¿Fue el secuestro de Betty y Barney Hill una prueba MK-Ultra?

El incidente de Betty y Barney Hill es uno de los casos más famosos de supuesta abducción extraterrestre de la historia.

La pareja afirmó que el 19 de septiembre de 1961, conducían a casa después de unas vacaciones en Canadá cuando vieron una luz brillante en el cielo que los siguió y finalmente aterrizó en una carretera frente a ellos.

Dijeron que fueron abordados por seres grises con ojos grandes que los llevaron dentro de una nave metálica en forma de disco y les realizaron varios exámenes médicos, incluida una cruda prueba de embarazo en Betty.

También dijeron que les mostraron un mapa estelar que supuestamente indicaba el origen de sus captores. Más tarde, los Hill recuperaron algunos de sus recuerdos bajo hipnosis y su historia se hizo ampliamente publicitada después de que se publicó en un libro y se adaptó a una película para televisión.

Sin embargo, algunos escépticos han sugerido que la historia de los Hill estuvo influenciada por su exposición a la cultura popular, como películas y libros de ciencia ficción, o por su estrés psicológico como pareja interracial en una era racialmente tensa.

Colina de Betty y Barney
Barney y Betty Hill, una pareja interracial, afirmaron que fueron secuestrados por extraterrestres en 1961. Es posible que el FBI intentara vincular a la pareja con el movimiento de derechos civiles en un intento de ridiculizar el movimiento.

Otros han propuesto explicaciones más siniestras para su experiencia, como ser víctimas de un experimento ultrasecreto de control mental realizado por la CIA u otras agencias gubernamentales.

Uno de los proyectos más notorios de la CIA fue MK-Ultra, que involucró la experimentación humana ilegal con varias drogas y métodos para manipular estados mentales y funciones cerebrales.

El proyecto comenzó en 1953 y se detuvo en 1973 después de que fuera expuesto por investigaciones del Congreso. MK-Ultra tenía como objetivo desarrollar técnicas y drogas que pudieran usarse con fines de interrogatorio, lavado de cerebro, tortura psicológica y espionaje.

Algunas de las drogas utilizadas incluían LSD, mescalina, heroína y éxtasis. Algunos de los métodos utilizados incluyeron electroshocks, hipnosis, privación sensorial, aislamiento y abuso verbal y sexual.

Algunos teóricos de la conspiración han especulado que los Hill eran sujetos involuntarios de MK-Ultra o un proyecto similar que usaba LSD u otros alucinógenos para inducir recuerdos falsos o alterar su percepción de la realidad.

Argumentan que esto podría explicar algunas de las inconsistencias e inverosimilitudes de su historia, como ver un objeto moviéndose hacia arriba en lugar de hacia abajo como una estrella fugaz; poder conducir durante horas después de haber sido drogado; tener descripciones vagas o contradictorias de sus secuestradores; o que le mostraran un mapa de estrellas que no coincidía con ninguna constelación conocida en ese momento.

Según esta teoría, los Hill podrían haber sido atacados por varias razones: porque eran destacados activistas de derechos civiles; porque tenían acceso a información sensible a través de sus trabajos como cartero (Barney) y trabajador social (Betty); porque formaban parte de un estudio en curso sobre parejas interraciales; o porque eran simplemente sujetos de prueba aleatorios elegidos al azar.

La teoría también sugiere que algunas de las personas involucradas en su caso podrían haber sido parte de la conspiración: como el Dr. Benjamin Simon, quien los hipnotizó; John G. Fuller, quien escribió su libro; o Walter Webb, quien investigó su caso para NICAP, una organización dedicada a la investigación de ovnis.

Uno de los que llegó a creer que los Hills habían sido objeto de un encuentro tipo MK-ULTRA fue el difunto Philip Coppens . Él dijo: “Está claro que las colinas estaban siendo monitoreadas por la inteligencia de la USAF [Fuerza Aérea de los EE. UU.] antes de que ocurriera el encuentro, a través del mayor James MacDonald, quien se había hecho amigo de ellos algún tiempo antes.

“Betty Hill le escribió al [investigador/autor de ovnis] Donald Keyhoe quien, a pesar de recibir más de cien cartas al día, se centró en este caso inicialmente anodino.

“En veinticuatro horas, Keyhoe había hecho arreglos para que científicos de alto nivel visitaran las colinas, incluido CD Jackson, quien había trabajado anteriormente (definitivamente no por coincidencia) en técnicas de guerra psicológica para el presidente Eisenhower [las cursivas son mías]. Estirando la coincidencia mucho más allá del punto de ruptura, Jackson ya conocía al Mayor MacDonald, con quien entrevistó a continuación a los Hills”.

Philip continuó: “Parece que Betty y Barney Hill estaban en el centro de una red que involucraba a la inteligencia de la USAF y a los principales expertos militares en guerra psicológica. La evidencia sugiere que los Hill fueron sujetos, víctimas, de un experimento psicológico [las cursivas son mías]”.

Sin embargo, no hay evidencia concluyente que apoye esta teoría más allá de la especulación y las pistas circunstanciales. No hay pruebas de que MK-Ultra o cualquier proyecto similar haya experimentado alguna vez con escenarios de abducción alienígena o dirigido a individuos específicos con fines de control mental.

Tampoco hay indicios de que alguna de las personas involucradas en el caso de Hills tuviera alguna conexión con MK-Ultra o cualquier otra operación encubierta.

Además, existen explicaciones alternativas para algunas de las anomalías de su historia: como las ilusiones ópticas provocadas por las condiciones atmosféricas; distorsiones de la memoria causadas por estrés o trauma; influencias culturales de la exposición a los medios; o influencias subconscientes de creencias o expectativas personales.

Por lo tanto, si bien es posible que MK-Ultra jugara algún papel en la configuración de la experiencia de los Hill, o al menos en nuestra percepción de ella, no hay suficiente evidencia para concluir que fue una prueba de control mental deliberada orquestada por fuerzas sombrías.

Deja una respuesta