La mítica espada que «controlaba el viento», cortaba metal y piedra según leyendas irlandesas

A lo largo de la historia se han descrito muchas armas míticas empuñadas por guerreros con habilidades sobrehumanas. A una persona se le dio acceso a todas estas armas legendarias, transformándolas en dioses o criaturas intocables. Incluso existen mitos sobre su capacidad de curación.

Increíble metal antiguo, sin duda.
La espada “Fragarach”, también conocida como “The Retaliator”, supuestamente fue creada para tener una fuerza sobrenatural extraordinaria. Esto se ha transmitido de generación en generación como un cuento imaginario, pero ¿es solo un mito?
Aunque es bien conocido por su capacidad para destruir por completo a un adversario, también fue creado para otros usos. Uno de estos dotaría al usuario de habilidades mágicas.
¿Cuál es el origen del cuento de Fragarach?
Esta historia está ambientada en Irlanda, un país que se distingue por las numerosas leyendas antiguas que han persistido en la cultura irlandesa. Su mito se basa en dioses héroes y criaturas encantadas. Estaban involucrados en cosas que el público alguna vez dio por hecho como si fueran completamente ciertas.
La leyenda más conocida de Irlanda.
Es fascinante conocer las razones por las que los dioses tuvieron que crear el Fragarach dado su pasado enigmáticamente misterioso. un grupo de personas es asesinada después de que unos seres celestiales invadan territorio irlandés.
¿Quién fue el responsable de crear esta arma?
Debe haber sido un dios quien forjó la poderosa espada antes de dársela a otro dios. Manannan Mac Lir, a quien se describe en la crónica celta como un mago y dios del mar, fue el encargado de crearlo. Según los informes, creó el objeto a partir de una ola congelada.
Manannan ganó notoriedad por empuñar la espada Fragarach y por vestir una magnífica capa que lo hacía invisible. También tenía un caballo que lo ayudaba a viajar tanto por tierra como por mar con la misma facilidad. Este personaje está asociado con numerosos mitos irlandeses.
Otros individuos reciben la espada.
Con el tiempo, el dios del mar decidió pasárselo a su hijo adoptivo llamado Lugh, quien era la divinidad de los reyes. Era un guerrero astuto y un artesano consumado, y también defendía la justicia y el gobierno. Conocido por sus numerosos títulos, pero el más nombrado fue “Armado Largo”.
Le dio algunos regalos que lo hacían único, además de la espada de acero destructiva y la nave del padre. Es posible que también haya heredado la capacidad de Manannan para leer la mente.
Más tarde, Lugh se lo dio a su hijo Cuchulainn, quien era conocido por ser un héroe muy conocido y una figura querida. El Conn of 100 Battles, un importante rey irlandés, finalmente tomó posesión del arma.
Especificaciones para palas míticas.
Como dice la gente, el metal legendario podía atravesar cualquier cosa, ya fuera una pared o incluso un escudo. No había armadura que pudiera resistir el increíble poder del arma porque no era un arma ordinaria.
Un fuego que podía quemar una variedad de materiales, incluyendo madera, ladrillos e incluso metal, también provenía de la punta.
Terribles consecuencias para los enemigos.
Incluso se informó que el arma mítica era capaz de anular el poder del viento. No había ningún elemento en la Tierra ante el que esta poderosa herramienta pudiera inclinarse. Por otro lado, se dice que cuando una persona tenía una espada en el cuello, le era imposible mentir.
Al usar la espada de Fragarach, los enemigos podían sufrir heridas de las que nunca se recuperarían. Con ella cerca, nadie tenía la oportunidad de moverse, y decir la verdad era su única opción.
¿Qué pasó finalmente con el metal?
En conclusión, el acero utilizado únicamente por los dioses terminó siendo llevado a un lugar desconocido por Lugh. Solo se sabe que no quedó en la tierra de los vivos, ya que un arma de esta magnitud en malas manos sería una verdadera amenaza. Aunque lamentablemente no ofrece detalles sobre las características visuales de este acero, sí especifica las proezas que realizó.

Deja una respuesta