Los Nazis y su Comunicación con Extraterrestres

Los Nazis y su Comunicación con Extraterrestres

El momento oportuno
En quién confiar
La vida y la muerte es todo uno
Los Nazis y su Comunicación con Extraterrestres
Se dice que los nazis tuvieron una poderosa aliada antes y durante la guerra.
Una bella mujer que no solamente podía hacerse de secretos inimaginables, sino que también, podía comunicarse con extraterrestres.
De esta forma, los nazis se hicieron de los planos para construir los primeros platillos voladores.
Una tecnología impensada para la época, y que solo fue posible de adquirir gracias a la intervención de Maria Orsitsch, la medium que ayudo a los nazis.
Se dice que todo empezó cercano al año de 1910, cuando M. Orsitsch ya se había dado cuenta de sus poderes y dotes que la hacían especial.
Ella podía comunicarse con inteligencias que no eran parte de nuestro planeta, pero sí del Universo, y todo por medio de su mente.
Gracias a eso, terminó poniendose en contacto y trabajando con la Thule Society. Una sociedad alemana que se encargaba de investigar fenómenos paranormales e incluso experimentar con la posibilidad de viajar en el Tiempo.
Dentro de la Thule Society, Orsitsch conoció a un grupo de chicas similares a ella, jóvenes, con largas cabelleras, hermosas y con poderes mentales. Al darse cuenta del potencial que podrían tener juntas sin necesidad de nadie más, decidieron irse todas de Thule y fundar su propia sociedad.
Así nació la Sociedad Vril, la cual tenía más aspecto de culto que de algo científico. Puesto que toda debían mantener sus cabelleras muy largas, para lograr mejores conexiónes con el universo.
Una vez creada la sociedad Vril, decidieron comenzar a explotar sus propios poderes. Y durante una sesión, M. Orsitsch logró contactar a una raza que decía «habitar las estrellas». Esta civilización le dio una serie de instrucciones que terminaron por ser planos para una nave espacial. El idioma por el que se comunicaron con ella fue el sumerio, y el mensaje entregado era muy técnico.
Al darse cuenta de lo que tenían entre manos, las Vril decidieron acercarse a científicos, quienes tuvieron la misión de analizar y traducir la información recibida, para más tarde construir el primer prototipo de platillo volador en 1922. No sin sumar antes el financiamiento de varios multi-millonarios alemanes.
La primera prueba al parecer fue un fracaso, pero la segunda obtuvo los resultados deseados. El platillo pudo volar tomando como base el modelo de los planos entregados a las Vril. Entonces, comenzaron a construir otros más, mejorando cada vez, los prototipos iniciales, así hasta el año 1945.
En ese año, antes de que acabara la guerra, se dice que Orsitsch y su sociedad, se enteraron del resultado de la guerra gracias a mensajes de extraterrestres. Por lo que decidieron abandonar Alemania y su paradero final nunca se conoció.
Existen teóricos que dicen que la Sociedad Vril logró llevarse un prototipo de platillo volador consigo. Mientras que otros expresan que se fueron a Argentina y que ahí aún existe la sociedad «en secreto».
Pero, ¿Es posible que una sociedad tal, se mantenga en el anonimato y no salga jamás a la luz?
De algún modo, es posible que los alemanes aprendieran la lección. Pues la SS-Ahnenerbe, fue una entidad pseudocientífica alemana constituida formalmente en 1935 por dirigentes e ideólogos del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán para realizar y divulgar investigaciones con fines educativos en apoyo de la ideología nazi y en particular, de sus teorías relacionadas con la raza aria en paralelo con sus investigaciones de la raza Germania.
Ya en 1940, durante la Segunda Guerra Mundial, la Ahnenerbe fue integrada en la estructura de las SS, organización fundamental del aparato de Estado del Tercer Reich, y dirigida, bajo la presidencia de Heinrich Himmler, por Walther Wüst y Wolfram von Sievers, lo que no evitó su fracaso.

MundoOculto.es

Síguenos en Facebook

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS