gabriel y Uriel.

Ordenó a Rafael que atara a Azazel de pies y manos como un chivo expiatorio y lo arrojara a un profundo barranco en el desierto. Gabriel fue enviado en una misión divina para destruir a “los bastardos y réprobos” y a “los hijos de los Vigilantes entre los hombres”.

El Arcángel Miguel, el comandante del Ejército de Dios, fue enviado para arrestar a Shemyaza y atarlo “bajo la tierra” hasta el Día del Juicio Final. Como hemos visto, el ángel caído se arrepintió de sus pecados y se condenó al exilio cósmico entre las estrellas.

El Libro del Jubileo dice que los arcángeles ataron a los Vigilantes “en las profundidades de la tierra” y en la tradición judaica están encarcelados en un misterioso “segundo Cielo”. Sin embargo, también se dice que algunos de estos “poderosos guerreros” tienen un lugar especial reservado para ellos en el Seol, el inframundo judío. Allí se dice que yacen en estado “con el escudo y la lanza intactos”.

Christian O’Brien ha sugerido6 que existe una conexión entre los Vigilantes bíblicos y los semidivinos y semimíticos Tuatha De Danann (hijos de la diosa Dana). Esta raza de antiguos magos descendió a la Tierra en la colina sagrada de Tara, en la Irlanda prehistórica.

Con la llegada del cristianismo, los Tuatha De Danann fueron desterrados a las “colinas huecas” y se convirtieron en los Sidhe (Shee) o “Luminosos”, los elfos y hadas del folclore irlandés. Siempre ha habido una fuerte creencia entre el campesinado de Irlanda de que la Buena Gente o los hados eran originalmente los ángeles caídos que se pusieron del lado de Lucifer en la Batalla del Cielo.

En este artículo nos hemos referido constantemente a los Vigilantes como seres angélicos con una forma espiritual que encarnaban en cuerpos físicos para tener relaciones íntimas con mujeres mortales. En los últimos años se ha publicado una cantidad considerable de literatura especulativa que sugiere que, en cambio, eran de origen terrenal. Autores populares como Andrew Collins, Graham Hancock e Ian Lawson han afirmado que el mito bíblico de los Vigilantes representa los recuerdos de una “raza mayor” primitiva de superhumanos pertenecientes a una civilización perdida que enseñaron su tecnología a personas más primitivas.

Lawson ha afirmado que esta antigua raza (desconocida) puede haber sido almas espiritualmente avanzadas que se encarnaron para ayudar a la humanidad primitiva y fueron corrompidas por ella en el proceso. Collins también ha lanzado recientemente un nuevo proyecto para investigar los aspectos mágicos de la leyenda.

Simbolismo del Mito de los Ángeles Caídos

¿Cuál es el significado esotérico del mito de los ángeles caídos, la expulsión de Lucifer del Cielo y la Caída del Hombre representada por la saga del Jardín del Edén? En la Biblia, Lucifer es representado a menudo con la forma reptiliana de un dragón o serpiente y en Occidente esta criatura es símbolo del mal y de los poderes del caos.

Ángeles caídos. (Pinterest)

Los mitos babilónicos, hititas, cananeos, iraníes, egipcios, griegos y nórdicos describen de diversas formas una lucha entre un dios-padre supremo, que representa el orden y la armonía cósmica, y un dios rebelde más joven que desafía e intenta derrocar la autoridad divina. Aunque estos conflictos suelen tener lugar en una época prehumana, a veces también se representan en la historia del mundo y suelen estar relacionados con la creación y el desarrollo temprano de la especie humana y el surgimiento de las civilizaciones antiguas.

Simbólicamente, Lucifer o Lumiel es conocido como el Señor de la Luz, ya que es el primogénito de la creación. Representa la energía cósmica activa del universo y se ha identificado con el fuego, la luz, el poder fálico, el pensamiento independiente, la conciencia, el progreso, la libertad y la independencia.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

La fundadora de la moderna Sociedad Teosófica, Madame Helena Blavatsky, describió al Portador de Luz como “el espíritu de la iluminación intelectual y la libertad de pensamiento”, sin cuya influencia la humanidad no sería “mejor que los animales”.

En la Biblia, Lucifer (o Satanás, como se le llama erróneamente) se representa a menudo en forma de reptil, como un dragón o una serpiente. En las mitologías occidentales, esta criatura se suele representar erróneamente como un símbolo de los poderes de la oscuridad, el caos y el mal. En cambio, en la mitología oriental el dragón es un buen augurio que representa la fertilidad y la buena fortuna. Lumiel-Lucifer se identifica a menudo con la serpiente del mito edénico descrito en el Génesis.

