Antártida en el mito, la fantasía y la realidad: realmente está pasando algo

Antártida en el mito, la fantasía y la realidad: realmente está pasando algo

Criogenización: ¿Será posible una Futura Resurrección Humana?
Rapto – Real o Mito
El ingeniero argentino que inventó una máquina para provocar la lluvia

Athanasius Kircher (1602-1680), en su libro sobre el mundo subterráneo, compara la tierra con un cuerpo humano. Bebe los océanos en el Polo Norte, los digiere en su interior, extrae los minerales y expulsa los restos en el Polo Sur.

Esta imagen indigna de la Antártida no es simplemente chovinismo norteño, ya que la tierra misma presenta un marcado contraste entre sus dos regiones polares. En el norte, ciudades como Oslo, Helsinki, Tallin y Leningrado se agrupan alrededor del paralelo sesenta, por no hablar de Reykjavik en 64ºN. Hacia el norte se extienden vastas extensiones de tierra útil, sustentando la agricultura y la abundante vida forestal.

El carbón y otros minerales se extraen en las Islas Svalbard de Noruega (Spitsbergen), que se extienden más allá del paralelo 80. En los días optimistas antes de que los nazis cooptaran el mito de Thule, el explorador canadiense Vilhjalmur Stefansson (1879-1962) afirmó que “no existe un límite norte más allá del cual la empresa productiva no pueda ir hasta que el Norte se encuentre con el Norte en la orilla opuesta del Océano Ártico como Oriente se ha encontrado con Occidente en el Pacífico”, y debería saberlo, ya que pasó cinco meses abandonado en un témpano de hielo.

Hoy en día, los rompehielos abren el Paso del Noroeste cada primavera para un intenso tráfico marítimo; los aviones cruzan el Polo y los submarinos nucleares pasan por debajo del delgado hielo del Océano Ártico, incluso abriéndose paso en el mismo Polo Norte, como lo hizo el USS Skate en marzo de 1959.

En el sur, las cosas son bastante diferentes. Como lo expresó Charles Fort (1874-1932): “La historia, como América del Sur y África, se estrecha hacia el sur. […] Preponderantemente, las penínsulas son caídas hacia el sur”. El Cabo de Hornos, la última recalada de Chile, se ha hundido hacia los 56ºS, y en el paralelo 60 se acerca a las deshabitadas Islas Orcadas del Sur, los primeros precursores rezagados de la Península Antártica.

Hay cosas hermosas en la Antártida, todavía milagrosamente libre de reclamos territoriales y mineros; uno puede disfrutar de imágenes reales e imaginarias de su paisaje virgen y su vida silvestre en gran parte tranquila. Pero las cosas poco atractivas de este continente, tan grande como Estados Unidos y Europa juntos, son tales que solo los científicos quieren vivir allí.

Es de difícil acceso, estando rodeada por todos lados por mares de notoria rugosidad. Es mucho más frío que el Ártico, gracias a la ausencia de corrientes cálidas como la Corriente del Golfo; la excentricidad de la órbita terrestre, que hace que el verano antártico sea una semana más corto que el del norte; y el descenso perpetuo del aire helado desde la capa de hielo que cubre el continente hasta una profundidad de hasta cinco kilómetros. Finalmente, aparte de las criaturas en sus márgenes sustentadas por el krill (ballenas, focas, pingüinos, gaviotas, ácaros, etc.), prácticamente la única vida de su interior es la alienígena de las nubes y el agua congelada.

Al menos, esa es la opinión en los círculos educados y científicos. Pero el tipo de personas que escriben sobre el vuelo del comandante Richard E. Byrd (1888-1957) más allá del polo hacia la tierra hueca también se apresuran a atribuirle el avistamiento de tierras con vegetación exuberante, preferiblemente con un mamut tropezando entre la maleza.

La expedición antártica alemana a la Tierra de la Reina Maud en 1938-39 hizo algunos descubrimientos sorprendentes, incluido «un grupo de colinas bajas salpicadas de muchos lagos y completamente libres de hielo y nieve», que se asemejan a la árida región de aguas termales de Islandia. Reclamando este sector noruego con banderas de esvásticas, los alemanes lo rebautizaron como Neuschwabenland (Nueva Suabia).

Según el diplomático chileno Miguel Serrano (1917-2009), los alemanes también encontraron allí una vía de comunicación con la Tierra Hueca y sus ciudades secretas, donde los Primeros Hiperbóreos se habían refugiado del desastre que invirtió a los Polos.

Allí se preparó una base secreta durante los años de la guerra, y allí escapó Adolf Hitler en una vimana (avión platillo volador) para dirigir la “guerra esotérica” hasta el día de hoy. Serrano afirma esto como un hecho en su testamento filosófico y proporciona un diagrama que combina lo físico con lo mitológico: en parte un diagrama recortado del interior de la tierra, también es una explicación de las corrientes sutiles en los dos polos y su complementariedad (ver imagen A la izquierda).

Antártida

Pero Serrano solo estaba repitiendo un tema favorito de la literatura neonazi y sensacionalista. En su bien documentado estudio The Hitler Survival Myth (1981), Donald McKale identifica la fuente más antigua del mito de la huida de Hitler al hemisferio sur como la inesperada rendición de un submarino alemán a principios de julio de 1945 en Mar del Plata, Argentina. Varios periódicos de Buenos Aires, desafiando las declaraciones de la Armada Argentina, dijeron que se habían visto botes de goma aterrizando en él y otros submarinos en la zona.

Un periódico, Critica, publicó el 17 de julio de 1945 el informe de que Adolf Hitler y Eva Braun habían aterrizado desde un U-530 en la Antártida, y mencionó la expedición de 1938-39, como resultado de la cual era probable que un «nuevo Berchtesgaden» han sido construidos.» Este informe recibió una amplia distribución a través de una cita en Le Monde y el New York Times el 18 de julio; el 16, el Chicago Times había publicado un artículo sensacional sobre la fuga de los Hitler a la Argentina.

El mito de un refugio antártico armado con platillos voladores alcanzó su apoteosis en el thriller Génesis (1980) de WA Harbinson. Esto desarrolla el tema de Jules-Vernian de un «Señor del Mundo» que, gracias al régimen nazi, se ha convertido en un poder tecnocrático ante el cual incluso Washington y Moscú deben acobardarse. Harbinson complementa su ficción con una excelente lista de fuentes fácticas sobre los platillos voladores nazis y las exploraciones antárticas.

Otra versión del mito aparece en Opération Orth (1989), una extraña y seguramente irónica obra de Jean Robin, una de las máximas autoridades sobre el tradicionalista René Guénon y nada amante de la “Contrainiciación” que sostiene que Hitler tuvo. sido un agente primario, aunque inconsciente.

Jean Robin escribe, supuestamente sobre la base del testimonio de un amigo que había estado allí, sobre un complejo subterráneo de alta tecnología al que entró cerca de Valparaíso una vímana que podía atravesar roca sólida. Allí se encontró el nuevo Asgard o Agartha, el cuartel general de la Orden Negra, donde 350.000 iniciados esperan “Aquel que vendrá”10. Una misteriosa llama verde suspendida en un nicho de piedra y llamada Cheskin sirve para recargar sus energías y enfocar sus culto.

¿Es Adolf Hitler “El que vendrá”, como creía Miguel Serrano? No: en el libro de Robin, Hitler murió en este retiro subterráneo en 1953, y su cuerpo está consagrado y visible en un ataúd hexagonal, al lado del de Raoul Wallenberg, el diplomático sueco que salvó a miles de judíos húngaros durante la guerra y fue “secuestrado” por los soviéticos en Budapest. Esta presencia dual, se le dio a entender al amigo de Robin, no representa ningún problema para los muchos judíos que pertenecen a la Orden Negra: culpan a sus compañeros por su “negativa a colaborar” con el proceso evolutivo.

Sin embargo, la Operación Orth plantea todo tipo de problemas al lector, que solo puede preguntarse qué llevó a Jean Robin a presentar las imágenes de Hitler y Wallenberg reconciliados, y el rechazo casual del Holocausto por parte de los judíos de su Orden Negra. En el contexto de las actitudes de Guénonian, que no son más que respetuosas con el pueblo judío y su tradición, no hay nada que decir, a menos que Robin realmente acepte el relato de su amigo y nos advierta de la última obscenidad de la Contrainiciación. .

Aquellos que creen en las bases antárticas nazis, con o sin Hitler vivo o muerto, encontrarán significativo que Richard Byrd fue allí en 1946-47, y nuevamente en 1956, en expediciones apoyadas masivamente por la Armada de los Estados Unidos.

Pero aquí está lo más extraordinario: según los mapas oficiales de sus muchos vuelos, que se muestran aquí,14 las expediciones de Byrd dejaron la Tierra de la Reina Maud absolutamente sin visitar. La literatura conspirativa no tiene dificultad en explicar esto: Byrd se asustó por el poder protector demostrado por el centro secreto, y después de perder cuatro aviones, mantuvo su distancia.

Poe, Verne, Lovecraft

Los escritores de ficciones sobre la Antártida parecen ansiosos de que su trabajo se confunda con la realidad. Esta era una afectación común en la ficción del siglo XIX, ya menudo utilizada por el primer gran escritor imaginativo sobre la Antártida, Edgar Allen Poe (1809-1849). El Polo Sur aparece en el cuento MS.

Encontrado en una botella (1833), que emplea el dispositivo literario común de un barco desviado de su rumbo para descubrir nuevos mundos. El narrador de Poe, por supuesto, lo hace mejor: su propio barco naufraga, lo arrojan sobre el aparejo de un galeón descomunal grotescamente antiguo, tripulado por muertos vivientes, que se dirige directamente al Polo. Garabateando frenéticamente frente a un destino seguro, escribe sobre su descenso a un remolino gigantesco:

¡Oh, horror sobre horror! – el hielo se abre de repente a la derecha, ya la izquierda, y estamos girando vertiginosamente, en inmensos círculos concéntricos, dando vueltas y vueltas a los bordes de un gigantesco anfiteatro, cuya cumbre de paredes se pierde en la oscuridad y la distancia. ¡Pero poco tiempo me quedará para reflexionar sobre mi destino! Los círculos rápidamente se hacen pequeños – estamos sumergiéndonos locamente dentro de las garras del remolino – y en medio de un rugido, bramido y trueno del océano y de la tempestad, el barco se estremece – ¡oh Dios! y – ¡bajando!16

Poe, que trató de ser preciso en sus hechos, más tarde se sintió obligado a agregar una nota al final de este relato, diciendo que fue solo muchos años después que “me familiaricé con los mapas de Mercator, en los que el océano está representado como precipitado, por cuatro bocas, en el (norte) Golfo Polar, para ser absorbido por las entrañas de la tierra; el Polo mismo está representado por una roca negra, que se eleva a una altura prodigiosa.”17 Poe repararía su error en A Descent into the Maelstrom, que está ambientado en el norte. Pero su obra maestra polar, y la obra de ficción más larga que jamás escribió, fue The Narrative of Arthur Gordon Pym (1838).

En el momento de escribir Poe, la Antártida había sido tocada pero aún no “descubierta” en ningún sentido real. El capitán James Cook, en 1775, había informado después de su circunnavegación de la Antártida que “no se encontraba ningún continente en este océano, sino que debía estar tan al sur como para ser totalmente inaccesible debido al hielo”. 18 Exploraciones posteriores de los británicos y Los rusos no fueron concluyentes y se limitaron principalmente a las islas y la península.

En 1825, John R. Reynolds de Ohio inició vigorosas agitaciones a favor de una expedición antártica estadounidense y se dirigió dos veces al Congreso de los Estados Unidos. (Uno nota circunstancialmente que la petición de John Cleves Symmes para explorar el agujero en el Polo Norte se había hecho a la Asamblea General de Ohio, en 1824.) La opinión pública eventualmente acudió en su ayuda, y en 1836 se autorizó una Expedición Exploradora. Después de todo tipo de controversias y demoras, la expedición zarpó en agosto de 1838 al mando de Charles Wilkes. La Narrativa de Poe apareció así en forma de serie a la luz del interés público y el entusiasmo por la Antártida.

La Narrativa de Arthur Gordon Pym es una obra literaria demasiado conocida como para demorarnos mucho. Baste recordar que el narrador descubre, más allá de los témpanos de hielo, una tierra cálida habitada por desagradables salvajes de dientes negros que provocan la muerte de todos menos de él y del mestizo Dirk Peters. Los nativos de esta tierra negra tienen un supersticioso horror a todo lo blanco, lo que les arranca el grito ¡Tekeli-li!

Aunque ahora viven en los refugios más primitivos, Pym descubre un sistema de pasajes subterráneos que parecen haber sido hechos en formas significativas, y también registra lo que puede ser una escritura arcaica de la pared de una de las cámaras. Después de las privaciones habituales y las aventuras espeluznantes, los dos hombres escapan y se adentran en un mar polar en calma que se vuelve cada vez más cálido y de color más blanco, mientras bandadas de gigantescos pájaros blancos pasan por encima gritando ¡Tekeli-li! Por fin se ven conducidos hacia una catarata silenciosa de vapor blanco.

Y ahora nos precipitamos a los brazos de la catarata, donde un abismo se abrió para recibirnos. Pero surgió en nuestro camino una figura humana envuelta, mucho más grande en sus proporciones que cualquier habitante entre los hombres. Y el tono de la piel de la figura era de la blancura perfecta de la nieve.

Así termina la Narrativa; a Postscript se disculpa por la pérdida de los «pocos capítulos restantes» tras la reciente muerte de Pym.

Hay pocas dudas de que la teoría de la tierra hueca de Symmes proporcionó a Poe la base no reconocida de su historia. El agujero antártico tendría que ser mucho más pequeño que el diámetro de 6.000 millas que Symmes le dio: unas 500 millas encajarían en el rumbo de Pym. Pero Poe bien podría estar describiendo la travesía inconsciente de su borde y la entrada a un mundo interior que, como Symmzonia, es completamente blanco.

Una persona que no pudo soportar dejar inconclusa la narración de Pym fue Julio Verne (1828-1905). En su Le Sphinx des Glaces (La esfinge de las regiones heladas, 1897), vuelve a presentar a Dirk Peters en un viaje a la Antártida cuyo objeto secreto es el rescate de Arthur Gordon Pym, no devuelto y muerto como decía el informante de Poe, sino abandonado y abandonado. tal vez todavía vivo en esa misteriosa tierra polar.

La historia de Verne lleva a sus personajes en mar abierto a la misma tierra negra, ahora desprovista de sus habitantes que han perecido en un terremoto. Aún buscando a Pym, avanzan hacia el norte al otro lado del Polo hasta que encuentran la cortina de niebla que se levanta para revelar la Esfinge del título, presumiblemente idéntica a la figura blanca gigante de la conclusión de Poe.

Es una montaña con la forma natural de una esfinge agazapada, pero una montaña magnética, tan poderosa como para succionar cada pieza de hierro de un barco. Allí encuentran el último y trágico lugar de descanso de Pym, atado a la roca por su propio mosquete. Dirk Peters muere con el corazón roto al encontrar así a su “pobre Pym”; los demás simplemente logran despejar la barrera de hielo antes de que el invierno la congele, y así regresan a casa.

En una digresión típicamente didáctica, el narrador de Julio Verne trata de dar cuenta de esta montaña magnética:

Los vientos alisios traen una sucesión constante de nubes o nieblas en las que se almacenan inmensas cantidades de electricidad que no se agotan completamente por las tormentas. Por lo tanto, existe una formidable acumulación de fluido eléctrico en los polos, y fluye hacia la tierra en una corriente permanente. […] bastaría que un bloque de hierro se sometiera a la acción de [estas corrientes] para que se convirtiera en un imán de potencia proporcionada a la intensidad de la corriente, al número de vueltas de la hélice eléctrica, y a la raíz cuadrada del diámetro del bloque de hierro magnetizado.

Las vueltas de la bobina de este electroimán gigante son suministradas, supone, por los devanados de una veta metálica en el suelo, conectada con la base del bloque. Entonces, el vórtice del polo sur en este caso no es acuoso sino eléctrico.

Ahora pasamos al heredero del manto literario de Poe, Howard Phillips Lovecraft (1890-1937). Este escritor de literatura fantástica esbozó en un puñado de relatos todo un complejo mitológico que trata —como debe hacerlo toda mitología completa— de los orígenes del género humano. Después de la muerte de Lovecraft, fue elaborado por otros escritores, especialmente August Derleth, en lo que este último llamó los «Mitos de Chthulhu», después de la monstruosidad desatada sobre el mundo en El llamado de Chthulhu (1926) de Lovecraft.

Hasta ahora esto se parece a la continuación del cuento de Poe de Jules Verne. Pero en el caso de Lovecraft hay más: la mitología que él mismo consideraba nada más que ficción inspirada en sueños fue aceptada como un hecho por los aficionados al Misterio de Shaver, por un lado, y, por el otro, por ciertos practicantes altamente educados de la “Magia” del Camino de la Mano Izquierda, liderada por el prestigioso mago de la Ordo Templi Orientis (OTO), Kenneth Grant.

Uno de los cuentos más largos y, por consentimiento general, mejores de Lovecraft, At the Mountains of Madness (escrito en 1931, publicado en 1936), está ambientado en la Antártida, donde el narrador ha ido en una expedición patrocinada por la ficticia Universidad de Miskatonic. Como señala Peter Cannon,21 Lovecraft había estado fascinado por la Antártida desde su niñez; seguramente se inspiró en la reciente expedición de Richard Byrd, quien en 1929 fue el primero en sobrevolar el Polo Sur; y rinde homenaje explícito en la historia a la Narrativa de Arthur Gordon Pym de Poe.

En las Montañas de la Locura habla del descubrimiento de los Primigenios de cinco alas, con cabeza de estrella y cuerpo de barril,22 que vinieron a la tierra antes de que hubiera vida en ella, y cuando los continentes aún no se habían separado (Lovecraft fue uno de los primeros seguidores de la teoría de Wegener).

Ellos crearon vida en la tierra y construyeron en la “Meseta de Leng” antártica una gigantesca ciudad de obsidiana, que los exploradores descubren en avión. Aterrizando allí a riesgo de sus vidas, el narrador y un acompañante exploran la ciudad y aprenden de elaborados bajorrelieves de la increíble historia de los Antiguos y el planeta que han cuidado; de las otras razas que han evolucionado o llegado de otros lugares, generalmente en detrimento de la civilización utópica de los Antiguos.

Lovecraft evoca simpatía por estos seres primordiales, gentiles científicos e historiadores por naturaleza, y por el patético final de los que los exploradores despertaron de su sueño de una eternidad, solo para ser comidos por sus propias creaciones, los espantosos Shoggoths.

Los métodos mitopoéticos de Lovecraft eran la antítesis de los de un Tolkien, que sustentaba su mitología con documentos filológicos y geográficos cuidadosamente elaborados. Es por eso que August Derleth se encargó de mejorar los Mitos de Chthulhu a través de sus propias contribuciones ficticias, llenando vacíos y dándole una organización más estricta. Un caso de acumulación casual de Lovecraft es la «Meseta de Leng».

En The Hound (1922), justo después de la primera mención en cualquiera de las obras de Lovecraft del grimorio Necronomicon, aparece una alusión al “culto comedor de cadáveres de la inaccesible Leng, en Asia Central”.24 Unos años más tarde, en The Dream -Quest of Unknown Kadath (1927), la meseta de Leng es un lugar de ensueño donde el protagonista se enfrenta a un sumo sacerdote enmascarado en seda amarilla. Finalmente, en At the Mountains of Madness, los exploradores encuentran una meseta sin fin y la identifican como la verdadera Meseta de Leng. “Los mitólogos”, explica el narrador, “han situado a Leng en Asia Central; pero la memoria racial del hombre -o de sus antecesores- es larga.

Un centro oculto en Asia Central recuerda inevitablemente a Agarttha, descrita por primera vez por Saint-Yves d’Alveydre (1842-1909), publicitada por Ferdinand Ossendowski en Beasts, Men and Gods (1922), y confirmada por René Guénon en Le Roi du Monde en el mismo año (1927) que Dream-Quest de Lovecraft. En la versión tradicionalista de la prehistoria, el centro espiritual supremo del globo se trasladó allí desde su ubicación anterior en el Ártico en «Hiperbórea».

Habría que hacer un estudio separado de los arquetipos árticos en la literatura fantástica moderna y los juegos derivados de ella. Para empezar, dos amigos de Lovecraft ambientan sus novelas fantásticas en el extremo norte: Robert E. Howard, con su serie sobre Conan el Bárbaro, y Clark Ashton Smith, con sus leyendas commorianas ambientadas también en la Hiperbórea helada.

La antigua civilización de Lovecraft en la Antártida se sitúa tan atrás en el tiempo que aquellos que lo deseen pueden reconciliarla con la geología. Sigo aquí el relato científico de la medallista polar Margaret Bradshaw,26 quien escribe que la Antártida, como parte del supercontinente de Gondwana, estuvo probablemente en latitudes ecuatoriales durante el Período Cámbrico (hace unos 500 millones de años). A principios del Período Pérmico (300 ma), Gondwana era polar, el Polo Sur migró en el transcurso de veinte millones de años desde la región que más tarde se convertiría en África/América del Sur, a través de la Antártida, hasta Australia.

En el Período Triásico (240-190 ma), la Antártida estaba ricamente cubierta de bosques y habitada por reptiles. Después vino el período de violenta actividad volcánica que eventualmente condujo a la desintegración de Gondwana y el comienzo del progreso de los continentes hasta su situación actual. En el transcurso del Período Terciario (65-1,5 ma), se construyeron las principales cadenas montañosas en el continente y se formó la capa de hielo actual. El continente ha estado completamente glaciado durante unos veinte millones de años, por lo que cualquier habitación posterior está fuera de discusión.

Si bien esta es la historia a gran escala, puede haber variaciones en períodos más cortos de la historia antártica. Charles Hapgood (1904-1982), en su Maps of the Ancient Sea Kings (1979), reproduce los hallazgos de geólogos de impecables credenciales que muestran, en sus palabras, que “durante el último millón de años más o menos ha habido al menos tres períodos de clima templado en la Antártida cuando las costas del mar de Ross debieron estar libres de hielo”.

El libro de Hapgood se subtitula Evidencia de civilización avanzada en la Edad de Hielo y presenta una amplia variedad de mapas antiguos que muestran un conocimiento sorprendentemente preciso no solo de tierras no descubiertas hasta la era moderna, como la costa antártica, sino también de tierras invisibles a cualquier edad. de la existencia humana, a saber, las orillas del mar de Ross.

Por desgracia, la historia no tiene lugar en su limitada imaginación para teorías como la de Hapgood, por muy persuasivamente argumentadas y bien documentadas que estén, porque requerirían una revisión demasiado exhaustiva del statu quo. Una cosa es que los análisis de los núcleos del fondo marino antártico se publiquen en el Journal of Geology; otra muy distinta es pedir a los prehistoriadores que imaginen una civilización de hace 6.000 años que fuera capaz de cartografiar todo el globo. Al igual que los cardenales que se negaron a mirar a través del telescopio de Galileo, para no ver lo que él vio y sufrir los mismos engaños, la mayoría de los prehistoriadores simplemente no leen libros con subtítulos como el de Hapgood.

Polaridad de norte y sur

La mitología que rodea al Polo Norte ha tendido a ser positiva: siempre es el Ártico el que se imagina como el lugar de la eterna primavera y la cuna de las nobles razas. La Antártida, en cambio, es negativa: evoca relatos de tristeza y destrucción, y está poblada por horrores primordiales, o bien por su reciente representante, los nazis.

Si el Océano Ártico todavía es imaginable como abierto al mundo interior, del cual brotan las auroras boreales en toda su maravilla y belleza, cualquier agujero en el Polo Sur está firmemente cerrado con una capa de hielo de tres millas de espesor. En resumen, el Norte es el polo positivo y el Sur el polo negativo de la tierra.

En los relatos de esto de fuentes «iluminadas», parece haber una confusión de lo físico con lo no físico (magnetismo y electricidad con el alma, por ejemplo) o hay evidencia de alguna unidad oculta que la ciencia moderna, ignorante de los caminos de las almas, no puede sondear. Por ejemplo, en 1845 una niña sin educación dio en trance mesmérico una serie de respuestas a preguntas de cosmología y ocultismo que tienen relación con nuestro tema. Sus respuestas fueron registradas por Zadkiel (Richard Morrison) en su Almanaque, y reimpresas en la Revista Oculta de Peter Davidson.28 Una de ellas dice:

El magnetismo de la Tierra es otra modificación de la electricidad, y también circula por el sistema. Sale de la Tierra por el Polo Norte, produciendo la Aurora Boreal, circula por los demás planetas y vuelve a la Tierra en estado purificado…

Otro evoca la situación en la que el eje de la tierra se encuentra paralelo a la eclíptica, lo que daría a cada hemisferio seis meses de luz y calor, y seis de frío y oscuridad:

[Pregunta] ¿Mirarás a la Tierra y dirás si el polo está desviado de su curso, igual que hace 10.000 años, o menos desviado?

[Respuesta] Sí, es menos rechazado. El Sol pasó una vez sobre el Polo de la Tierra, pero eso fue hace mucho tiempo, eso fue antes de Adán, entonces había otros tipos de hombres en la Tierra.

En Ghostland, una novela ocultista de 1876, el autor anónimo escribe sobre el gran espíritu Metron, ángel tutelar de este planeta. (Posiblemente se refiere a Metatrón, quien en Cabalá es el espíritu del Primum Mobile.) Metron gobierna la “vida eléctrica evolucionada a partir de la acción galvánica de vetas metálicas que se abren camino como un sistema nervioso gigantesco a través de cada globo; vastos depósitos de fuerza polar generados en el norte ártico y el sur antártico.”29 Estas regiones, se nos dice, “forman el cerebro y los pies de la Tierra viviente,”30 pero la estación de Metron está en las “regiones cerebrales del norte polar. ”

HP Blavatsky (1831-1891) coincide con esta polarización de la tierra. Ella escribe en La Doctrina Secreta (1888) sobre cómo cuando los primeros atlantes nacieron en Lemuria, muy pronto comenzaron a dividirse entre aquellos que adoraban «el único Espíritu invisible de la Naturaleza, cuyo rayo el hombre siente dentro de sí mismo», y aquellos quienes ofrecieron “culto fanático a los Espíritus de la Tierra, los oscuros Poderes Cósmicos antropomórficos, con quienes hicieron alianza”.

Fue este último, se entiende, quien gravitó hacia el Polo Sur, llamado «el pozo, cósmica y terrestremente, desde donde respiran las pasiones calientes convertidas en huracanes por los Elementales cósmicos, cuya morada es». siete zonas corresponden a los Siete Principios del hombre, respondiendo el Monte Meru o Polo Norte al Séptimo principio, “la región del Atma, del alma pura y de la Espiritualidad”. probablemente para ser tomado como correspondiente al cuerpo físico, el más bajo de los principios.

Encontramos una interesante referencia a Meru en la Mission de I’lnde de Saint-Yves d’Alveydre:

“Todo ha sido sondeado [por los agarthianos], desde las entrañas ardientes del Globo hasta sus corrientes subterráneas de gas y agua, tanto dulce como salada, hasta los seres vivos que habitan estas llamas, gases y aguas,

“Todo ha sido sondeado a lo ancho y profundo de los océanos, incluso el papel de las corrientes magnéticas que interfieren entre sí longitudinalmente de polo a polo y latitudinalmente de trópico a trópico. […]

“Todo ha sido revelado, hasta las armonías universales que producen las estaciones terrestres, y las migraciones ascendentes de las almas por el Polo Norte: ese inencontrable Monte Meru y ese indescifrable Alborj de los libros Védicos y Pahlevi.”

El movimiento de las almas, al parecer, es de Sur a Norte, y eso es lo que uno esperaría si el Norte estuviera más cerca del mundo espiritual.

Entre los filósofos más recientes cuya teoría polar está de acuerdo con la Teosofía, Schwaller de Lubicz (1887-1961) compara los polos con los principios activo (Norte) y pasivo (Sur), o masculino y femenino.36 Al comentar sobre el simbolismo antiguo, describe el movimiento de uno a otro tan literalmente como la circulación de los océanos de Kircher:

“Anotemos algo que generalmente no se sabe: es decir, que el Polo Norte y el Polo Sur se repelen, con respecto a las masas de estos cuerpos giratorios [planetas, etc.]. Nuestro Polo Norte ahueca la tierra y se puede decir que absorbe los continentes, mientras que el Polo Sur extruye la tierra y se puede decir que crea los continentes. Toda la masa de nuestros continentes se proyecta en un movimiento en espiral hacia el Polo Norte”.

Este pasaje, escrito en 1949, merece estudio en el contexto de lo que ahora se conoce de la Deriva Continental. En la reconstrucción de los científicos de Gondwana, la Antártida se encuentra entre África, India y Australia Meridional. Los otros continentes se han alejado gradualmente de él a sus posiciones actuales que rodean el Océano Ártico. En cuanto a la extrusión y absorción de la tierra, al menos se puede decir que los mapas antiguos de los océanos Atlántico Norte y Ártico registran islas y regiones continentales que han desaparecido desde entonces.

La inversión de los dos polos de la tierra en relación con los polos celestes, que ya es un tema persistente en la prehistoria esotérica, naturalmente plantea preguntas sobre este asunto de la polaridad. ¿La negatividad de la Antártida se deriva de su posición en la tierra o de su orientación en el espacio?

Miguel Serrano pensó que la inversión de los polos durante el cataclismo de Hiperbórea había elevado a la Antártida al lugar de honor, y que para el “Último Avatar” residir allí en una Hiperbórea revivida era absolutamente apropiado. Pero ser chileno debe dar a uno cierto parti-pris, que en el caso de Serrano llega al extremo lógico de hacer de su patria, el país más austral de la tierra, el refugio del Kali Yuga y el centro espiritual de la Nueva Era.39

Otro aspecto de inversión se da en la obra de Kenneth Grant (1924-2011), dedicada a la exaltación del dios Set, o Shaitan, o Satán. “Shaitan”, dice en The Magical Revival (1972), “es el Dios del Sur, pero sus devotos miran hacia el Norte cuando lo invocan”.

Él explica esto por el hecho de que “al entrar en Capricornio, la casa zodiacal de Shaitan [Saturno], el sol gira hacia el norte. En consecuencia, el adorador se identifica con el sol, Horus, que por lo tanto no es objeto de adoración, porque es el dios que muere y renace al entrar en la Casa de Set (Capricornio)”. Grant también insinúa una inversión física de los polos mientras continúa:

“Hubo un tiempo en que el Sur tenía precedencia y era la estación principal de la Estrella Polar”. 40 Luego dice que Set “era el Señor del Polo (Sur), el primogénito de los siete hijos, o estrellas, representados por el Constelación del norte de Tifón, la Osa Mayor. Cuando el hombre primitivo se movió hacia el norte desde Equatoria, la Estrella de Set en el Sur se hundió bajo el horizonte y se suponía que había ‘caído’”.

Es un pequeño paso desde la Antártida como la casa de Satanás o del Führer, vivo o muerto, al mito de los Antiguos y Shoggoths acechantes de la fantasía de Lovecraft, y de allí a la asombrosa cantidad de personas que toman este tipo de mito. literalmente. He aquí un relato de los “archi-enemigos de la humanidad” presentados por Robert Ernst Dickhoff en su Agharta:

“Agentes de Venus están ocultos en lugares de la tierra y en la tierra, sólo conocidos por ellos mismos, que se encuentran actualmente en animación suspendida, esperando la llegada de sus rescatadores de Venus cuando estén seguros del éxito. […]

“Si Kadath es una de las restantes ciudades rodeadas de hielo en la Antártida, de las cuales había siete originales, incluida Rainbow City ahora abierta para operar, y la naturaleza gira las llaves de la liberación en un momento aún por venir, revelará de qué Rhani Khatani habla, cuando insinúa que allí también se encontrarán filas y filas de criptas llenas de serpientes, esperando esta liberación del extraño gas que las mantiene vivas en animación suspendida. Deben ser destruidos si se encuentran, antes de que sean liberados por humanos simpatizantes que obedezcan las órdenes de las serpientes.

Dickhoff no se lo estaba inventando. Simplemente estaba reproduciendo y elaborando el mito de Rainbow City, que tiene sus raíces en un documento conocido como el Manuscrito Hefferlin, que circulaba de forma privada desde la década de 1940.43 En un resumen de este trabajo de Timothy Green Beckley, leemos que William C. y Ahora se cree que Gladys Hefferlin vive en este refugio antártico, descrito como:

un antiguo centro de cultura llamado “Rainbow City”, que actualmente está en manos de descendientes reencarnados de los primeros colonizadores del espacio exterior que hicieron de la Antártida tropical la “Madre Tierra del Mundo” hace unos dos millones y medio de años. También existen otras seis ciudades (todas conectadas por grandes túneles subterráneos), completamente inactivas, mientras que la «Ciudad del Arco Iris» está protegida por todos lados por aguas termales. Sin embargo, para evitar que los extraños la descubran y la exploten, se han construido muros de hielo de unos diez mil pies de altura alrededor de la ciudad para que solo puedan llegar aquellos que conocen su ubicación exacta.

Rainbow City deriva su nombre de su construcción, que, como un monstruoso Legoland, está completamente hecha de bloques de plástico de colores. Forma parte de la red de ciudades subterráneas fundada hace eones por los marcianos, los primeros colonizadores de nuestro planeta.

Rani Khatani, mencionado por Dickhoff, es uno de los «Tres Antiguos», marcianos reencarnados en forma humana. (Uno nota una correspondencia con el triple gobierno de Brahmatma, Mahatma y Mahanga de Agartha). La serpiente o el cocodrilo-gente son intrusos posteriores del planeta Venus, enemigos de los marcianos y hostiles a la humanidad a quienes han forzado o engañado periódicamente para adorar. a ellos.

Es HP Lovecraft quien proporciona el nombre de Kadath y, en En las montañas de la locura, anticipa el patrón de los buenos colonizadores usurpados por los malos; mientras que en The Nameless City (1921) describe un pasaje-cripta que conduce a una tierra interior, revestido con ataúdes que contienen los cuerpos de una raza pseudo-cocodrílica desconocida.

La entrada a la Ciudad Sin Nombre está en “el desierto de Arabia”; otros lo sitúan en el Polo Norte, o bajo el monte Shasta, pero esa es otra historia.46 Poco importa si, como dicen los Hefferlin, toda la tierra está llena de pasadizos por los que pasan los trenes a 2000 mph.

El continente antártico, descubierto por completo en el siglo XX, es el lugar ideal para los mitos favoritos de nuestro tiempo: los de las visitas extraterrestres, la tecnología secreta, la eterna guerra del bien contra el mal y la Nueva Era venidera. Incluso mientras escribo [en 1992], el mito antártico está adquiriendo otros acrecentamientos.

¿Qué podría ser más apropiado que el reflejo del legendario agujero en el Polo Sur en la capa de ozono, permitiendo la entrada de malas influencias que nos amenazan con cáncer y a toda la región con la desaparición del krill que la sustenta?

Qué más simbólico que la colocación de una base de los Estados Unidos bajo una cúpula geodésica gigante en el Polo Sur, donde puede estudiar impotentemente la grieta en el cielo y, si hay que creer en los informes de los tabloides, el abismo que se abre debajo de su pies?48 ¿Y qué es exactamente lo que impulsa a Estados Unidos a disentir de la comunidad de naciones y negarse a firmar un acuerdo para prohibir la minería antártica durante cincuenta años?

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS