Analizan 12 fragmentos ovni y ¡no son de la Tierra!

Analizan 12 fragmentos ovni y ¡no son de la Tierra!

“La nueva mentira de Coca-Cola”: acusan a la empresa de hipocresía por nueva campaña
Desmontando la historia T4: En busca de los secretos hundidos de Egipto
La Construcción y el Código Fuente del Holograma.

<div id="article_title_div"

El científico de la Universidad de Stanford, Garry Nolan, ha analizado una docena de muestras de supuestos accidentes de ovnis en nombre del gobierno de los Estados Unidos. El reputado inmunólogo e inventor ha llegado a la conclusión de que algunas de estas muestras carecen de las propiedades de los materiales creados por los humanos

Uno de las muestras analizadas fue recogida de un charco de metal fundido que dejó al descubierto un ovni que había estado posado allí. Sucedió en la noche del 17 de diciembre de 1977 en Council Bluffs, Iowa. A las 19:45 horas de ese sábado, tres jóvenes divisaron un objeto rojizo en el aire a unos doscientos metros de altura que descendía rápidamente hasta desaparecer detrás de los árboles del Big Lake Park.

Tres jóvenes hallaron en Iowa un charco de metal fundido tras el descenso de un ovni

Los tres condujeron hasta el parque para curiosear y descubrieron una mancha naranja brillante, que contenía una sustancia cristalina azulada. El material, parecido a la lava iba ralentizándose a medida que se enfriaba, aunque llegó a encender un pequeño fuego en la hierba que los bomberos extinguieron posteriormente.   

¿Qué fue lo que se derritió en Big Lake Park? ¿Pudo ser un meteoro? No había escombros, ni rocas, ni cráter, nada. ¿Tal vez la pieza de un avión o un satélite? También se descartó. ¿Un engaño? ¿Vertieron los chicos el metal fundido y dispararon algún tipo de bengala para crear la ilusión de que algo cae a la tierra? 

En ese momento existían dos fundiciones en Council Bluffs que podían producir metal fundido, pero, ¿cómo transportarlo a 2500 grados en el interior de un coche?

El doctor Jacques Vallée y Garry Nolan analizaron los materiales recuperados en Council Bluffs

Por todas estas incógnitas el doctor Jacques Vallée investigó el caso desde la óptica ufológica y analizó el material. El metal consistía principalmente en hierro, con trazas de carbono, titanio y otros metales. Debido a la naturaleza de su aterrizaje y su estado, Vallée descartó rápidamente la mezcla de lo que parecía ser una aleación de acero y hierro fundido como desechos espaciales u objetos que caían de un avión.

Ahora, un nuevo dispositivo del doctor Garry Nollan, ha permitido científicos analizar el material a nivel atómico, lo que facilita determinar la autenticidad de dichos objetos. Se trata del el Multi-Parameter Ion Beam Imager, que permite la creación de imágenes revolucionarias en 3D.

Este sistema era utilizado por Nollan para obtener imágenes de anticuerpos etiquetados con indicadores de metales monoisotópicos en las células o el flujo sanguíneo, aunque la espectrometría de masas de iones secundarios (SIMS) ya se aplicaba tradicionalmente en la industria de los semiconductores.

Aplicado a los elementos recuperados, ha proporcionado un contorno de la muestra a nivel nuclear. Los resultados autentican que las partículas utilizadas en el material encontrado en Iowa no se podían encontrar en la Tierra. Sin embargo, precisó que la prueba no certifica si la tecnología sea extraterrestre, sino que el proceso de fabricación de los metales encontrados es incomprensible para la mayoría de los científicos.  

El proceso de fabricación de los metales encontrados es incomprensible para la mayoría de los científicos

Otro de los elementos analizados por Nollan mediante espectrometría de masas es un fragmento recuperado de un «disco volador» que explotó sobre la playa de Ubatuba, en la provincia de Sao Paulo, en Brasil, en 1957.

En esta ocasión se recuperaron tres piezas pequeñas el metal, que habían «llovido» del platillo. Cuando Nollan analizó dos muestras separadas del mismo evento, se dio cuenta que eran muy diferentes entre sí.

«Algunos de los objetos [analizados] son anodinos, y solo trozos de metal. En su mayoría, no hay nada inusual en ellos, excepto que dondequiera que mires en el metal, la composición es diferente, lo cual es extraño», declaró el científico en una entrevista.

«Lo que tienen en común todos los materiales que he mirado hasta ahora, y hay alrededor de una docena, es que casi ninguno de ellos es uniforme. Son todas estas mezclas o aleaciones. Cada caso individual estará compuesto por un conjunto similar. de elementos, pero son siempre heterogéneos» -concluye.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS