La misteriosa muerte de Stanley Meyer: el hombre que inventó el «automóvil impulsado por agua»

La misteriosa muerte de Stanley Meyer: el hombre que inventó el «automóvil impulsado por agua»

Las 10 profecias mas espeluznantes de Rasputin
El Misterio de las Cuevas del Samadhi en el Tibet
LAS PIEDRAS DESLIZANTES DE EGIPTO

Stanley Meyer, el inventor del “automóvil accionado por agua”. La historia de Stanley Meyer llamó la atención porque murió en circunstancias inexplicables después de que se rechazara su concepto de «pila de combustible de agua». Incluso hoy en día, existen varias teorías de conspiración en torno a su muerte y algunas críticas a su innovación.

Stanley Meyer: El 24 de agosto de 1940 nació Stanley Allen Meyer. Vivió la mayor parte de su vida en East Columbus, Ohio. Más tarde se mudó a Grandview Heights, donde completó sus estudios y asistió a la escuela secundaria. Meyer, a pesar de sus creencias religiosas, estaba ansioso por crear algo nuevo. Después de graduarse de la escuela secundaria, se unió al ejército y aplicó brevemente a la Universidad Estatal de Ohio.

Stanley Meyer tuvo docenas de patentes a lo largo de su carrera, incluidas las de banca, oceanografía, monitoreo cardíaco y automóviles. Una patente es un tipo de propiedad intelectual que otorga a su propietario el derecho legal de impedir que otros creen, usen, vendan o importen una invención durante un cierto número de años a cambio de publicar una divulgación pública de la historia. El “Coche impulsado por agua” fue el más popular y polémico de sus inventos.

“Fuel Cell” y “Hydrogen-Powered Car” de Stanley Meyer:

Meyer ideó un mecanismo patentado en la década de 1960 que podía producir electricidad a partir de agua (H2O) en lugar de combustible de petróleo. Meyer se refirió a ella como una “celda de combustible” o “celda de combustible de agua”.

A mediados de la década de 1970, el precio del petróleo crudo se triplicó en el mercado mundial y los precios del petróleo en los Estados Unidos aumentaron diariamente. Las ventas de automóviles fueron casi nulas debido al aumento del costo del uso de la gasolina. El gobierno de EE. UU. estaba bajo mucha presión desde que Arabia Saudita había cortado los suministros de petróleo del país. Como resultado, numerosas empresas quebraron y el sector automovilístico estadounidense sufrió mucho.

Durante este período desafiante, Stanley Meyer intentó crear un automóvil que revolucionaría la industria automotriz estadounidense. Como resultado, ideó una «celda de combustible» automotriz modernizada que podría utilizar agua como combustible en lugar de gasolina para reducir la dependencia del petróleo.

Meyer lo expresa de esta manera:

Se volvió fundamental que nos esforcemos por traer una fuente de combustible alternativa lo antes posible.

Su técnica era sencilla: el agua (H2O) se compone de dos partes de hidrógeno (H) y una parte de oxígeno (O) (O). El invento de Meyer separó estas dos sustancias, y el hidrógeno se utilizó para impulsar las ruedas mientras que el exceso de oxígeno se descargaba de nuevo al medio ambiente. Como resultado, el automóvil de hidrógeno sería más beneficioso para el medio ambiente que un automóvil de gasolina que emite contaminantes peligrosos.

Dicho de otro modo, este proceso se conocía anteriormente en la ciencia como “Electrólisis”. Cuando se envía una corriente eléctrica a través de un líquido o una solución que contiene iones, se produce una descomposición química. Si el fluido es agua, se descompondrá en oxígeno y gas hidrógeno. Sin embargo, esta técnica es más costosa y tendrá poco efecto sobre los costos de gasolina. Además, se requiere electricidad de una fuente externa, lo que implica que el procedimiento no vale la pena.

Por otro lado, Meyer afirma que su tecnología podría operar casi sin costo alguno. ¡Todavía es una maravilla cómo es factible!

Si la afirmación de Stanley Meyer es genuina, su idea innovadora podría realmente traer una revolución en el sector automovilístico estadounidense, ahorrando billones de dólares en la economía global. Además, minimizaría el peligro del calentamiento global al reducir la contaminación del aire y aumentar los niveles de oxígeno en la atmósfera.

Meyer luego creó el primer automóvil impulsado por agua, un Buggy rojo. El nuevo y revolucionario vehículo propulsado por hidrógeno ha estado en exhibición en los Estados Unidos. Todo el mundo estaba interesado en su innovador invento en este momento. El Buggy impulsado por agua de Meyer incluso apareció en las noticias de una estación de televisión local.

Meyer dijo en una entrevista que su automóvil de hidrógeno solo requeriría 22 galones (83 litros) de agua para ir de Los Ángeles a Nueva York. Es alucinante considerarlo.

Demandas y Reclamos de Fraude:

Meyer ya había vendido los concesionarios a inversores interesados ​​en su tecnología Water Fuel Cell. Pero las cosas empeoraron cuando Meyer dio motivos para que un experto llamado Michael Laughton inspeccionara su automóvil. El Sr. Laughton era profesor de ingeniería en la Universidad Queen Mary de Londres, y cada vez que deseaba evaluar el trabajo de Meyer, desestimaba las justificaciones de Meyer como «tontas». Como resultado, los dos inversionistas entablaron una demanda contra Stanley Meyer.

Tres testigos expertos finalmente probaron su «pila de combustible de agua» en la corte. Determinaron que «no había nada innovador en la celda y que solo estaba empleando electrólisis estándar». El tribunal juzgó que Meyer había cometido un «engaño grosero y atroz», y se vio obligado a reembolsar a los dos inversores sus $ 25,000.

Según los expertos, Meyer también usó los nombres “pila de combustible” o “pila de combustible de agua” para referirse a la sección de su invento en la que se transporta energía a través del agua para producir hidrógeno y oxígeno. El uso que hace Meyer del término en este contexto contradice su definición tradicional en ciencia e ingeniería, donde las células similares se denominan comúnmente «células electrolíticas».

Algunos, sin embargo, elogiaron el esfuerzo de Meyer y dijeron que su “Auto impulsado por agua” era una de las mejores innovaciones del mundo. Roger Hurley, un juez, fue uno de estos creyentes.

Hurley declaró:

No representaría a alguien que perciba como un imbécil o un imbécil. Él era una buena persona.

La muerte sin resolver de Stanley Meyer:

Meyer se reunió con dos inversionistas belgas el 20 de marzo de 1998. El hermano de Meyer, Stephen Meyer, también estuvo presente durante la reunión, que tuvo lugar en un restaurante Cracker Barrel.

Meyer salió corriendo, agarrándose la garganta después de que todos hicieran un brindis en la mesa de la cena. Le confesó a su hermano que lo habían envenenado.

Stephen Meyer, hermano de Stanley Meyer, declaró:

Stanley tomó un sorbo de jugo de arándano. Luego se agarró el cuello, salió corriendo por la puerta, cayó de rodillas y vomitó violentamente. Salí corriendo y le pregunté: ‘¿Qué pasa?’ «Me envenenaron», agregó. Esa fue su declaración final.

La oficina del forense del condado de Franklin y el departamento de policía de Grove City han realizado una investigación exhaustiva. Luego concluyeron que Stanley Meyer murió debido a un aneurisma cerebral.

¿Fue Stanley Meyer una víctima de la conspiración?

Muchas personas todavía sienten que Stanley Meyer fue asesinado como parte de una conspiración. Esto se hizo principalmente para suprimir su invento innovador.

Algunos argumentan que la muerte de Meyer fue causada principalmente por su innovación, que atrajo la atención negativa de los funcionarios del gobierno. Meyer solía reunirse regularmente con invitados extraños de varias naciones.

Según el hermano de Meyer, Stephen, los inversores belgas sabían del asesinato de Stanley porque no mostraron ninguna emoción cuando se anunció la muerte de Meyer. No hubo condolencias ni consultas, y los dos chicos no mencionaron nada sobre su muerte.

¿Qué pasó con el innovador automóvil impulsado por agua de Stanley Meyer después de su muerte?

Se afirma que todas las patentes de Meyer han expirado. Sus innovaciones ahora están disponibles gratuitamente para el público, sin limitaciones ni regalías requeridas. Sin embargo, la innovación de Meyer aún no ha sido adoptada por un fabricante de motores o de automóviles.

Más tarde, James A. Robey, que solía realizar webcasts frecuentes, investigó la innovación de Stanley Meyer y determinó que era cierta. Durante un tiempo, mantuvo el «Museo de combustible de agua de Kentucky» para ayudar a revelar la historia reprimida de la creación de tecnología de combustible de agua. También es autor de un libro titulado “Water Car – ¡Cómo convertir el agua en combustible de hidrógeno!” en el que describe los 200 años de historia de convertir el agua en combustible.

El auto milagroso de Stanley Meyer: funciona con agua

 

¿Te gustó este artículo?

Te invito a compartir el artículo y a formar parte de la comunidad del Misterio: Fan page para no perderte ninguno.

No olvides buscar en Google:  MundoOculto.es para ver todo lo que te ofrecemos.

Para recibir notificaciones al instante a través de Telegram Click Aquí y no te perderás ninguno.

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS