Cuestionarse si todo lo que nos han contado sobre el mundo es realmente cierto

Cuestionarse si todo lo que nos han contado sobre el mundo es realmente cierto

¿J.F. K HIZO DEMASIADAS PREGUNTAS SOBRE OVNIS?
Anomalía Espacial Con Oxígeno En Marte Desconcertó A Los Astrónomos
Arranca la expedición al continente oculto de Zelandia

EL MAYOR OBSTÁCULO PARA LA LIBERTAD…

LIBERTAD.jpeg

… ES LA CREENCIA DE QUE YA LA TENEMOS

Si vives en una de las llamadas democracias libres del mundo occidental, el peor error que puedes cometer es creerte el cuento. Creer que eres un individuo libre en una nación que respeta y protege tu libertad e individualidad.

Siempre que abordo este tema recibo un aluvión de objeciones como: «¡Pues yo prefiero vivir donde vivo que bajo un régimen autoritario como el de Irán o China! Nunca te permitirían criticar a tus gobernantes como lo haces si vivieras en uno de esos lugares».

Y yo siempre tengo ganas de preguntarles: ¿qué crees que te ha llevado a hacer esa objeción? ¿Por qué te pones a defender a tu país y a la gente que te gobierna, mientras condenas a los países extranjeros que a tu gobierno no le gustan?

¿Podría ser porque así es como te han enseñado a comportarte desde una edad temprana e impresionable, y que tu objeción surge del mismo lugar que las objeciones de los miembros de una secta a las críticas a su secta?

Porque eso es, en última instancia, lo que mantiene unidas las estructuras de poder en las naciones del norte global alineadas con Estados Unidos: el adoctrinamiento. Lo mismo que se utiliza para programar a los extremistas religiosos y a los miembros de las sectas. La única diferencia es que en lugar de los textos y los líderes religiosos, los medios de adoctrinamiento son la escuela, los medios de comunicación dominantes y la manipulación de algoritmos de Silicon Valley.

Sin un adoctrinamiento a gran escala en las narrativas al servicio del poder sobre la nación, el gobierno y el mundo, las estructuras de poder que nos gobiernan se derrumbarían inmediatamente. La gente dejaría de comportarse voluntariamente de forma que beneficiara a esas estructuras de poder, dejaría de reconocer a su gobierno como una autoridad legítima, dejaría de fingir que las elecciones son procedimientos reales para determinar las acciones de su gobierno, dejaría de creer que está recibiendo información veraz de los medios de adoctrinamiento de masas, y utilizaría el poder de su número para organizarse de forma que beneficiara a la mayoría en lugar de a una élite reducida.

Esto es lo que uno defiende cuando se opone a que le digan que no vive en una sociedad libre. Su objeción es en sí misma el producto de la realidad que niegan.

De hecho, no somos más libres bajo nuestros gobernantes que bajo los gobiernos que nuestros gobernantes odian. Claro que la gente puede publicar en Internet críticas a sus cargos electos, pero esas críticas serán desestimadas e ignoradas por todos los que importan, se dirigen a figuras políticas sin poder real y proceden de mentes que han sido profundamente adoctrinadas en visiones del mundo al servicio del poder. A tus gobernantes no les importa si eres un demócrata que odia a los republicanos o un republicano que odia a los demócratas, siempre y cuando estés conectado a uno de los túneles de realidad autorizados.

Como dijo Noam Chomsky, «La propaganda es para una democracia lo que el aporreo es para un estado totalitario». En un estado totalitario se abusa físicamente de las personas para que se conformen y obedezcan; en una «democracia» se abusa psicológicamente de las personas para que se conformen y obedezcan. En cierto sentido, alguien que vive bajo un totalitarismo abierto es más libre que un occidental que ha sido adoctrinado por la máquina de propaganda más poderosa jamás concebida, porque al menos tienen sus mentes. Al menos saben quiénes son sus perseguidores.

Claro que es más agradable vivir en una sociedad en la que puedes decir lo que sientas y vivir de la forma que te permita tu capacidad económica. Sería incluso más agradable vivir en una cuba con el cerebro conectado a un mundo virtual en el que se satisfacen todos tus deseos, pero eso no sería libertad. Sería una prisión disfrazada de libertad.

Me encuentro con tipos libertarios que dicen que no viven en una sociedad libre porque están obligados a pagar impuestos y a pagar a sus empleados un salario mínimo y tienen sus negocios regulados por agencias federales, etc., pero la verdadera razón por la que no viven en una sociedad libre es mucho, mucho más profunda que eso. No viven en una sociedad libre porque la gente ni siquiera puede pensar libremente.

Es difícil imaginar cuánto más libres serían nuestras vidas mentales si no estuviéramos continuamente encerrados en confines artificiales para pensar sobre el mundo. Para pensar en cuáles son nuestros verdaderos problemas. Sobre qué soluciones son posibles para esos problemas. Sobre el tipo de mundo que podríamos tener si realmente nos lo propusiéramos. Sobre el vasto espectro de opiniones políticas que existe fuera del pequeño ancho de banda autorizado de la corriente dominante.

Es realmente patético ver hasta qué punto las mentes están constreñidas y confinadas en la visión del mundo adoctrinado de la corriente dominante. ¿Te has asombrado alguna vez de cómo algunas de las personas más inteligentes que conoces pueden tragarse los artículos de propaganda más evidentes? Esto se debe a que la inteligencia por sí misma no es suficiente para proteger a alguien del adoctrinamiento; salir de la matriz narrativa requiere sabiduría y una buena dosis de suerte. Pero pensemos en la cantidad de energía cerebral que se liberaría si las mentes inteligentes no estuvieran acorraladas en los estrechos límites de las perspectivas oficiales. Cuánto más podría lograr nuestra especie si las mentes brillantes tuvieran libertad real y no sólo la ilusión de tenerla.

Es por eso que todo lo que es dominante es estúpido, desde las películas hasta los programas de televisión, pasando por la política y la opinión pública. No es porque la gente sea estúpida, es porque vivimos en una civilización altamente controlada que sólo eleva la basura al servicio del poder. Mentiras que provienen de mentes limitadas y que facilitan la constricción y la limitación de las mentes.

A los que vivimos en las llamadas democracias libres y liberales nos gusta contarnos el cuento de hadas de que vivimos en una sociedad que respeta y da prioridad a la individualidad, pero la verdad es exactamente lo contrario: nuestra sociedad hace todo lo que puede para erradicar la verdadera individualidad y llevarnos en manada a través de sistemas de procesamiento de fabricación de conformidad. Lo que se presenta como «individualismo» significa cada vez más tener la libertad de expresar tu singularidad al disponer de infinitas marcas y variedades de productos entre los que elegir mientras piensas lo mismo que los demás sobre tu gobierno, tus sistemas económicos, tu nación y tu mundo.

El verdadero individualismo fomentaría la individualidad radical y la divergencia de las ortodoxias. Las llamadas democracias liberales del mundo occidental hacen exactamente lo contrario, nos obligan a adoptar perspectivas autorizadas al servicio del poder y nos encierran en cámaras de eco partidistas donde discutimos sobre cómo debería existir el imperio en lugar de si debería existir. La individualidad real es pisoteada y sustituida por prótesis de consumo sin sentido y pensamiento partidista.

Nuestro proyecto, entonces, como prisioneros en una sociedad profundamente carente de libertad, es ayudar a despertar a tanta gente como podamos a la realidad de cuán carentes de libertad nos encontramos. Ser voces que susurran en la matriz, invitando a los soñadores hacia el mundo real de todas las formas que podamos. Utilizando nuestra creatividad y encontrando más formas de hacer que la gente se cuestione si todo lo que les han contado sobre su mundo es realmente cierto.

Si conseguimos eso, podremos conseguir cualquier cosa, porque habremos derribado la mayor y más fuerte barrera para la creación de un mundo sano. Las estructuras de poder que nos gobiernan no están preparadas para manejar una masa crítica de personas que despierten de sus sistemas de control psicológico y digan «no» con una sola voz; si podemos llegar a ese punto, se acabó lo difícil. A partir de ahí, con nuestras mentes realmente libres y los límites imaginarios yendo donde vayan los sueños, podemos hacer algo realmente hermoso juntos.

 

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS