Habitantes de los Mundos Perdidos

Habitantes de los Mundos Perdidos

El humanoide anfibio del Caspio
Terremotos provocados por armas de EEUU
Espeluznante estatua descubierta en Marte? Así lo asegura un teórico de los ovni
Hace 40 años, en los trabajos del famoso ufólogo F.Yu. Siegel, surgió la asombrosa idea de que la vida llegó a la Tierra en forma de hologramas informativos que influyeron en la evolución de la Tierra en una dirección determinada. Esta asombrosa hipótesis dio un nuevo impulso a la criptobiología (del griego «cryptos» – oculto).

El comienzo de la criptobiología

Esta rama de la biología se ocupa de la búsqueda de criaturas míticas que se encuentran en informes de expedición no confirmados, leyendas urbanas y otras fuentes de información no convencionales.

La tarea de la criptobiología es extraer granos racionales de mitos, leyendas y, una vez descifrados, transferir objetos a la esfera de actividad de la zoología y la botánica, o dejarlos en la mitología. Estos datos son especialmente importantes para la biología, si las «huellas» de las criaturas se conservan solo en los mitos. La criptobiología es una ciencia de frontera, en la intersección de diferentes disciplinas. Si bien es difícil esbozar todo el alcance de sus actividades, es posible esbozar las direcciones principales.

La criptopaleontología, una de las ramas de la criptobiología, a menudo utiliza datos científicos que indican que muchos seres vivos podrían resistir fácilmente un maratón evolutivo de cientos de millones de años y vivir hasta el día de hoy. De hecho, nuestro mundo está lleno de fósiles vivientes como insectos, anfibios y algunos peces.

Recientemente, los criptozoólogos han recibido inesperadamente un poderoso apoyo teórico de los genetistas evolutivos, que hablan seriamente de una «biosfera paralela», tipos inusuales de mutagénesis y la presencia de verdaderos «extraterrestres» entre nosotros.

mundos perdidos

El interés por los misteriosos animales y plantas «antediluvianos» que han sobrevivido hasta nuestros días surgió a principios del siglo pasado y se asoció en gran medida con la aparición de libros científicos y artísticos como El viaje al centro de la tierra de Julio Verne, Arthur’s Lost Mundo Conan Doyle, «Plutonia» y «Sannikov Land» de Vladimir Obruchev.

La base de estos primeros trabajos «criptobiológicos» fueron las expediciones a zonas de difícil acceso de América del Sur, África, Asia Central y Sudoriental. Por ejemplo, la trama de El mundo perdido se la sugirió a Conan Doyle su amigo Major Fossett, que viajó mucho por la parte alta del Amazonas. Allí, su expedición se encontró con muchos animales y plantas sorprendentes: una anaconda de 19 metros, un jaguar negro gigante y «gente del bosque» que vivían en la Edad de Piedra.

El prototipo del «mundo perdido» más inusual fue la Meseta de Roraima en el cruce de Brasil, Venezuela y Guyana. La flora y fauna de este inaccesible lugar entre el océano de la selva causó mucha controversia, hasta que a mediados del siglo pasado llegaron allí las primeras expediciones de biólogos y cartógrafos de montaña. De hecho, se encontraron variedades únicas de plantas y pequeños animales en la meseta, pero allí no había dinosaurios, como los trogloditas.

En 1982, el famoso zoólogo francés de origen belga, Bernard Euvelmans, organizó una reunión de criptobiólogos. En este foro representativo de científicos profesionales y entusiastas de la búsqueda de animales desconocidos, se tomó la decisión de establecer la Sociedad Internacional de Criptozoología. Desde entonces, la sede de esta organización se encuentra en los Estados Unidos, bajo los auspicios de la Institución Smithsonian y el Museo Americano de Historia Natural.

Artefactos del Jurásico

Bajo la influencia de la criptobiología ha aparecido toda una corriente en la literatura (especialmente en la ciencia ficción). Recordemos al menos los libros de ficción altamente sensacionales «Memories of the Future», «Jaws», «King Kong», «The Legend of Dinosaurs», «Jurassic Park».

El destacado escritor y paleontólogo Ivan Efremov creó en la novela «Al borde del Oikoumene» una imagen inolvidable del monstruo africano fosilizado Gishu, un cruce entre una hiena y un león. Aún más inusual es la reconstrucción del escritor de la siniestra leyenda sobre la extremadamente peligrosa criatura con forma de gusano Olgoi-Khorhoi.

Esta criatura legendaria, que recuerda un poco a un gusano gordo sin cabeza, supuestamente vive en los desiertos desiertos de Mongolia y mata a sus víctimas con una poderosa descarga eléctrica.

El propio Efremov habló de este inusual “fenómeno criptozoológico” de la siguiente manera: “Durante mis viajes por el desierto de Gobi en Mongolia, conocí a muchas personas que me hablaron de un gusano terrible que vive en los rincones más inaccesibles, sin agua y arenosos del desierto de Gobi. Esta es una leyenda, pero está tan difundida entre los gobis que en las más diversas regiones el misterioso gusano se describe en todas partes de la misma manera y con gran detalle: hay que pensar que hay verdad en la base de la leyenda. Aparentemente, de hecho, una extraña criatura aún desconocida para la ciencia vive en el desierto de Gobi, tal vez una reliquia de una antigua población extinta de la Tierra.

Sin embargo, debe reconocerse que ni el gusano eléctrico, ni la serpiente marina, ni siquiera el plesiosaurio Nessie del lago escocés del mismo nombre pueden compararse en popularidad con la reliquia del homínido, conocido por todos simplemente como Bigfoot.

homínido reliquia

En la década de 1950, se formó en nuestro país una comisión sobre el homínido reliquia bajo el Presidium de la Academia de Ciencias de la URSS, presidida por SV. Obruchev. Más tarde, el seminario de Moscú sobre la reliquia del homínido en el Museo Darwin, creado por los esfuerzos del profesor B.F. Porshnev. También está la Sociedad de Criptozoólogos de toda Rusia, que, junto con la Sociedad para el Estudio de los Secretos y Misterios de la Tierra, celebra reuniones periódicas y simposios anuales que atraen la atención de los medios. Desafortunadamente, hay muchos entusiastas en estas organizaciones, pero poca gente de ciencia, especialmente criptozoólogos.

La primera información sobre reliquias de homínidos en Rusia nos ha llegado desde la Edad Media. Esta es una descripción del secretario de la embajada árabe, Ahmed ibn Fadlan, de misteriosas criaturas de gran estatura, cubiertas de lana y envueltas en pieles. Estos extraños nativos se encontraron en ese momento en los bosques de Mordovia y Chuvashia.

En la actualidad se ha producido un salto cualitativo en la metodología de búsqueda e investigación de homínidos y otras criaturas misteriosas, asociado a la ubicuidad de los teléfonos móviles con cámara integrada. Ahora, en lugar de las historias orales tradicionales, que a menudo recuerdan las leyendas urbanas ordinarias, los testigos oculares de algo inusual pueden presentar fotografías de alta calidad o incluso “videos móviles”.

Curiosamente, hasta ahora esto ha tenido el efecto contrario. Entonces, aunque los dibujos de reconstrucción tradicionales han desaparecido casi por completo de los medios, los materiales confiables de «video móvil» no han ocupado su lugar. Los escépticos creen que este hecho de las últimas décadas dice mucho.

Cabe señalar que hoy, en el cruce de la criptozoología y el folclore, ha surgido una situación muy curiosa con una especie de ciencia «fabulosa»: la demonología (de la palabra «demonio»). Mediante el análisis de textos antiguos y leyendas de diferentes naciones, los investigadores están tratando de averiguar si se basaron en personajes reales. Por ejemplo, de algunos trabajos se deduce que las leyendas sobre duendes, brownies, sirenas y tritones pueden estar basadas en hechos de encuentros con criaturas reales. Estos pueden ser reliquias de homínidos y mutantes inusuales y, en general, «productos» de la biosfera en la sombra.

Entonces, a partir de leyendas y mitos, puede obtener información detallada sobre la apariencia de las criaturas humanoides. La hominología se ocupa de estos temas, una rama de la primatología que estudia la línea entre la zoología y la antropología. Esto también incluye la infernología, un tipo de disciplina para el estudio de todo tipo de espíritus, demonios, hombres lobo y otros «espíritus malignos».

Entonces, ¿qué hay detrás del fenómeno Bigfoot? Si tales criaturas no son monos reliquia, pero los hechos se conocen cuando los yetis conocían y usaban conscientemente un cierto mínimo de nuestro vocabulario, entonces, ¿quiénes son?

Hoy en día, las siguientes hipótesis sobre la naturaleza del fenómeno Bigfoot son las más populares: se trata de neandertales (y posiblemente homínidos aún más antiguos) que han sobrevivido hasta nuestros días, producto de algunas mutaciones inusuales, cruces interespecíficos anormales o una rama lateral de panspermia.

Demonios de la teratología

La criptobiología también puede bordear áreas muy inusuales de «investigación no académica». Un ejemplo sorprendente es la criptoteratología, la ciencia de anomalías fisiológicas extraordinarias en animales. Los criptoteratólogos estudian leyendas sobre misteriosos basiliscos, grifos y centauros, comparándolos con anomalías genéticas de terneros y pájaros de dos cabezas, lagartijas de dos colas y peces jorobados. A menudo, los mitos criptoteratológicos se basan en la coloración inusual de las criaturas. Por ejemplo, ocasionalmente hay individuos no pigmentados: albinos o, por el contrario, oscuros a negros: melanistas.

También se está desarrollando la criptoteratología de radiación, que ha recibido un amplio campo de actividad en la zona de exclusión de Chernobyl.

La criptobotánica, que estudia plantas desconocidas para la ciencia, los críptidos, también ha aportado muchas cosas nuevas a la criptobiología. La famosa flor de helecho, que supuestamente florece sobre los tesoros en la noche de Ivan Kupala, puede servir como una especie de símbolo de la criptobotánica. Además, en los cuentos populares se pueden encontrar plantas tan legendarias como la hierba y el carnero tártaro, o el cordero escita. Al mismo tiempo, la búsqueda de artefactos vegetales se ve obstaculizada por el hecho de que muchas plantas llevan nombres populares que se encuentran en mitos, leyendas y tradiciones.

A veces, los criptobiólogos también participan en conferencias organizadas por eniólogos y ufólogos que estudian la curación psíquica, la radiestesia, los objetos voladores no identificados, el poltergeist, la telequinesis y la clarividencia.

¿Te gustó este artículo?

Te invito a compartir el artículo y a formar parte de la comunidad del Misterio: Fan page para no perderte ninguno.

No olvides buscar en Google:  MundoOculto.es para ver todo lo que te ofrecemos.

Para recibir notificaciones al instante a través de Telegram Click Aquí y no te perderás ninguno.

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS