¿Están los extraterrestres trabajando junto al gobierno de los Estados Unidos?

En los anales de la historia de los ovnis, el accidente ovni de Kingman (Arizona, EE. UU.) en 1953 se erige como un evento significativo que ha intrigado a investigadores y entusiastas durante décadas. Este misterioso incidente en el desierto condujo al desarrollo del Área 51 en el estado de Nevada, una instalación militar ultrasecreta conocida por albergar tecnología alienígena y seres extraterrestres. Este artículo investiga el accidente ovni de Kingman, su conexión con el Área 51 y las historias de colaboración entre humanos y extraterrestres en la base.

¿Están los extraterrestres trabajando junto al gobierno de los Estados Unidos?
Crédito de la imagen ilustrativa: n3m3/bing/DALL-E

El 19 de mayo de 1953, se llevó a cabo una serie de pruebas nucleares con el nombre en código Upshot Knothole en Yucca Flat, Nevada. Los testigos informaron haber visto un objeto en forma de disco que descendía rápidamente del cielo y desaparecía en las montañas al sur de Las Vegas. Solo dos días después del avistamiento, el gobierno reunió en secreto a un equipo de científicos para investigar el accidente de un objeto volador no identificado cerca de Kingman, Arizona, una ciudad aproximadamente a 280 kilómetros al sur del sitio de la prueba nuclear.

Según los informes, 40 ingenieros fueron transportados desde Phoenix City a Kingman al amparo de la noche. En el lugar del accidente, descubrieron una nave en forma de disco de 12 metros de diámetro, que estaba sorprendentemente intacta y sin rasguños. Los ingenieros también encontraron cuatro seres extraterrestres asociados con la nave. Luego, el gobierno transportó la nave y los extraterrestres a Groom Lake, el lugar ahora conocido como Área 51.

El nacimiento del Área 51

El Área 51 , una instalación militar secreta ubicada en lo profundo del desierto de Nevada, se estableció como resultado del accidente del OVNI Kingman. Rodeado por un anillo de montañas, la ubicación remota proporcionó la cobertura perfecta para que el gobierno de los EE. UU. realizara experimentos de alto secreto con tecnología alienígena. Los rumores han persistido durante años de que el Área 51 alberga evidencia de tecnología extraterrestre e incluso extraterrestres vivos.

Una de las historias más cautivadoras que rodean al Área 51 involucra a una entidad alienígena conocida como J-Rod . Supuestamente, J-Rod fue un sobreviviente del accidente ovni de Kingman y trabajó directamente con el gobierno de los EE. UU. durante años para realizar ingeniería inversa de la tecnología alienígena.

El Capitán Bill Uhouse , un ex piloto de la Armada que luego trabajó para la Fuerza Aérea de los EE. UU. probando aviones experimentales, afirmó que no solo estudió el OVNI de Kingman, sino que también tuvo contacto directo con J-Rod mientras trabajaba en el Área 51 en la década de 1960. J-Rod fue descrito como un ser muy inteligente que se comunicaba con los humanos y brindaba asesoramiento científico y de ingeniería.

Otro denunciante, el microbiólogo Dan Burish, también afirmó haber trabajado con J-Rod, cuya principal responsabilidad era garantizar la salud del extraterrestre. Según Uhouse y Burish, J-Rod estaba alojado en una cámara subterránea especialmente diseñada en el Área 51.

Un legado de colaboración humano-alienígena

Las historias de J-Rod y otros extraterrestres que trabajan con el gobierno de EE. UU. han alimentado la especulación de que los humanos han estado colaborando con visitantes extraterrestres desde la década de 1950. Algunos investigadores creen que se llevaron a cabo reuniones secretas entre extraterrestres y altos funcionarios del gobierno, incluido el presidente, dentro de los muros. del Pentágono.

El accidente ovni de Kingman y el posterior desarrollo del Área 51 han cautivado a los entusiastas de los ovnis y a los teóricos de la conspiración durante décadas. Las historias de colaboración entre humanos y extraterrestres, como los relatos de J-Rod, solo se suman a la intriga y el misterio que rodea esta instalación militar secreta.

Si bien la prueba definitiva de estas afirmaciones sigue siendo difícil de alcanzar, los rumores persistentes y los relatos de testigos presenciales continúan alimentando el debate sobre la posibilidad de visitantes extraterrestres y su papel en el avance de la tecnología humana.

Deja una respuesta