Invasión alienígena: qué debe hacer la humanidad y cómo resistir

Invasión alienígena: qué debe hacer la humanidad y cómo resistir

¿Humanos en la Luna hace cuatro mil años? ¡Sorprendente historia!
El Libro de Urantia
Oficial de policía vio a alienígenas blancos y altos inspeccionando un recién creado círculo de la cosecha

Los escritores y cineastas de ciencia ficción han explorado varios escenarios de lo que podría suceder si seres inteligentes de otro planeta o sistema solar decidieran atacar nuestro mundo, acabando con la vida tal como la conocemos.

Pero, ¿qué tan realistas son estos escenarios? Y lo que es más importante, ¿cómo afrontaríamos la conmoción y el miedo de encontrarnos con una inteligencia desconocida y potencialmente hostil? ¿Cómo coordinaríamos nuestra respuesta y cooperaríamos entre naciones y culturas? ¿Cómo preservaríamos nuestros valores e identidad como especie?

¿Cómo sabemos de una invasión?

Una de las primeras preguntas que surge es cómo detectaríamos e identificaríamos una nave extraterrestre que se acerca a la Tierra. Según el Dr. Seth Shostak, astrónomo senior del Instituto SETI, la forma más probable de detectar una nave alienígena sería a través de señales de radio o telescopios ópticos.

Él dice que “si vienen aquí en un cohete, lo más probable es que estén haciendo mucho ruido. Entonces podríamos verlos en la radio o en la parte óptica del espectro”.

Sin embargo, también advierte que “si vienen aquí en algo más exótico, como un agujero de gusano o un motor warp, es posible que no tengamos ningún aviso previo”.

Otra pregunta es cómo nos comunicaríamos con los extraterrestres y trataríamos de establecer un contacto pacífico. El Dr. Douglas Vakoch, presidente de METI (Messaging Extraterrestrial Intelligence), un grupo que envía mensajes de forma activa al espacio exterior, cree que debemos intentar enviar señales que transmitan nuestra curiosidad y voluntad de aprender de ellas.

Él dice que “necesitamos mostrarles que estamos interesados ​​en ellos como individuos, no solo como una fuente de información. Necesitamos hacerles preguntas sobre ellos mismos, su historia, su cultura, sus valores”.

También sugiere que deberíamos usar las matemáticas, la música y el arte como lenguajes universales que podrían cerrar la brecha entre nosotros y ellos.

Sin embargo, no todos están de acuerdo en que deberíamos tratar de comunicarnos con extraterrestres. Algunos expertos argumentan que hacerlo podría exponernos a un gran peligro e invitar a un ataque.

Por ejemplo, el profesor Stephen Hawking advirtió que “si los extraterrestres nos visitan, el resultado sería muy parecido al que tuvo Colón cuando llegó a América, lo que no fue bueno para los nativos americanos”.

También comparó a los extraterrestres con nómadas que explotarían nuestros recursos y seguirían adelante. Aconsejó que “solo tenemos que mirarnos a nosotros mismos para ver cómo la vida inteligente podría convertirse en algo que no nos gustaría conocer”.

Si la comunicación falla o no es posible, y los extraterrestres resultan ser hostiles, ¿cómo podemos contraatacar y defendernos? Esta es quizás la pregunta más difícil e incierta de todas.

Algunos expertos sugieren que podríamos usar nuestra tecnología y armas militares existentes para tratar de repeler o destruir a los invasores. Por ejemplo, el Dr. Michio Kaku, físico teórico y futurista, dice que “tenemos suficientes armas nucleares para disuadir cualquier posible invasión”. También propone que podríamos usar láseres, cañones de riel y misiles para atacar las naves alienígenas.

Sin embargo, otros expertos dudan de que nuestras armas sean efectivas contra un enemigo tecnológicamente superior. Señalan que cualquier civilización capaz de realizar viajes interestelares tendría una tecnología mucho más avanzada que la nuestra y podría superar fácilmente nuestras defensas.

Por ejemplo, el Dr. Paul Davies, cosmólogo y astrobiólogo, dice que “es muy poco probable que podamos igualar su tecnología de alguna manera. Probablemente tendrían campos de fuerza, dispositivos de camuflaje, dispositivos antigravedad, etc. También especula que podrían usar nanotecnología o biotecnología para desatar virus mortales o nanobots sobre nosotros.

Además de los desafíos tecnológicos, también hay desafíos psicológicos y sociales a los que nos enfrentaríamos en un escenario de invasión extraterrestre.

¿Cómo afrontaríamos la conmoción y el miedo de encontrarnos con una inteligencia desconocida y potencialmente hostil? ¿Cómo coordinaríamos nuestra respuesta y cooperaríamos entre naciones y culturas? ¿Cómo preservaríamos nuestros valores e identidad como especie?

Estas son algunas de las preguntas que tendríamos que responder como civilización.

Qué hacer y cómo luchar

Escenario #1: Su propio planeta similar a la Tierra fue destruido

¿Y si los extraterrestres no fueran muy diferentes a nosotros? ¿Qué pasaría si tuvieran una biología, psicología y cultura similares, pero su planeta de origen fuera destruido por una catástrofe natural o provocada por el hombre? Es posible que estén buscando un nuevo lugar para vivir, y la Tierra podría parecer un candidato perfecto.

Es posible que no se preocupen por los habitantes existentes o que nos vean como inferiores u hostiles. Podrían tratar de aniquilarnos, esclavizarnos o asimilarnos a su sociedad.

Cómo afrontarlo: En este escenario, podríamos tener la oportunidad de comunicarnos con los extraterrestres y apelar a su empatía y razón. Podríamos tratar de convencerlos de que no somos una amenaza, que tenemos algo valioso que ofrecer o que podemos coexistir pacíficamente.

También podríamos tratar de aprender de su tecnología y cultura, y usarla para nuestro beneficio. Podríamos formar alianzas con otros grupos humanos o incluso con otras facciones alienígenas que se opongan a los invasores.

Podríamos resistir su dominación o infiltración usando tácticas de guerrilla o sabotaje. También podríamos tratar de preservar nuestra propia cultura e identidad creando comunidades subterráneas o santuarios ocultos.

Escenario #2: Recursos naturales que sustentan la vida basada en el carbono

Si hay algo más raro en el universo que el oro y los diamantes, es la vida. La vida requiere ciertas condiciones y elementos que no son fáciles de encontrar en la inmensidad del espacio. El carbono, el oxígeno, el agua, el nitrógeno, el fósforo y otros ingredientes esenciales para la vida son escasos y preciosos.

Si los extraterrestres también son formas de vida basadas en el carbono, podrían estar interesados ​​en recolectar estos recursos de la Tierra, ya sea para su propia supervivencia o para comerciar con otras civilizaciones. Es posible que no les importen las consecuencias ecológicas de sus acciones o que nos vean como competidores o plagas.

Cómo afrontarlo: en este escenario, es posible que tengamos pocas esperanzas de negociar con los extraterrestres o de convencerlos de que nos perdonen. Es posible que nos vean como nada más que animales o plantas que pueden ser explotados o exterminados.

Podríamos tratar de escondernos o escapar de sus máquinas cosechadoras o naves, o podríamos intentar contraatacar usando cualquier arma o herramienta que tengamos.

También podemos intentar proteger nuestro medio ambiente y nuestros recursos creando barreras o trampas, o saboteando sus equipos u operaciones. También podríamos tratar de encontrar fuentes alternativas de energía o materiales que sean menos atractivos para los extraterrestres.

Escenario #3: Dominio

Algunos extraterrestres pueden no tener ninguna razón específica para invadir la Tierra, aparte de su deseo de poder y gloria. Pueden estar motivados por la curiosidad, el aburrimiento, el orgullo, la codicia o la malicia. Pueden vernos como un desafío, un juego, un trofeo o una molestia. Es posible que quieran conquistarnos, esclavizarnos, experimentar con nosotros, torturarnos o simplemente destruirnos por diversión.

Cómo afrontarlo: en este escenario, es posible que no tengamos ninguna posibilidad de razonar con los extraterrestres o de apelar a sus emociones. Podrían vernos como seres inferiores que no merecen respeto ni piedad. Podríamos tratar de escondernos o huir de sus ataques o incursiones, o podríamos tratar de resistirlos usando cualquier medio que tengamos.

También podemos tratar de encontrar sus debilidades o vulnerabilidades y explotarlas siempre que sea posible. También podemos tratar de crear distracciones o diversiones que nos permitan ganar algo de tiempo o espacio.

Escenario #4: Podrían estar buscando un zoológico planetario

Algunos extraterrestres pueden no ser hostiles o maliciosos con nosotros, sino más bien curiosos y benévolos. Podrían vernos como una especie interesante que merece estudio y preservación.

Es posible que quieran recogernos y ponernos en un entorno similar a un zoológico donde puedan observarnos y aprender de nosotros. También podrían querer protegernos de otras amenazas o peligros que podrían dañarnos.

Los extraterrestres pueden tener tecnología y conocimientos avanzados que les permitan crear un entorno simulado para nosotros, donde podamos vivir e interactuar entre nosotros, sin darnos cuenta de nuestra verdadera situación. También pueden tener razones éticas o morales para preservarnos como una forma de vida rara y valiosa.

Cómo sobrellevarlo: una opción es aceptarlo y tratar de sacar lo mejor de él. Todavía podríamos tener algo de libertad y autonomía dentro de la simulación, y podríamos aprender de los extraterrestres o comunicarnos con ellos. También podríamos beneficiarnos de su protección y cuidado, ya que garantizarían nuestra supervivencia y bienestar. Incluso podríamos desarrollar una relación amistosa o respetuosa con ellos con el tiempo.

Otra opción es resistirlo e intentar escapar o contraatacar. Es posible que podamos detectar algunas fallas o fallas en la simulación, o encontrar algunas pistas ocultas o mensajes de otros humanos que han intentado rebelarse.

También podríamos usar nuestra creatividad e ingenio para idear algunas estrategias o armas que podrían sorprender o desafiar a los alienígenas. También podríamos formar alianzas o coaliciones con otras especies o civilizaciones que también están en el zoológico, o que se oponen a las acciones de los alienígenas.

En última instancia, la elección entre aceptación y resistencia depende de nuestros valores y preferencias como humanos. Algunos de nosotros preferiríamos vivir en paz y armonía con los alienígenas, mientras que otros preferirían mantener nuestra dignidad y libertad como especie soberana. No hay una respuesta correcta o incorrecta, sino más bien una compensación entre diferentes costos y beneficios.

Una invasión alienígena es un escenario hipotético pero plausible que plantea muchos desafíos y riesgos para la humanidad. No sabemos si ocurrirá o cuándo, pero debemos estar preparados para ello tanto como sea posible.

Debemos tratar de detectar y comunicarnos con cualquier visitante extraterrestre pacíficamente si es posible, pero también debemos estar listos para defendernos si es necesario. También debemos recordar que no estamos solos en este universo y que tenemos la responsabilidad de proteger nuestro planeta y nuestro futuro.

¿Te gustó este artículo?

Te invito a compartir el artículo y a formar parte de la comunidad del Misterio: Fan page para no perderte ninguno.

No olvides buscar en Google:  MundoOculto.es para ver todo lo que te ofrecemos.

Para recibir notificaciones al instante a través de Telegram Click Aquí y no te perderás ninguno.

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS