¿Fue la inteligencia terrestre sembrada por un jardinero alienígena?

¿Fue la inteligencia terrestre sembrada por un jardinero alienígena?

Claramente dice la biblia que habrá señales en el cielo antes del fin
Remedio caseros para protegerse de las radiaciones que emiten los celulares.
La raza humana necesita 350 años más para convertirse en una civilización Tipo I

Si la inteligencia humana fue sembrada en la Tierra por extraterrestres hace unos millones de años, deben haberse divertido monitoreando nuestro crecimiento intelectual a lo largo de la historia. Por ejemplo, tan pronto como se nos ocurrió la noción religiosa de Dios que creó a los humanos a su «imagen y semejanza», los extraterrestres debieron enviarse mensajes de texto diciendo: «¡Mira, empezaron a hablar de nosotros!».

Crédito: MysteryPlanet.com.ar.

Las sondas interestelares que lanzamos hasta ahora tardarán miles de años en atravesar solo unos pocos años luz. Voyager 1 y 2, Pioneer 10 y 11 o New Horizons, adquirieron una velocidad terminal de solo una parte en diezmilésima de la velocidad de la luz.

Pero así como nuestra especie ha entrado al club interestelar, otros habrían hecho lo propio desde el otro lado, con nuestro sistema solar como punto de paso u objetivo. Y, a la vez, dentro de nuestro sistema es posible que se hayan producido viajes interplanetarios de pequeños astronautas a bordo de vehículos espaciales naturales en forma de rocas.

Las formas de vida primitivas, como los microbios, pueden transferirse potencialmente a través del intercambio de rocas entre planetas vecinos. Esta hipótesis, denominada panspermia, fue propuesta por primera vez en el siglo V a.C. por el filósofo griego Anaxágoras y se revisa en el capítulo 10 de mi libro reciente con mi ex postdoctorado Manasvi Lingam, titulado Life in the Cosmos (Harvard University Press, 2021).

Anaxágoras; parte de un fresco en el pórtico de la Universidad Nacional de Atenas.

En el año 2000, se utilizó la estructura magnética de la roca ALH84001 para inferir que fue expulsada de Marte y aterrizó en la Tierra sin calentarse a más de 40 grados centígrados. Cualquier «astronauta» microbiano en su núcleo podría haber sobrevivido al viaje.

El viaje entre planetas que están muy separados podría llevar más de decenas de miles de años en las gélidas temperaturas del espacio. Sin embargo, recientemente un virus de 48.500 años ha sido revivido de un permafrost siberiano y posteriormente se replicó. Además, dos nematodos, conservados en el permafrost del Ártico durante unos 40.000 años, supuestamente han vuelto a la vida después de ser «descongelados» por los investigadores.

El meteorito Allan Hills, de origen marciano, creó gran controversia debido al descubrimiento de indicios que sugieren la posible existencia de vida unicelular en el planeta Marte, tal como puede observarse en esta imagen.

De manera similar, se descubrió que una criatura multicelular microscópica, llamada rotíferos bdeloideos, soporta condiciones de congelación, irradiación, acidez extrema, inanición, bajo nivel de oxígeno y deshidratación, y sobrevive 24.000 años en el permafrost del Ártico. En 2000, los investigadores afirmaron haber revivido bacterias de 250 millones de años, y en 2020 se informó que microbios aeróbicos de hasta 101,5 millones de años persistían en núcleos de sedimentos de aguas profundas del océano Pacífico Sur —aunque tales afirmaciones están siendo debatidas—.

¿Pero cómo podemos averiguar a partir de la evidencia circunstancial en múltiples planetas que tuvo lugar la panspermia?

Más fácilmente, a través de la aparición de formas de vida idénticas en proximidad entre sí, de forma análoga a la propagación de infecciones virales. En un artículo que escribí con mi antiguo alumno, Henry Lin, mostramos que la firma estadística de panspermia es el agrupamiento espacial. Uno espera encontrar grupos de formas de vida idénticas en múltiples objetos próximos entre sí, y menos separados.

La panspermia interplanetaria podría mejorarse en sistemas planetarios compactos donde los planetas están muy juntos. En 2017 escribí otro artículo con Manasvi Lingam, en el que mostramos que la panspermia es más probable que ocurra en órdenes de magnitud en el sistema de siete planetas de la estrella enana TRAPPIST-1 en comparación con el caso de la Tierra-Marte. Esto mejora la probabilidad general de vida en todo el sistema TRAPPIST-1 porque los dados se lanzan en múltiples ubicaciones al mismo tiempo con el mismo resultado global. La situación se asemeja a la probabilidad de infección viral de varios miembros de la familia que residen en la misma casa.

Las perspectivas de panspermia también aumentan en cualquier cúmulo estelar denso, como el que se encuentra en el centro de la Vía Láctea —aunque también puede operar en toda la galaxia—. La probabilidad de panspermia galáctica depende en gran medida de la vida útil de supervivencia de los organismos putativos, así como de la velocidad del transportador.

Los sistemas estelares binarios o el sistema Júpiter-Sol podrían atrapar gravitacionalmente objetos interestelares que transfieren vida desde un sistema planetario distante.

Henry David Thoreau anotó sabiamente en su libro de 1877 titulado The Succession of Forest Trees and Wild Apples: «Aunque no creo que una planta brote donde no ha habido semilla, tengo mucha fe en una semilla… Convénceme de que tienes una semilla allí, y estoy preparado para esperar maravillas».

Panspermia dirigida

Además de los procesos naturales, la transferencia de vida también podría ocurrir intencionalmente si una civilización tecnológica decide esparcir sus semillas por toda la Vía Láctea como un jardinero trabajando en el barro del jardín.

Este proceso de panspermia dirigida podría haber plantado conciencia en la Tierra. Si es así, la sintiencia puede representar un salto cuántico que heredamos de forma extraterrestre. La única forma de averiguarlo sería buscar el dispositivo de transporte de las semillas. Y esto es lo que están haciendo los telescopios del Proyecto Galileo.

¿Somos un experimento biológico de una civilización más avanzada? Crédito: MysteryPlanet.com.ar.

Este mes, el equipo de investigación de Galileo está recolectando datos sobre el cielo de todos sus instrumentos por primera vez. Los datos serán analizados por algoritmos de inteligencia artificial en las próximas semanas, para distinguir objetos atmosféricos familiares como pájaros de objetos que «vienen de forma extraterrestre», en palabras de Avril Haines, directora de Inteligencia Nacional.

Dentro de un mes, el equipo de investigación del proyecto planea elaborar una lista de ubicaciones geográficas donde para mitad de 2023 colocará copias de su primer sistema detector.

Por ahora, construimos nuestro software de inteligencia artificial a «nuestra imagen y semejanza». Si los jardineros sembraron nuestra «inteligencia natural», este software puede capturar su imagen.

¿Te gustó este artículo?

Te invito a compartir el artículo y a formar parte de la comunidad del Misterio: Fan page para no perderte ninguno.

No olvides buscar en Google:  MundoOculto.es para ver todo lo que te ofrecemos.

Para recibir notificaciones al instante a través de Telegram Click Aquí y no te perderás ninguno.

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS