Visiones de Hermina de Reims – Fuerzas sobrenaturales en la vida cotidiana medieval

Visiones de Hermina de Reims – Fuerzas sobrenaturales en la vida cotidiana medieval

Objeto en forma de disco capturado en vivo en la Estación Espacial Internacional
Así planea EE.UU. crear a 'supersoldados' de operaciones especiales
El inicio de la Cosecha.

Era una mujer devota, descrita por su confesor Jean le Engraver como “una mujercita sencilla y llena de buena voluntad” que se convirtió en una especie de mística tras la muerte de su marido, cuando se fue a vivir a un priorato agustino con la comunidad de monjes para que pertenecía su confesor.

Fue en ese momento que la vida de Hermina dio un giro extraño y comenzó a experimentar visiones nocturnas de visitantes angelicales y demoníacos, que fueron cuidadosamente registradas por le Engraver en todos sus terribles y fantásticos detalles.

El extraño caso de Hermina de Reims en realidad no fue tan extraño para quienes vivieron en su época.

La presencia constante de ángeles y demonios se consideraba parte de la vida cotidiana del cristianismo occidental medieval y, sin embargo, el caso de Hermine se convirtió en fuente de mucha controversia y debate en las décadas posteriores a su muerte.

La razón de esto era mucho más seria que la propia Ermina. Las ruedas de la historia estaban girando en su mundo, y la era en la que vivía estaba al borde de grandes cambios, cuando sus cimientos se estremecieron y reinó el caos.

La historia de Hermina es la historia de cómo una simple campesina llegó a jugar un papel importante en un punto de inflexión en la historia europea.

Visiones de Hermina de Reims fuerzas sobrenaturales en la vida cotidiana medieval 2
Ermina de Reims sufrió visiones y encuentros con demonios. La pintura “Santa Catalina y los demonios” de un artista desconocido alrededor de 1500, expuesta en el Museo Nacional de Varsovia

Sentimientos y voces: Hermina de Reims y sus visiones

El tormento de Hermina de Reims, según los registros de sus visiones, comenzó el 24 de noviembre de 1395 y terminó recién el 25 de agosto de 1396, cuando murió de peste, habiéndose infectado mientras cuidaba a un vecino enfermo.

Aunque se les puede llamar “visiones”, los encuentros con los demonios fueron una experiencia mucho más física que una mera percepción visual, involucraron todos sus sentidos: oído, olfato, tacto e incluso gusto, cuando en uno de los episodios ella realmente lamió. el demonio.

Sus visiones tienen todas las características de los encuentros con demonios. A finales de la Edad Media, los demonios ya no eran heraldos externos del mal, penetraban en el alma de las personas y representaban sus deseos más oscuros, que eran a la vez atractivos y aterradores.

Los demonios a menudo asumían forma humana para desempeñar el papel de seductores, y Ermine a menudo experimentaba visiones sexuales o seductoras:

“De repente vio en medio de su alcoba a un hombre joven y apuesto ya una mujer joven y hermosa; comenzaron a abrazarse y besarse, y luego se acostaron en el suelo y cometieron un pecado juntos.

Y todo esto lo hizo el diablo delante de ella, porque quería que ella recibiera un mal placer en el pecado carnal. Cuando terminaron, el joven se acercó a su cama y le dijo: “¿No eres infeliz, matándote con el ayuno, la falta de sueño, usando cilicios…

Sería mucho mejor si vivieras una vida placentera y saciaras los apetitos de tu cuerpo, porque nunca puedes escapar de la condenación eterna”.

Ermina también fue atacada por un zoológico real de animales salvajes, otro tema común de los encuentros medievales con demonios.

Sus visitantes nocturnos iban desde diminutas moscas que reptaron sobre su cuerpo durante días, hasta un gato doméstico con ojos de color rojo fuego, siete murciélagos que volaron hasta su cara, un perro gigante en el alféizar de su ventana, junto con una enorme serpiente e incluso un oso. .

Quizás los visitantes animales más inquietantes fueron los sapos, con quienes tuvo varios encuentros. En una ocasión, despertó de un sueño y encontró un sapo pegado a su cara y metiéndole la cabeza en la boca.

Se levantó de la cama pero resbaló con otros sapos, que desaparecieron cuando los roció con agua bendita . En otra ocasión, Ermina estaba orando en su cuarto y sintió tres sapos moviéndose entre sus piernas.

Después de su desaparición, se durmió y cuando se despertó, un demonio en forma de hombre yacía junto a ella en la cama. También desapareció después de ser rociado con agua bendita.

Los viajes aéreos eran una característica común de la actividad demoníaca en la Edad Media y, de hecho, fueron los precursores de la idea moderna temprana de las brujas volando en escobas. Según una nota hecha por Jean le Engraver, Hermina experimentó viajes físicos en avión varias veces.

En un caso, el demonio la llevó por el patio interior del monasterio y la arrojó frente a la iglesia, y en otro, los demonios la dejaron encima de la iglesia, donde se aferró a una cruz de piedra instalada en el techo.

Su viaje más impactante la llevó al bosque de Nanteuil. Después de ser secuestrada en la calle por tres hombres en caballos negros y llevada al bosque, se encontró en medio de una gran multitud de demonios vestidos de negro, y encontró el camino a casa con la ayuda de la aparición de San Pablo el Simple.

Hermina tuvo muchos encuentros divinos y fue visitada por ángeles y varios santos, pero se descubrió que algunos de estos visitantes eran demonios que tomaron formas angelicales para engañarla. Sin embargo, Ermina siempre ha podido descubrir el engaño y exponer a los pretendientes.

Fue esta habilidad la que la convirtió en algo más que una simple campesina, y fascinó a los teólogos de su tiempo, quienes intentaron responder la importante pregunta: ¿cómo saber si una visión fue enviada por Dios o por el diablo?

Visiones de Hermina de Reims fuerzas sobrenaturales en la vida cotidiana medieval 3
Ermina tuvo muchos encuentros divinos y fue visitada tanto por demonios como por ángeles. El cuadro representa la “Anunciación” de Juan de Flandes

Espíritus distintivos

El arte de clasificar los bienes espirituales y distinguir entre lo divino y lo demoníaco se conoce como discernimiento de espíritus.

A finales del siglo XIV, la atención de los teólogos a la distinción de espíritus se intensificó debido a que el cristianismo occidental experimentó una reconfiguración de la creencia en las fuerzas sobrenaturales y sus funciones.

Este trastorno en la fe fue provocado por una tríada de catástrofes: la Peste Negra de 1346 a 1353, la Guerra de los Cien Años entre Inglaterra y Francia a partir de 1337, y el Cisma de Occidente de 1378 a 1417, que enfrentó a la Iglesia francesa contra la Iglesia Inglesa.

Estos tres grandes eventos históricos, especialmente el Cisma que creó un vacío de poder institucional, llevaron a una crisis de fe para muchos cristianos europeos.

El ámbito de la autenticidad se ha vuelto esquivo a medida que han surgido «dobles» malvados para confundir y probar la validez del cristianismo a nivel internacional, y un método para tratar este problema ha sido el discernimiento espiritual.

Las visiones de Hermina de Reims fueron concebidas por su confesor como una especie de guía de reflexión.

Sus experiencias han ampliado los límites de lo que se puede considerar sagrado, y su habilidad natural para distinguir entre lo divino y lo demoníaco la ha convertido en un ejemplo vivo de perspicacia, el «espejo correcto» para enseñar a las personas cómo protegerse del diablo y sus secuaces

El confesor de Ermina la retrató como una santa, alegando que en 1397 realizó un milagro póstumo, poseída por un espíritu divino, que le permitió distinguir demonios en sus visiones, incluso cuando aparecían en forma de personas santas o participaban en la Eucaristía. .

Sin embargo, el final del siglo XIV fue un momento peligroso para la mujer santa en Francia, ya que las ideas sobre la demonología estaban cambiando y comenzó a surgir la idea de que los demonios estaban asociados con la brujería.

Los demonios ya no eran simplemente agentes del mal destinados a probar la firmeza de la fe, sino que podían entrar en el cuerpo humano (voluntaria o involuntariamente) y también ser exorcizados (el exorcismo institucional sistematizado comenzó después de principios del siglo XV).

Es por eso que el discernimiento de espíritus se ha vuelto tan importante, no solo para la persona que experimenta un encuentro sobrenatural, sino también para la sociedad en general y a nivel oficial, para las autoridades eclesiásticas.

Ermina supo distinguir lo diabólico de lo divino por su fuerza de fe y participación en la práctica espiritual de los frailes agustinos.

A nivel social, la distinción se hizo más difícil: en 1401, Jean le Engraver entregó el registro de las visiones de Hermine a Jean Gerson, un influyente teólogo y rector de la Universidad de París, quien se erigió como una especie de experto en lo sobrenatural. .

El juicio inicial de Gerson fue cautelosamente positivo, aunque desaconsejó difundir las visiones excepto a aquellos que pudieran discernir lo que era santo y lo que no lo era.

Gerson aplicó los mismos principios de distinción en su defensa de Juana de Arco en la década de 1420, pero desafortunadamente para Juana, el juicio no fue tan positivo y fue quemada en la hoguera.

La delgada línea entre el misticismo divino y la hechicería demoníaca se difuminaba, y los síntomas que manifestaba una persona que padecía una u otra enfermedad eran casi idénticos: levitación, profecía, hablar en lenguas, trances o signos corporales inusuales.

Para distinguir uno de otro, uno tenía que tener un amplio conocimiento de la mecánica de la posesión espiritual y la compleja teología que se ha desarrollado durante más de un milenio.

Visiones de Hermina de Reims fuerzas sobrenaturales en la vida cotidiana medieval 4
Pintura de Fra Angelico “La Anunciación”

La intangibilidad y la teoría de la posesión

En el siglo XIII, las ideas sobre demonología y angelología cambiaron de tal manera que la idea de la no materialidad se convirtió en la teoría dominante.

Durante el milenio anterior, la idea de Agustín de que los ángeles y los demonios tienen cuerpos incorpóreos había sido la teoría dominante, pero alrededor de la década de 1230 la ideología de Tomás de Aquino ganó más terreno.

Tomás de Aquino creía en la inmaterialidad absoluta de las sustancias sobrenaturales, pero su fundamento les permitía interactuar con el reino físico y manipular las fuerzas naturales, aunque estaban sujetos a las mismas leyes que el resto de la creación (es decir, la ley divina).

Sin embargo, la teoría inmaterial creó algunas dificultades nuevas, como que los seres no materiales pueden producir efectos en el ámbito físico sin el uso de un cuerpo físico, y la lucha por resolver este problema teológico es evidente en las visiones de Ermine.

“Dicen que los demonios están hechos de la nada, pero en este mismo momento los hago rodar como pelotas justo en frente de mí”, dijo Ermina.

Sin embargo, una de las formas en que los seres inmateriales podían cumplir su voluntad en la esfera física era la posesión espiritual de una persona. Hay varios tipos de posesión que una persona puede experimentar.

En el caso de Ermina, ella estaba tanto poseída por un espíritu divino como involuntariamente poseída por un demonio, y tal persona (energumen) era diferente de aquellas que voluntariamente actuaban como médium demoníaca (pitones), o brujas que voluntariamente copulaban con demonios en el forma de íncubo.

En la Edad Media, se creía que todas las posesiones espirituales se producían mediante la penetración literal en el cuerpo. Una vez dentro, el espíritu alienígena interactuó con la fisiología interna del cuerpo: órganos, mente y espíritu.

El espíritu humano existía dentro del cuerpo en forma de una sustancia líquida purificada producida en el ventrículo izquierdo del corazón a partir del aire, que se consideraba el hábitat del espíritu y el alma humana. Quizá de ahí venga la expresión popular “con todo el corazón”.

Visiones de Hermina de Reims fuerzas sobrenaturales en la vida cotidiana medieval 5
La Anunciación de Karel Dujardin

Una vez fuera del corazón, el espíritu se movía por el cuerpo a través de las arterias y podía transformarse en un espíritu “natural” que residía en el hígado, que controlaba actividades involuntarias como la digestión y la actividad sexual.

También podía purificarse y transformarse en un espíritu “animal” (llamado así por el alma, ánima) ascendiendo a la cabeza, que residía en el cerebro y regulaba el sistema nervioso y el intelecto.

El espíritu actuaba como intermediario entre el alma inmaterial y el cuerpo material, y sólo Dios mismo tenía la capacidad de sustituir el espíritu humano por el sobrenatural, por lo que el único tipo de posesión espiritual que podía habitar el corazón era de origen divino.

Si bien los demonios no podían poseer el alma inmaterial, sí podían trastornar la función del espíritu humano como conducto de información entre el cuerpo y el alma y su control sobre los sentidos, lo que les daba la oportunidad de confundir o tentar al alma, y ​​así es como La posesión demoníaca de Ermina se manifestó en sus visiones.

El modelo fisiológico de posesión no proporcionó una base clara para discernir espíritus, pero fue útil en algunos casos.

La ubicación del espíritu en el cuerpo determinaba si era divino o diabólico: por ejemplo, se creía que los demonios residían en las partes viscerales o “impuras” del cuerpo, por lo que durante un exorcismo el espíritu podía ser expulsado del cuerpo regurgitando un objeto duro como un sapo o un gusano, o incluso un trozo de carbón, lo que indica posesión demoníaca.

Por el contrario, a veces se pueden encontrar signos de posesión divina en el cuerpo, como, por ejemplo, durante la autopsia de Clara de Montefalco, se encontró la huella de un crucifijo en su corazón.

Aunque la importancia de las visiones de Hermina no fue evidente de inmediato, sus experiencias fueron, de hecho, una parte crucial de un gran punto de inflexión en la historia del cristianismo.

El registro de Jean le Engraver de sus visiones desafió a los teólogos de la época, quienes en ese momento estaban luchando con cambios en los principios fundamentales de su fe.

La experiencia de Hermina encarnó muchos aspectos de la crisis de fe que enfrenta el cristianismo occidental causada por la triple calamidad de la peste, la guerra y el cisma papal, y la recepción que recibieron sus visiones demuestra el proceso de cambio provocado por esta era tumultuosa.

Las décadas posteriores a la muerte de Hermina vieron la creación de una nueva demonología y nuevas ideas sobre el misticismo, que formaron la base de la ideología Malleus Maleficarum y las primeras cazas de brujas modernas.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS