Cráter de Marte está «repleto» de piedras preciosas de ópalo, lo que sugiere agua y posible vida microbiana

Cráter de Marte está «repleto» de piedras preciosas de ópalo, lo que sugiere agua y posible vida microbiana

Arqueólogos encuentran marcas solo visibles a la luz de la luna en un monumento megalítico de Cornualles
El caso más famoso de abducción
Talismanes y reliquias como fuentes de poder
<div id="article_title_div"

Misteriosos «halos» de roca que rodean las grietas en un cráter marciano pueden estar hechos de piedras preciosas de ópalo ricas en agua, sugiere un nuevo estudio.

Los halos de fractura de tonos claros que se ven atravesando el lecho rocoso se extienden hacia el subsuelo. Estas redes de fracturas habrían servido como refugio seguro frente a las duras condiciones de la superficie en un período moderno en Marte. Crédito: Malin Space Science Systems/NASA/JPL-Caltech.

Los investigadores han excavado en el vasto archivo de imágenes del Curiosity y han descubierto que estos halos ricos en ópalo no están aislados. Más bien, parecen existir en todo el cráter Gale, un antiguo lecho de lago de 154 kilómetros de ancho que el rover ha explorado desde que comenzó su misión en 2012.

«Nuestro nuevo análisis de los datos de archivo mostró una sorprendente similitud entre todos los halos de fractura que hemos observado mucho más tarde en la misión», dijo en un comunicado el autor principal del estudio, Travis Gabriel, físico investigador del Servicio Geológico de EE.UU. «Ver que estas redes de fracturas estaban tan extendidas y probablemente repletas de ópalo fue increíble».

Gabriel y sus colegas estaban estudiando imágenes antiguas de la travesía de Curiosity alrededor del cráter Gale y notaron, en una imagen tomada mucho antes en la misión, un ligero halo de roca que rodeaba una fractura. Ese halo se veía casi exactamente como los halos encontrados más recientemente. Los datos del instrumento ChemCam de Curiosity, que analiza rocas usando imágenes y espectrometría, mostraron que las rocas livianas estudiadas recientemente probablemente contenían ópalos ricos en sílice.

Para confirmar la química de esas rocas, el equipo de Gabriel realizó un análisis adicional en otro conjunto de halos de fractura en un lugar diferente dentro del cráter llamado sitio de perforación de Lubango. Aquí, el equipo usó el instrumento Dynamic Albedo of Neutrons (DAN) del rover, que mide los neutrones que son expulsados de la superficie marciana por los rayos cósmicos —partículas de alta energía del exterior del sistema solar que constantemente bombardean Marte—. Estos neutrones que rebotan se ralentizan en presencia de hidrógeno, que es uno de los principales componentes del agua. Cuando DAN detecta una mayor proporción de neutrones de movimiento lento, eso significa que hay más rocas que contienen agua —como el ópalo— en un área determinada.

El ópalo es un mineraloide del grupo IX (silicatos, tectosilicatos), según la clasificación de Strunz. Tiene una composición similar a la del cuarzo del que se diferencia porque tiene moléculas de agua en su interior. Con mucha frecuencia se encuentra rellenando cavidades de riolitas o rocas sedimentarias. Existen numerosas variedades de ópalo que tienen apariencias diferentes.

En el sitio de Lubango, los resultados de DAN confirmaron que los halos de color más claro en el suelo contienen ópalo, al igual que otros sitios alrededor del cráter Gale.

Estos datos, junto con las imágenes de halos de fracturas de mucho antes en la misión, les dicen a los investigadores que el agua debe haber existido en todo el cráter Gale en la historia más reciente.

«Dadas las extensas redes de fracturas descubiertas en el cráter Gale, es razonable esperar que estas condiciones subterráneas potencialmente habitables se extendieran también a muchas otras regiones del cráter, y quizás a otras regiones de Marte», señaló Gabriel. «Estos entornos se habrían formado mucho después de que los antiguos lagos del Gale se secaran».

La nueva comprensión de que el agua debe haber sobrevivido en el cráter Gale mucho después de que el lago se evaporara significa que la vida podría haber aguantado allí un poco más, dijeron los investigadores, posiblemente incluso en el período geológico moderno de Marte, que comenzó hace 2.900 millones de años. (Se cree que Marte tiene aproximadamente 4.600 millones de años).

Estos resultados se suman a una montaña de evidencia de que el agua alguna vez estuvo muy extendida en Marte. Para comprender mejor el pasado acuoso del planeta, los autores del estudio proponen las fracturas ricas en ópalo en el cráter Gale como un nuevo destino para recolectar muestras geológicas o para posibles misiones de exploración humana.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS