Los físicos descubrieron cómo buscar naves alienígenas en el Universo

Los físicos descubrieron cómo buscar naves alienígenas en el Universo

Que comeremos en el futuro
El Nuevo Orden Mundial y el virus Zombi
España podría haber sido la sede del ejército secreto de los nazis

La mayoría de los métodos para buscar civilizaciones extraterrestres se basan en la detección de radiación electromagnética específica.

Están buscando cambios característicos en la luminosidad de las estrellas, ya sea su espectro especial o las ondas de radio más simples que difieren de las fuentes naturales. Los físicos estadounidenses propusieron ampliar la gama de instrumentos utilizados a expensas de los detectores de ondas gravitacionales.

La notoria paradoja de Fermi preocupa no solo a los ufólogos y futurólogos, sino también a los científicos de pleno derecho. Hay demasiados indicios de que la vida en el universo no puede ser un fenómeno terrenal único.

Al mismo tiempo, hasta ahora, la humanidad no ha encontrado una sola evidencia de otras civilizaciones inteligentes. Una de las hipótesis es que nuestras herramientas no son lo suficientemente buenas o no están bien configuradas para encontrarlas, por lo que es necesario idear nuevos métodos.

O encuentre nuevas formas de usar herramientas que ya están en el arsenal de los astrofísicos. Por ejemplo, los observatorios de ondas gravitacionales. La lógica es la siguiente: si una civilización muy desarrollada quiere viajar a la escala de la galaxia, tarde o temprano construirá una nave espacial gigante o veloz.

Quizás enorme y rápido al mismo tiempo. Y donde hay una gran masa, o aceleraciones hasta velocidades de unidades o incluso decenas de por ciento de la velocidad de la luz, surgen fluctuaciones en el espacio-tiempo. Lo que llamamos ondas gravitacionales.

Una gran ventaja de los detectores de ondas gravitacionales como herramientas para buscar civilizaciones extraterrestres es su campo de visión. A diferencia de los telescopios ópticos o de radio, que tienen un “campo de visión” extremadamente estrecho, los detectores de ondas gravitacionales “miran” todo el cielo a la vez.

Varios físicos de las principales universidades y organizaciones científicas estadounidenses han considerado esta idea en detalle. Sus cálculos detallados se pueden encontrar en el portal de publicaciones preliminares (preprints) arXiv.

Los cálculos en este trabajo muestran que los más sensibles de los detectores de ondas gravitacionales existentes, los interferómetros terrestres LIGO, VIRGO y KAGRA, le permiten detectar naves extraterrestres dentro de un radio de hasta cien kiloparsecs de la Tierra (326,156 años luz).

Es decir, mucho más allá de la Vía Láctea, cuyo diámetro es de tan solo 105,7 mil años luz. Es cierto que las naves alienígenas deberían tener una masa de unos diez Júpiter y acelerar al 10% de la velocidad de la luz.

El umbral mínimo de detección con los instrumentos disponibles es un objeto con una masa de aproximadamente Mercurio, acelerando a una velocidad comparable. Ya será posible detectarlo en un radio de “solo” 32 años luz, en las cercanías de las estrellas más cercanas al Sol.

Una masa colosal de naves que aceleran rápidamente (RAMAcraft) no es una suposición fantástica. Incluso viajar entre estrellas vecinas en un tiempo razonable requiere grandes cantidades de fluido de trabajo. Nadie canceló las leyes de Newton.

Y si estamos hablando de civilizaciones que pueden colonizar una parte importante de la galaxia, lo más probable es que necesiten naves que transporten poblaciones enteras en el transcurso de unas pocas generaciones.

Los modos de transporte alternativos como la «tecnología warp» y la burbuja de Alcubierre facilitan las cosas. La masa de naves construidas sobre su base también será enorme: unas pocas o decenas de jupiterinas, pero la velocidad de movimiento es mayor.

Además, el principio mismo de su trabajo implica la curvatura del espacio-tiempo y, por lo tanto, la creación de ondas gravitacionales. Dichos objetos deberían ser detectables a distancias aún mayores.

Además, en los próximos años, comenzará la creación de observatorios de ondas gravitacionales aún más sensibles: el Big Bang Observer espacial y DECIGO. Con su ayuda, la eficiencia de la búsqueda aumentará en un orden de magnitud.

Pero hay un problema: necesitas saber qué buscar. Es probable que los instrumentos humanos ya hayan registrado rastros de naves extraterrestres que vuelan a través de la Vía Láctea, solo que no los distinguimos de las fuentes naturales. Toda una sección del trabajo científico descrito está dedicada a los métodos de análisis de datos.

Es posible que en un futuro previsible, los investigadores que buscan civilizaciones extraterrestres tengan cantidades increíbles de datos para estudiar. Si la comunidad científica, por supuesto, está de acuerdo con las tesis propuestas. Desde el exterior, parecen más que razonables.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS