Antigravedad en la antigüedad: artefactos de los «dioses» y tecnología exótica.

Antigravedad en la antigüedad: artefactos de los «dioses» y tecnología exótica –

 

Imagen referencial

Desde la antigüedad, existen muchos monumentos y edificios que muestran construcciones increíbles. Esto nos hace preguntar cómo se lograron, ya que muchas de estas obras resultan ser bastante difíciles de replicar incluso con la tecnología actual. Algunos se inclinan a pensar que los antepasados pudieron haber tenido algún tipo de tecnología como la antigravedad para lograrlo.

Es increíble pensar que en la época antigua se estaba utilizando tecnología mucho más avanzada de lo que se conoce hoy en día, algo que ha quedado registrado con los relatos hacen referencia a fuerzas extremas y armas capaces de destruir ciudades. Esto sin embargo contrasta con el hecho de construcciones enormes, transportar y levantar bloques de piedra masivos e incluso realizarlos con una precisión asombrosa sin ninguna ayuda. La evidencia sobre estos hechos se encuentran en los relatos, mitos y leyendas pasadas por generaciones así como también restos arqueológicos que todavía guardan los misterios de ese momento.

La ciudad de Jericó fue el lugar donde Dios ordenó a Josué, el sucesor de Moisés, que la sitiara durante seis días. Para ello, tuvo que llevar consigo siete sacerdotes con cuernos de carnero, y también el Arca de la Alianza. Luego, al séptimo día, cuando los cuernos llamados shofar retumbaron en los muros de Jericó, estos cayeron y la ciudad fue saqueada. Esto está relato en el Libro de Josué.

 

Shofar

Debido a las narraciones en las escrituras bíblicas sabemos que, un gran ejército acabó rodeando la antigua ciudad de Jericó. En ese momento se emitió una extraña melodía al mismo tiempo que la poderosa Arca de la Alianza salía, donde se guardaba y residía la fuerza divina. La pregunta entonces es: ¿cómo fue posible que los sonidos de los carneros destruyeran los muros de la ciudad?¿Qué papel tuvo el artefacto mencionado anteriormente?

Al iniciar el siglo XX, una serie de excavaciones dice que había estado presente la ciudad de Jericó con una extensión de terreno casi similar a las tres hectáreas. La destacada construcción que sobresalía en la zona era una enorme torre de piedra con 9 metros de altura x 8 metros de ancho. Los muros tenían 7 metros y entre ellos se localizaba un foso que medía 3 metros de profundidad x 8 metros en anchura. Algo así nos demuestra el gran esfuerzo viable para derribar todos estos sistemas defensivos para poder penetrar a la ciudad.

Las armas no letales son un tipo de arma que se ha utilizado con el objetivo de alejar manifestaciones sin causar grandes heridas. Un ejemplo de esta tecnología es el dispositivo acústico de largo alcance LRAD. Esta onda sónica también puede ser usada para destruir cosas. Los antiguos tenían idea del poder que estas ondas podían tener y la información necesaria para ello, además ¿pudo Israeld usar el Arca de la Alianza para derrumbar las murallas de Jericó como parte de una amplificación sónica?

Taylor Wang es el perito más conocido al planeta en cuanto a ondas de sonido, levitación acústica y experiencia espacial. El ex-astronauta cree que la destrucción de Jericó fue causada por los fuertes efectos del sonido. Según su teoría, si se coloca una resonancia directamente en un muro y se impulsa con mayor potencia, el muro terminaría siendo destruido por la energía acumulada.

Una vibración de presión es el sonido y cuando esta energía se añade a la ecuación, el resultado puede ser catastrófico. Se puede decir que esto se convierte en un arma letal compuesta por partículas al mover el aire. Simplemente, necesitas encontrar una forma de dirigir el sonido hacia un área para destruirla, lo que daría lugar a un rayo de energía acústica dirigida.

Cuando los judíos iban a librar la guerra en Canaán, lo hacían con el Arca de la Alianza, un objeto al cual se le atribuían innumerables poderes. Para explicarlo, los judíos decían que este objeto contenía la ira de Dios. Fue así como cuando cercaron Jericó, incluso antes de luchar, sonaron los trompetas por siete sacerdotes. A lo largo de todo el cerco, también estuvo presente el Arca, lo que finalmente permitió conquistar y destruir Jericó.

 

Arca de la Alianza

La gente típica desconfía de la idea de que un simple sonido proveniente de cuernos pueda derribar una ciudad entera. Sin embargo, los textos dicen que la ira de los dioses funcionó como un aumento para el sonido en el punto exacto de las murallas, lo que sería respaldado por la lógica y la ciencia.

En La Biblia se da cuenta de los avanzados conocimientos tecnológicos dados a los hombres por Dios. Se recoge el hecho de que Moisés fue instruido (10:1,2) para fabricar dos trompetas de plata. El término usado en hebreo es chatsotserah, que aparece en 3 ocasiones como trompeteros, una vez como bocina y 29 veces como trompeta. Esta palabra suele ser traducida como “trompeta”, ofreciendo un testimonio sorprendente sobre la antigüedad de este instrumento musical.

El descubrimiento de la tumba del conocido faraón Tutankamón, en el año 1922, fue realizado por el arqueólogo estadounidense Howard Carter. Entre los objetos hallados estaban dos instrumentos montados sobre cuernos: uno de plata y otro de bronce. Estas herramientas eran conocidas como shofar, debido a sus cualidades sonoras.

Más de 3.000 años después de ser enterrado junto al cuerpo del joven faraón en el Valle de los Reyes, un antiguo par de instrumentos fueron descubiertos allí con inscripciones en ellas que se relacionaban con campañas militares. Y aquellos habían tomado vida nuevamente en 1939 cuando eligieron a James Tappern, un extraordinario trompetista, para tocar la trompeta sagrada que había encontrado. Su hijo Peter recordaba lo que su padre había logrado tocar ese día y admiró la destreza y la calidad del sonido con la que aquellas personas en el pasado eran capaces de manejar tales complicados instrumentos.

Se habla mucho de la famosa “maldición de Tutankamón”, desde que se descubrió su tumba. los presentes cuando la misma fue destruida sufrieron a lo largo de los meses. Primeramente, el responsable Lord Carnarvon murió picado por un mosquito y el mismo día El Cairo se quedó en oscuridad. Luego, el hermano del fallecido, Audrey Herbert también sucumbió misteriosamente a causas desconocidas. Por último Arthur Mace, quien destrozó el muro para llegar hasta la sala donde descansaba Tutankamón, murió sin explicación alguna.

 

Sarcófago egipcio. Crédito: kerttu / Pixabay

El fallecimiento siniestro de Sir Douglas Reid y su secretaria tras haber realizado una radiografía a la momia intrigó a muchos. Cuando se llevó a cabo la autopsia de Tutankamón, se descubrió que había una pequeña herida en el mismo lugar donde el mosquito había picado al Lord Carnarvon meses antes.

En 1954 y 1974, cuando una de las figuras del Museo de El Cairo estaba siendo limpiada, algo inesperado ocurrió. Los trabajadores intentaron soplarla, y en ese momento, el suministro eléctrico tanto del Alto Egipto como de la región del Gran Cairo se interrumpió de forma inexplicable. Estos “milagros” quedaron grabados en los documentos de la estación generadora de electricidad y los artículos publicados en varios periódicos locales.

La tecnología sónica no solo se ha utilizado como una forma de destrucción; nada más lejos de la verdad, ya que parece ser necesaria para construir monumentos impresionantes y bloques de piedra gigantescos. Esto es algo que aún desconocemos cómo lograron hacerlo y nos llama muchísimo la atención.

La Isla de Pohnpei posee uno de los lugares más increíbles del Pacífico. Esta destacada ciudad se llama Nan Madol, abarque 28 km2 y está compuesta por 91 islotes artificiales y cien isletas de arrecife y coral. Las construcciones fueron hechas con bloques de basalto utilizando diferentes técnicas constructivas, convirtiendo a Nan Madol en la “Venecia del Pacífico”. Se desconocen quién fue el constructor y cuándo fue construida exactamente.

 

Micronesia

En la isla de Nan Madol hay un misterioso conjunto de bloques de piedra cuyo peso se estima que es entre 20 y 50 toneladas. La teoría que respalda su transporte no está clara todavía ni se ha determinado el origen exacto. A pesar de esto, los arqueólogos siguen investigando sin descanso al respecto y buscando la pista correcta para desentrañar el enigma. El traslado por mar es casi imposible ya que hay una gran barrera coral, por lo que los habitantes locale creen que fue gracias a la magia negra, otorgada a dos hermanos constructores quienes eran bendecidos con un don excepcional.

Olosipe y Olosaupa, dos hermanos mágicos, pidieron a los guijarros de Sokehs que se uniesen para formar grandes estructuras. Al oír su voz, todas las piedras llegaron volando hacia ellos para responder a su llamada.

Se cuenta que una mágica fuerza hizo que los enormes bloques de piedra se organizaran por sí mismos para crear Nan Madol. Esto fue así desde el momento en que empezaron a trabajar con la construcción.

Según la tradición de los indios Hopi, sus antepasados recibieron la visita de seres llegados desde lejanas estrellas que poseían tecnología avanzada. Estos seres habían desarrollado el uso del aire para volar a una velocidad impresionante y ponerse en contacto con los Hopi. Se les conocía como “Katchinas”, que significa “Sabios, Ilustres y Respetados”. Entre las muchas cosas que estos seres sabían hacer, estaban cortar bloques de piedra y construir túneles y lugares subterráneos.

Había un enigma importante que databa de la antigüedad, la construcción de Micenas. Esta ciudad fue erigida alrededor del año 2.000 a.C., completamente edificado con bloques de piedra apilados unos detrás de otros sin la necesidad de mezclar ningún tipo de material para sujetarlos, lo que lo hace aun más sorprendente es que la forma y dimensión del lugar no estuvieron exentos de las leyes de la gravedad. Esto generó muchas conversaciones entre los profesionales en campos como la arquitectura y el ingeniería porque se pensaba que el lugar habría sido construido por fuerzas superiores a lo humano teniendo en cuenta la época.

Si alguno quisiera encontrar el tesoro de Atreo, podría empezar por la entrada. Está coronada con una masa colosal de piedra, que pesa 250 toneladas.

Se desconoce cómo los antiguos lograron transportar y colocar los bloques pesados que aparentemente usaron para la construcción de sus monumentos. Pensemos en las pirámides mayas, los templos griegos, Stonehenge o Carnac. Estas obras arquitectónicas contienen bloques de toneladas de peso imposibles de levantar con poleas o cuerdas, y aún más difícil transportarlas a grandes distancias para luego elevarlas por varios metros del suelo.

En la República de Líbano, se halla un importante patrimonio histórico llamado Piedras de Baalbek. Estas piedras llevan el nombre del hijo del dios Baal, también conocido como Heliópolis, cuna del dios griego Helios. El sitio está compuesto por templos grandes como el Templo de Bacchus (dedicado al dios greco Baco), el cual es mucho más alto que el Partenón de Atenas: sus columnas miden 19 metros frente a los 10,4 metros del templo ateniense.

La Sagrada Escritura dice que en aquella antigua época había seres gigantescos andando por la Tierra. Según el Génesis, estas criaturas eran hijos de Dios y esclavos humanos. Esta mezcla entre los dos resultó en nacimiento de líderes, como héroes conocidos desde hace siglos.

Una de las mayores rocas que haya visto la tierra ha sido un enorme objeto de 21 metros de largo por 4.33 metros de alto, y con un enorme peso entre 1,2 y 2 mil toneladas. Esta gran piedra no llegó a ser transportada hasta Baalbek, pero recibió el nombre de “Hajar el Gouble” (Roca del Sur) o “Hajar el Hibla” (Roca de la Mujer Embarazada).

En Baalbek, los científicos se ven frente a un enorme enigma tras la misteriosa presencia de las piedras. Estas son tan grandes y pesadas que resulta difícil imaginar como pudieron ser divididas en partes y posteriormente trasladadas hasta el lugar. Esto es aún más extraño si se toma en cuenta que esta operación no fue posible tampoco algunos lugares altamente desarrollados como Egipto y Mesopotamia, donde los bloques de piedra que usualmente eran movidos con la ayuda de cuerdas y rodillos apenas equivalían al decimo del tamaño. Para el caso de Baalbek, el terreno era mucho más adecuado para el transporte de masas tan grandes.

La región de Baalbek posee un paisaje que se caracteriza por ser estrecho, lleno de colinas escarpadas y grandes piedras. A pesar de que existen teorías acerca de cómo fueron asentados los bloques masivos del lugar, no hay ninguna prueba material que respalde estas hipótesis. Esto ha hecho que se planteen preguntas como: ¿Quién erigió los monolitos y con qué herramientas? ¿Por qué no hay registro escrito sobre el proceso? Estas interrogantes nos recuerdan lo mucho que nos falta por descubrir acerca de la antigua civilización.

 

Una de las piedras más grandes de Baalbek. Crédito: Ralph Ellis / Wikimedia Commons CC 4.0

Investigando la naturaleza de la construcción de los bloques tanto para su colocación como el peso, los expertos han concluido que quienes los armaron utilizaban una forma avanzada de principios acústicos para levantar grandes cantidades sin necesidad de herramientas o maquinaria. Esta ley teórica no es fácilmente demostrable, al menos hasta ahora, lo que significa que las personas detrás tenían la capacidad de lograr esto muy sobrehumano.

Geoffroy de Monmouth, un famoso historiador, recopilaba y narraba los sucesos que ocurrió en su época en el libro Historia Regnun Britanniae de forma muy detallada. De esta obra se desprende la leyenda de Stonehenge donde se cuenta que Merlín logró cambiar el lugar de las grandes piedras conocidas como menhires gracias a su gran magia. Esto se basa principalmente en el uso de «fuerzas vitales». Las leyendas antiguas nos ayudan a entender mejor lo acontecido en aquellas épocas pasadas, ya que Merlín, siempre portando su varita mágica con su legendario poder emitía energías hacia las rocas para hacerlas levantar del lugar.

Los misteriosos Stonehenge ha fascinado a los expertos por su proceso de construcción. Está formado por grandes bloques calizos procedentes de varias zonas distantes entre sí, como Avenbury, los Montes Prescelly y Mildford Haven. Estas enormes piedras pesan cada una más de cincuenta toneladas y el conjunto acumula miles de toneladas en total. La pregunta que se plantean es cómo un grupo tan pequeño como el pueblo neolítico (de alrededor de cien personas) había conseguido transportar esta imponente construcción teniendo en cuenta sus recursos limitados. En este contexto, la única posible explicación razonable es que los habitantes del Neolítico disponían de herramientas para trasladar las rocas tan lejano sin usar recursos humanos ni tierra y madero para const

Se creyó que Stonehenge debía haber sido un lugar usado para observar los movimientos del sol y la luna, sobre todo los eclipses lunares. Los ángulos entre las piedras sueltas eran lo que se empleaba para medir los solsticios y los equinoccios, así como las salidas y puestas de la luz solar y lunar. El anillo de agujeros de Aubrey también estaba relacionado con este concepto.

Un pequeño y perdido poblado del Neolítico logró algo impresionante: transportaron gran cantidad de roca a un lugar intermedio, donde las ubicaron son exactitud para observar el cielo. Esta acción no fue producto de la casualidad, sino que eran resultado de un conocimiento muy avanzado en astronomía, geometría y de saber qué pedazos se requerían para la tarea, por lo que estas provenían de lugares distintos.

Muchos investigadores egipcios convencionales afirman que los bloques de piedra de esa área se movieron y pusieron en su lugar solo con la fuerza humana. Sin embargo, personas expertas en el transporte de pesos extremos con grúas modernas creen que no. Para demostrarlo traemos un ejemplo de una compañía que debía instalar un equipo hidráulico que pesaba 65 toneladas. Para elevarlo y pasarlo por encima del tejado, tuvieron que traer una grúa especial. Esta grúa fue traída en piezas, y fue transportada en 15 remolques en un lapso de cinco días.

Los expertos en grúas tenían como límite la cantidad de cien a ciento cincuenta toneladas que este mecanismo podía levantar, sin embargo al ser interrogados sobre si sería posible maniobrar con bloques mucho más pesados, como los usados para construir grandes pirámides o el Valle de los Reyes, quedaron sorprendidos y dudando. Esto sin contar aquellos enormes bloques de Baalbek con un peso superior a los mil toneladas que han puesto todavía más en duda las teorías acerca del transporte y manipulación de estas estructuras.

El Castillo de Coral en Florida es una obra maestra que fue construida por Edward Leedskalnin quien trabajó solo con sus herramientas y vigilando la noche para extraer y esculpir 1.000.000 Kg (1.100 toneladas) de coral. Leedskalnin también se destaca por ser creador de ciertas teorías que tocan al magnetismo.

 

Edward Leedskalnin, y una de sus extrañas máquinas. Cortesía: Magnetic Universe

Edward Leedskalnin fue un notable personaje capaz de levantar bloques monolíticos de coral que rondaban las 30 toneladas y emplearlos para la construcción de su famoso Castillo de Coral en Homestead, Florida. Estas grandes piedras a diferencia de los usados en la Gran Pirámide eran mucho más pesadas; sin embargo él trabajando solo durante 28 años pudo completarlas sin conocer los avances modernos ni entender cómo podía hacerlo. ¿Qué fue lo que lo hizo tan especial para lograr tal hazaña?

Si suponemos que Edward Leedskalnin y los antiguos constructores egipcios usaban alguna estrategia similar para ejecutar sus obras, el número de trabajadores necesarios para la construcción de la Gran Pirámide de Giza se ve reducido drásticamente. A pesar de que Leedskalnin solo transportó y elevó 1.100 toneladas durante 28 años, el volumen total de la Gran Pirámide sería una cantidad descomunal al compararlo con lo anterior; sin embargo, esto no significa que hubiesen sido necesarios cien mil hombres para llevar a cabo el trabajo, sino solamente 4.794 personas.

El levantamiento de grandes pesos con la ayuda del hombre, se consideraba imposible hasta que Edward Leedskalnin demostró lo contrario. Se afirmó que él podría haber aprovechado el uso del magnetismo para alcanzar los fenómenos medibles como la electricidad y la magnetismo para realizar estas tareas. Además, se cree que también usó el electromagnetismo para disminuir la gravedad que ejerce nuestra Tierra.

Varios menores afirmaron haber presenciado a Edward Leedskalnin haciendo algo que sorprendió a todos: desplazando bloques de piedra con el poder de la magia. Esto, junto con el generador magnético que él mismo construyó, llevó a una parte interesada en las antiguas pirámides a creer que él tenía cierto control sobre los campos magnéticos terrestres para manipular las rocas y guiarlas sin esfuerzo hasta donde quería.

 

El famoso telescopio Polaris ha sido parte de una antigua tradición mística que incluye la presencia de una pirámide. Esta característica ha hecho parte del Coral Castle Museum, donde es evidente su uso para el aprendizaje.

Se sabe que Edward tiene conocimientos en magnetismo, como lo tuvo Nikola Tesla, y entendía los conceptos de la Ley Telúrica y del sonido antiguo. Esto nos lleva a preguntarnos quién fue el que le transmitió todos estos conocimientos. El Castillo de Coral está situado en un sitio especialmente elegido llamado “20 puntos vórtex de inversión magnética”, donde las energías telúricas ayudan a manipular la fuerza de gravedad mediante la física hiperdimensional.

Esta región del sur de Estados Unidos, es reconocida como una parte del Triángulo de Las Bermudas; con herramientas electromagnéticas superiores, se pudo determinar que el Castillo de Coral estaba exactamente alineado con el Polo Norte para la manipulación correcta de la antigravedad.

Entre todos los construcciones que conforman la ciudad, particularmente destaca una puerta giratoria a mayor escala hecha de piedra, pesando nada menos que 9 toneladas; esta puerta se encuentra sostenida por un elemento cilíndrico pequeño y alojado en un mecanismo automotriz ubicado exactamente en el centro del agujero.

No es nada nuevo ver a los ingenieros tratando de copiar las grandes hazañas de la ingeniería. Sin embargo, en una ocasión, fue imposible tal empresa. Esto ocurrió cuando se encontró una puerta pesada que los científicos no pudieron abrir con facilidad. Después de mucho trabajo, para lograr el mismo objetivo, tuvieron que llevar un equipo hidráulico muy grande a ese lugar y sustituir los rodamientos oxidados. Al levantar la piedra principal se descubrió que había una segunda base debajo sin saber su origen exacto hasta que la hicieron analizar. Los resultados revelaron que eran materiales desconocidos y no originarios del planeta Tierra.

El Generador Magnético inventado por Edward, que según él permitiría levantar los bloques de piedra para edificar su obra maestra, fue recibido con admiración por los habitantes del planeta. Se preciaba la capacidad de condensar las vibraciones del sonido para combatir la gravedad generada, lo cual dio lugar a esta construcción de características megalíticas, acreditada como la Octava Maravilla del Mundo.

 

Coral Castle. Cortesía: book-of-light.com

Según Leedskalnin, la energía del universo se compone de partículas magnéticas, norte y sur. Esto dio lugar al desarrollo de su generador donde las corrientes cambian constantemente. Todo esto lleva a descubrir la conexión entre las cuatro fuerzas del universo: los imanes, corrientes magnéticas, conexión y creación. Por lo tanto, él buscó encontrar una teoría que explique toda esta información -la Teoría de Cuerdas- para poder regular el intercambio entre todos estos elementos mediante la oposición de imanes contrarios.

La impresionante tarea que Edward tuvo que llevar a cabo fue la de mover todos los materiales para construir su obra. Pero, ¿cómo lo hizo sin la ayuda de nadie?. Leedskalnin afirmaba haber tomado conocimientos de varias civilizaciones antiguas como los egipcios y así lograr utilizar los campos magnéticos terrestres para trascender las leyes modernas como la gravedad y el equilibrio.

Entre los grandes edificios de la ciudad de Philadelphia destaca la Sala Norman Hall que conforma parte de la Gran Logia Masónica. Esto es recordatorio al poderío que Edward generó al construir su Castillo de Coral.

Edward Leedskalnin construyó algo que era parte de sus paredes para contrarrestar el peso de los bloques. Esta máquina comprendía una rueda donde se colocaron imanes idénticos en forma de «U», dividiendo la rueda en veinticuatro partes.

La ciudad de Coral es reconocida debido a la Estrella de David, que tanto se ve en los lugares aledaños. Esto está asociado a los 24 imanes con sus polos curvados hacia la periferia. Representan lo opuesto y constituyen el fundamento para lograr el equilibrio y la armonía.

Por curiosidad, la Sala Norman Hall posee una Estrella de David que emite 48 rayos energeticos que se dirigen hacia los cuatro puntos cardinales. Al centro de esta estrella hay una campana, la cual es similar a la que se encuentra en la entrada de Leedskalnin.

Los francmasones saben mucho acerca de los poderes que la magnestismo y la antigravedad contienen, lo que se hace evidente en sus símbolos que conllevan por un lado, el equilibrio y por otro, mantener en secreto su superior conocimiento ya que todavía no estamos listos como raza humana para percibir su verdadero significado.

 

Edward Leedskalnin y su fantástico Castillo de Coral, que tardó veintiocho años en construir. Cortesía:mundooculto.es

Los científicos descubrieron un efecto conocido como Efecto Hutchinson. Esto produce una fuerte interacción electromagnética impactante que causa que los materiales se solidifiquen o fusionen a temperaturas normales, así como la levitación de objetos cotidianos como plástico, madera y metal. Entonces, para lograr estos fenómenos, los campos electromagnéticos debían ser pulsados de manera exacta. Los investigadores en el laboratorio del Profesor Hutchinson investigaban sobre cómo obtener energía desde diversas fuentes usando estas ondas longitudinales. Muchas situaciones similares a las obtenidas en el experimento hacen eco con los fenómenos observados en el Triangulo de las Bermudas: nubes locas, desplazamientos irregulares y bits de neblina como descripto por Bruce Gernon durante su vuelo hacia

Edward Leedskalnin demostró que los relatos populares sobre civilizaciones antiguas y los conocimientos avanzados de dioses desmentían los libros de historia. Investigadores en el campo de la arqueología, egiptología o cualquier otra área han intentado brillar con sus propias teorías, muchos de las cuales son poco lógicos. Los estudiosos sugieren que todos esos magníficos monumentos fueron construidos por decenas de miles de personas trabajando sin descanso para mover grandes bloques de roca a una velocidad impresionante. A medida que pasa el tiempo, la comprensión humana se vuelve más profunda junto con la evolución tecnológica, lo que nos dice claramente que hay algo incorrecto en esta explicación.

¿Por qué no abrir la mente a todas las opciones posibles, como que existen civilizaciones extranjeras que hayan estado aquí en algún momento y nos han legado tanto conocimiento? Tal vez ellos lleven miles o millones de años de adelanto respecto a nosotros, lo cual explicaría porque nuestros antepasados poseían tales habilidades avanzadas sin explicación aparente.

Usar la lectura de los escritos antiguos, así como los mitos y tradiciones que han trasmitido nuestros abuelos, es una forma más fácil para profundizar acerca de lo que se cree que pasó en los inicios. En muchas historias, se habla de entidades místicas con habilidades extraordinarias quienes llegaron del cielo para ayudar a la humanidad al descubrir cómo construir grandes estructuras.

 

Stonehenge

Es mucho más simple aceptar el hecho de que los monumentos de la antigüedad tales como Stonehenge, las pirámides, Teotihuacan, Angkor Wat, entre otros; tienen paralelismos astronómicos en común que se alinean con constelaciones o estrellas particulares. Esto sin contar que los seres humanos en aquella época no eran expertos en lo relacionado a la astronomía. Esta información se habría recibido de una fuerza superior que sí entendía perfectamente su importancia y hacían uso de dichas fuerzas invisibles para controlar nuestro planeta y el cosmos. Esta sugerencia sugiere que hay dimensiones de las cuales desconocemos todavía.

Es importante considerar que la teoría de los eslabones perdidos, las sorprendentes desestimaciones de nuestro conocimiento actual, el progreso vertiginoso de nuestra especie y todas las extinciones masivas que han sucedido a lo largo de la historia, no son resultados casuales sino consecuencias de alguna fuerza que quiere guiarnos hacia un nuevo destino por un motivo desconocido. Tal vez nos encontraríamos con la verdad si profundizamos más en el futuro.