La escritura oculta de 30,000 años de antigüedad podría cambiar toda nuestra historia

La escritura oculta de 30,000 años de antigüedad podría cambiar toda nuestra historia

Las 10 mentiras que Monsanto quiere que creamos
¿Quienes Eran Los Nefilim De La Antiguedad?
Las Cartas De Steve Jakson, Sean Ustedes Jurados ,De La Realidad De Este Juego, Creado Por Illuminatis

Un hallazgo de esta importancia puede alterar por completo nuestro conocimiento de la Edad de Piedra y la historia global.

Sacsayhuamán, en las afueras de la antigua ciudad inca de Cuzco, es uno de los castillos más espectaculares e intrigantes de los Andes, y permanece envuelto en misterio. El tema de cómo se transportaron las rocas de Sacsayhuamán sigue sin resolverse. ¿Podrían los ángulos de las piedras dar más información sobre el rompecabezas de Sacsayhuamán?

El autor e investigador Dr. Derek Cunningham ofreció una hipótesis provocativa y fascinante.

Con base en su investigación en el complejo de Sacsayhuamán, determinó que los extraños ángulos formados por estas piedras reflejan la antigua comprensión inca de las alineaciones astronómicas de la Luna, el Sol y la Tierra y los eclipses lunares y solares.

Esto puede no ser una sorpresa, dado que muchos templos antiguos estaban orientados astronómicamente.

Sin embargo, el argumento del Dr. Cunningham es poco convencional ya que se centra en la idea de que nuestros antepasados ​​produjeron «escritura» hace al menos 30.000 años en una forma geométrica de texto basada en el movimiento de la Luna y el Sol.

Afirma que esta antigua escritura astronómica, idéntica a la que se encuentra en Sacsayhuamán, también se puede encontrar en las cuevas europeas de Lascaux y Chauvet, el esqueleto de cambio africano tallado y una piedra tallada de unos 30.000 años de antigüedad desenterrada en el sitio paleolítico de Shuidonggou en China.

El Dr. Cunningham se interesó originalmente en Sacsayhuamán después de notar una sucesión de extraños patrones de terreno cerca de ciertos lugares de Escocia. Este descubrimiento lo impulsó a explorar paralelos en otros sitios antiguos, lo cual hizo.

Observó que los ángulos de las piedras de Sacsayhuamán reflejan algo extraordinario:

«Los astrónomos antiguos seleccionaron cada valor astronómico (hay nueve valores estándar en total) para ayudar a predecir el eclipse». Estas palabras astronómicas son una combinación de valores usados ​​por los astrónomos para medir el tiempo (el mes sideral de 27,32 días) y valores usados ​​para calcular cuándo la Luna, la Tierra y el Sol se alinean en los nodos. Esto implica utilizar el ciclo nodal de 18,6 años de la Luna, el tiempo medio de 6.511 meses entre las temporadas de eclipses y el ángulo de inclinación de 5,1 grados de la órbita de la Luna. Los números restantes suelen ser valores medios de diferentes términos lunares o valores relacionados con la brecha de 11 días entre los años lunares y solares”.

El Dr. Cunningham cree que los científicos deben concentrar sus esfuerzos en el texto secreto revelado en Sacsayhuamán, afirmando:

«También se ha revelado evidencia significativa de que esta escritura antigua se utilizó, tal vez de manera constante, hasta hace 500 años». Los análisis de las estatuillas de Muisca Tunjo en Colombia han revelado que fueron hechas en el mismo estilo astronómico que las figurillas de la Edad de Bronce recuperadas en Chipre.

Este hallazgo de una aplicación tan reciente de una inscripción de la Edad de Piedra me llevó a mirar de nuevo la construcción inca de los siglos XV y XVI, famosa por sus fantásticos y complicados muros interconectados.

Me preguntaba si las gigantescas paredes poligonales de Sacsayhuamán podrían estar alineadas con los mismos valores astronómicos que las estatuillas muiscas colombianas y el Gigante de Atacama chileno. La respuesta inesperada es sí”.

Cunningham continúa:

«Lo que hace que esta nueva hipótesis sea convincente es fundamental y fácil de probar». Es necesario más esfuerzo. Aunque las fotografías satelitales no pueden reemplazar el trabajo de campo real y las fotografías publicadas en línea pueden contener distorsiones, los datos adquiridos hasta ahora parecen consistentes.

No me importa si estoy en lo correcto o no. Hasta ahora, todo lo que he descubierto es que los datos son los que son. El concepto de transmitir algunos datos sobre tantos sitios, desde las pirámides de Egipto hasta el Gigante de Atacama en Chile, es clara y con razón polémico. Sin embargo, si es correcto, tiene el potencial de reescribir algunos elementos de nuestra comprensión no solo de la Edad de Piedra sino también de la historia mundial.

Si, por otro lado, los científicos establecen que esta teoría astronómica en particular es incorrecta, podemos continuar, sabiendo que ha sido examinada a fondo. Lo que es más emocionante es que se ha abierto una nueva ventana completa al pasado”.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS