Los científicos encontraron indicios de antiguas olas en un lago que anteriormente existió en Marte.

Las tormentas solares han aumentado dramáticamente este año. ¿Deberíamos estar preocupados?
El misterioso accidente de un cohete en la luna desconcierta a los científicos ¿o fue un OVNI?
LA NASA REGISTRA EL MOMENTO EN EL QUE UN COMETA SE ESTRELLA CONTRA EL SOL

Los científicos encontraron indicios de antiguas olas en un lago que anteriormente existió en Marte.

Desde el año 2012, Curiosity viene estudiando la superficie marciana y recientemente encontró marcas en las rocas que sugieren la presencia de estanques con agua líquida de hace mucho tiempo. Estas curvas indican que hay áreas en Marte que no eran conocidas por su sequedad pero donde había líquido en su pasado remoto.

Los resultados dieron una sorpresa cuando Curiosity entró al territorio, los investigadores de la NASA creyeron que no habrían evidencias de antiguos lagos en la zona. Esto se debía a que el suelo estaba formado por materiales más áridos comparados con otros implantantes previamente examinadas.

El equipo de Curiosity quedó fascinado al dar con la evidencia más sólida hasta ahora respecto a olas en Marte. Muchísimos años atrás, el oleaje de las aguas de un estanque poco profundo se encargaron de mover los sedimentos que yacían en su fondo, lo cual resultó en texturas onduladas en la misma roca.

Ashwin Vasavada, parte de los científicos trabajando para el proyecto Curiosity de la NASA en Estados Unidos, dijo que esa era la mejor muestra de agua y olas que habían visto hasta ese momento.

Desde hace 7 años, el Curiosity se encuentra trepando por los acantilados del monte Sharp, ubicado en Marte. Esta montaña de cinco kilómetros contiene restos antiguos de lagos y canales que hubieran dado como consecuencia un ambiente propicio para la vida microbiana si esta hubiera aparecido alguna vez en el planeta rojo.

Casi cinco años después de su llegada al planeta rojo, el robot Curiosity de la NASA descubrió una fuerte evidencia del pasado marciano. Esto fue gracias a los sedimentos que se encontraban en el fondo de un lago poco profundo, los cuales removían las olas de la superficie y formaron rocas con texturas onduladas; las cuales son prueba suficiente de que había existido agua y oleaje hace mucho tiempo.

Los científicos están estudiando el monte Sharp, donde encontrarán diversas capas de antigüedad con la más reciente en la cima y la más antigua al fondo. Así podrán ver los cambios que ha sufrido Marte a lo largo de los años, desde un ambiente que se parecía mucho al de la Tierra, con temperaturas agradables y una gran cantidad de agua; hasta convertirse en el desértico frígido que nos resulta conocido hoy.

 

¿Te gustó este artículo?

Te invito a compartir el artículo y a formar parte de la comunidad del Misterio: Fan page para no perderte ninguno.

No olvides buscar en Google:  MundoOculto.es para ver todo lo que te ofrecemos.

Para recibir notificaciones al instante a través de Telegram Click Aquí y no te perderás ninguno.

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS