Explorando las antiguas máquinas voladoras del rey Salomón

Ancient Flying Machines

Introduccion

El Kebra Nagast, un término con el que muchos no están familiarizados, encierra un profundo misterio que ha intrigado tanto a historiadores como a entusiastas.  Este texto sagrado etíope, que significa “El Libro de los Reyes”, relata la notable historia del rey Salomón y su supuesta posesión de una máquina voladora.  En una región donde a menudo se invocaba el concepto de alfombras voladoras, debemos preguntarnos si estas alfombras eran simplemente metafóricas u otra forma de describir una antigua maravilla voladora.  En este artículo, profundizamos en los misterios que rodean las máquinas voladoras del rey Salomón y sus posibles conexiones con mapas antiguos y relatos bíblicos, arrojando luz sobre un antiguo enigma que continúa cautivando nuestra imaginación.
 

El Kebra Nagast y las máquinas voladoras

 El Kebra Nagast es una piedra angular del patrimonio religioso y cultural de Etiopía.  En sus páginas, el texto describe el supuesto acceso del rey Salomón a una máquina voladora, un concepto que podría parecer fantástico a primera vista.  Sin embargo, es crucial considerar el contexto más amplio.  El término “alfombra voladora” se utilizó liberalmente en Oriente Medio y su significado podría haberse extendido más allá de las meras alfombras.  ¿Podría haber sido un eufemismo para referirse a la tecnología aérea avanzada?  Esta noción se alinea curiosamente con la innovadora obra de Erich von Däniken, a la que a menudo se hace referencia como los “Carros de los dioses” originales.

Solomon's Ancient Flying Machines

Además, Oriente Medio tiene tradiciones en las que el rey Salomón navega en un dirigible y visita lugares específicos conocidos como las “Montañas de Salomón”.  Estas montañas podrían haber servido como antiguos lugares de aterrizaje o incluso aeropuertos para los enigmáticos Vimanas.  El renombrado explorador ruso-estadounidense Nicholas Roerich, que se aventuró a través de Asia Central y el Tíbet en la década de 1920, documentó tradiciones que sugerían que los tibetanos creían que el rey Salomón voló a su región en ese tipo de aviones, reforzando la noción de las máquinas voladoras de Salomón mencionadas en el Kebra Nagast.

 Mapeando el mundo

 El Kebra Nagast va más allá y detalla el uso que hizo el rey Salomón de su dirigible volador para crear mapas del mundo.  Estos relatos plantean preguntas fascinantes sobre los orígenes de otros mapas antiguos, algunos de los cuales parecen representar la Tierra durante la última edad de hielo.  Entre ellos destacan el mapa de Piri Reis, el mapa de Oronteus Finaeus y los mapas de Mercator, todos los cuales describen de forma intrincada la Antártida mucho antes de su descubrimiento formal.  Estos misteriosos mapas desafían nuestra comprensión de la historia y la geografía, lo que hace que algunos se pregunten si influencias extraterrestres desempeñaron un papel en su creación.

 El carro volador de Ezequiel

La Biblia, un texto antiguo venerado, inesperadamente añade otra capa al misterio de las antiguas máquinas voladoras.  En el Libro de Ezequiel, el profeta describe un carro volador equipado con ruedas dentro de ruedas y impulsado por ángeles.  Si bien los eruditos bíblicos a menudo interpretan el relato de Ezequiel simbólicamente, perspectivas alternativas sugieren una posibilidad intrigante: una visita extraterrestre y evidencia de aviones prehistóricos.  Las descripciones dentro de la narrativa de Ezequiel tienen sorprendentes similitudes con las naves espaciales modernas, con seres angelicales funcionando como fuentes de energía y estructuras en forma de ruedas que posiblemente representan platillos voladores.

Conclusión 

El enigma de las máquinas voladoras del rey Salomón, tal como se narra en el Kebra Nagast, desafía nuestra comprensión de la historia y la tecnología antiguas.  Las tentadoras conexiones entre estas maravillas voladoras, mapas antiguos y relatos bíblicos nos mantienen cautivados con la posibilidad de que civilizaciones avanzadas o influencias extraterrestres hayan dado forma a nuestro pasado.  A medida que continuamos explorando estos misterios, nos encontramos desentrañando un entramado de historia que podría ser mucho más intrincado e inspirador de lo que jamás imaginamos.  Antiguos extraterrestres o no, las máquinas voladoras del rey Salomón siguen siendo una parte cautivadora de la perdurable fascinación de la humanidad por lo desconocido.

F

Deja una respuesta