En la tradición luciferina, la serpiente bíblica se considera la personificación del conocimiento, la sabiduría y la iluminación que liberó a los primeros humanos de la ignorancia espiritual que les impuso Yahvé. La serpiente es vista como el símbolo de una fuerza exterior liberadora que literalmente abrió los ojos de Adán y Eva a la realidad del universo creado y a las maravillas del mundo material.

La serpiente, la serpiente o el dragón es una antigua imagen mítica y arquetípica del poder fálico solar o de la fuerza vital que se asocia a Lucifer y a la explosión de luz que siguió al acontecimiento celestial divino que creó el universo (conocido por los científicos modernos como el Big Bang).

Cuando el primer hombre y la primera mujer comieron el fruto prohibido del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal en el jardín astral o celestial, tomaron conciencia. La primera vez que se dieron cuenta fue que sus “mantos de carne” físicos estaban desnudos. Se apresuraron a cubrir sus genitales, ya que habían tomado conciencia del llamado “poder de la serpiente” o kundalini, que puede elevarse mediante las relaciones íntimas y los actos no reproductivos. También comían del Árbol de la Vida que iniciaba el ciclo de nacimiento, vida, muerte y renacimiento y de las almas humanas que se encarnan en forma física.

Curiosamente, el antropólogo y maestro chamán Dr. Michael Harner ha descrito una experiencia que tuvo en la selva del Amazonas peruano después de participar en un ritual en el que tomó Ayahuasca. Tuvo una visión de un barco con forma de dragón con una tripulación de humanos con cabeza de pájaro.

Entonces se encontró con una antigua raza de entidades reptilianas que, según él, existen dentro de cada ser humano en el tronco cerebral, en la base del cráneo y en la parte superior de la columna vertebral. Estas formas de vida reptilianas le dijeron al Dr. Harner que habían llegado a la Tierra hace eones desde las estrellas. Supuestamente, crearon la vida aquí para tener un lugar donde esconderse y ser los verdaderos amos del planeta. El antropólogo mencionó esto a un viejo chamán indio y éste dijo que conocía a estas entidades y las llamaba los “Maestros de la oscuridad exterior”.

El mito de los Vigilantes, la Caída de Lucifer y la Caída del Hombre representan el Tiempo del Sueño primigenio o “Edad de Oro” de armonía cósmica y terrestre y de inocencia primigenia que puede haber existido en el plano material o en algún tipo de plano astral o prematerial.

Es la destrucción física, simbólica o real, de este paraíso celestial o terrenal, en el que humanos y animales convivían y se comunicaban mediante un lenguaje universal, lo que se refleja en dichos mitos y leyendas. En términos chamánicos se conoce como la Gran Separación, cuando los humanos dejaron de conocer o entender el lenguaje de los animales. También fue una época en la que los humanos empezaron a comunicarse entre sí en diferentes idiomas y esto está representado por la historia bíblica de la Torre de Babel.

Torre de Babel. (Wikimedia Commons)

El mito de la Edad de Oro o el Paraíso en la Tierra está estrechamente relacionado con la caída de Lucifer del Cielo y la disminución de su antiguo estatus de primogénito de la creación para convertirse en el Señor del Mundo. En un nivel simbólico y metafórico, además de físico, también está relacionado con la separación de los seres humanos de la naturaleza y su entorno natural que se manifiesta en nuestros tiempos modernos.

Fue la intervención deliberada de Lucifer y los ángeles caídos en la evolución humana, más que cualquier desafío a la autoridad cósmica, lo que finalmente condujo a su caída de la gracia celestial. El único “crimen” de los Vigilantes fue que querían ayudar al progreso de su rebaño humano. Sin embargo, la negativa de Lucifer-Iblis a reconocer la creación de los seres humanos significa que la caída de la gracia celestial era inevitable.

En la tradición luciferina se promete a Lumiel la redención y la restauración de su antiguo estatus en el plan cósmico. Esto sólo podrá ocurrir cuando la raza humana evolucione espiritualmente. Por lo tanto, a Lumiel y a sus ángeles educadores les conviene ayudarnos a alcanzar ese fin. La relación entre la humanidad y el líder de los Caídos es por tanto muy simbiótica, ya que se necesitan mutuamente.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS