Esto No Debería Existir. Un Terrible Rayo Cósmico De Origen Desconocido Ha Sido Detectado Desde El Espacio Y Los Científicos Buscan De Dónde Vino

Foto: Pixabay

Los científicos han registrado una partícula superpoderosa que llega a la Tierra desde las profundidades del espacio. Su energía es comparable a la energía de un disco de hockey volador o de un ladrillo que cae sobre el dedo del pie desde la altura de la cintura. La partícula también se llama rayo, según un informe de la Universidad de Utah, que difundió la información. Pero el misterio es otro: no está claro de dónde vino.

El primero fue “Oh Dios mío”

A la intriga se suma el hecho de que una partícula tan superpoderosa había sido observada sólo una vez antes, en el ahora lejano 1991. Luego, durante el experimento del Ojo de la Mosca, se detectó un rayo cósmico de tan alta energía que los astrofísicos, sorprendidos, llamaron es “Oh Dios mío”.

Para los científicos era obvio que nada en nuestra galaxia podía producirlo. La energía de esa partícula era incluso mayor de lo que teóricamente es posible para los rayos cósmicos que llegan de otras galaxias. Hubo un gran revuelo porque tal partícula, en pocas palabras, ¡no debería existir! Se habló de que la física tradicional no funcionaba, ya que no podía predecir este evento. O, no muy lejos de nosotros (según estándares astronómicos, por supuesto) hay una fuente invisible de partículas de energía monstruosa. Pero los astrofísicos saben que simplemente no existe tal fuente.

Desde entonces, los telescopios han detectado más de 30 rayos cósmicos de energía ultra alta, pero ninguno se ha acercado al demostrado por la partícula Oh My God. Los científicos se calmaron gradualmente y decidieron que el evento de 1991 fue una anomalía estadística.

“¿Qué diablos está pasando?”

Y ahora resulta que una segunda partícula similar ha llegado a la Tierra. Esto sucedió en 2021, pero recién ahora se publicó un artículo científico en la revista Science (los científicos son personas tranquilas, los resultados de los experimentos requieren verificación y revisión).

El descubrimiento se realizó en el marco del proyecto internacional Telescope Array. Esta instalación, situada en el desierto de Utah, poco se parece a un telescopio. Consiste en una cuadrícula de 507 detectores (cajas de metal) espaciados 0,7 millas entre sí y que cubren un área de 270 millas cuadradas. Cuando las partículas cargadas ingresan al detector, las placas dentro de ellas brillan, se registra y procesa el tiempo de iluminación. Así registran los científicos los rayos cósmicos.

“El 27 de mayo de 2021, el experimento Telescope Array detectó el segundo rayo cósmico de energía extrema más grande. La energía de esta única partícula subatómica es equivalente a la de un ladrillo que cae sobre el dedo del pie desde la altura de la cintura”, dijo la Universidad de Utah en un comunicado.

Cuando la partícula llegó a la Tierra, se activaron 23 detectores; cubrían un área de 48 kilómetros cuadrados. Inmediatamente se comenzó a analizar y reconstruir el suceso para comprender dónde estaba la fuente.

“Estas partículas tienen una energía tan alta que no deberían verse afectadas por campos magnéticos galácticos y extragalácticos. Deberías poder señalar de dónde vinieron en el cielo. Pero en el caso de la partícula “Dios mío” y ahora con esta nueva partícula, rastreamos su trayectoria hasta la fuente y vemos que ¡no hay nada allí que pueda producirla! Ese es el misterio: ¿qué diablos está pasando? dice el coautor del estudio, John Matthews.

“Escupo ideas locas”

Un equipo internacional de investigadores decidió llamar a la misteriosa partícula Amaterasu, en honor a la Diosa Sol de la mitología japonesa. Los autores del artículo enfatizan que Oh My God y Amaterasu fueron descubiertos utilizando varios métodos de observación, pero estos eventos en sí mismos son muy reales. Aunque extremadamente raro.

“Estos eventos parecen provenir de lugares del cielo completamente diferentes. No es que haya una fuente misteriosa en el espacio. Quizás haya defectos en la estructura del espacio-tiempo, la colisión de cuerdas cósmicas. “Simplemente escupo las ideas locas que me vienen a la mente porque realmente no hay explicación”, reflexiona otro coautor del estudio, el profesor John Belz.

Otro científico, el profesor Toshihiro Fujii de Japón, señala también que la dirección de donde llegó la misteriosa partícula no corresponde a ningún objeto astronómico conocido. Esto puede indicar la existencia de fenómenos desconocidos para los científicos o nuevos principios físicos.

Vacío local y chorros relativistas.

No se pudo determinar el tipo de partícula: era muy difícil hacerlo, ni siquiera la IA ayudó.

Aún se desconoce de qué proceden tales partículas. No sólo estos, sino también aquellos que son 10 veces menos potentes, los llamados rayos cósmicos de energía ultraalta. Al tomar un mapa de galaxias en el Universo local, en una esfera con un radio de aproximadamente 750 millones de años luz, y observar qué galaxias se encuentran en la dirección de donde vino esta partícula, no había nada en esa dirección: la llamada vacío local.

También existe un fenómeno en el espacio llamado chorro relativista. Se trata de una corriente de partículas de alta energía que sale disparada de los polos de cualquier estrella de neutrones o agujero negro. Si el agujero negro es muy grande, como en el centro de la galaxia, entonces el chorro es incluso visible. Y si la fuente es un objeto compacto como una estrella de neutrones, entonces la corriente de partículas sólo es visible si el chorro brilla directamente hacia nosotros.

Por lo tanto, algo que vuela en algún lugar cercano está liberando chorros relativistas y es necesario buscar la fuente no en una galaxia muy, muy lejana, sino en el Sistema Solar.

La fuente es desconocida, pero como muestra claramente la película de 2012, los crecientes flujos de rayos gamma calientan el núcleo de la Tierra. Como resultado, el incomprensible emisor que emite estos rayos puede ser visto por los científicos y no llegar a tiempo. 

Mientras que algunos científicos se sorprenden por lo que nos llega del espacio, otros, como Egon Cholakian, científico de la NASA y del CERN, afirmó en su discurso público que cada 12.000 años nuestro sistema solar atraviesa una corriente de radiación cósmica: se trata de una ciclo y es inevitable. Sólo lo hemos tocado ligeramente, pero las reacciones de nuestro Sol y nuestro planeta son palpables. Terremotos incesantes, activación de volcanes, manifestaciones climáticas anormales, erupciones solares que provocan fuertes y prolongadas tormentas magnéticas.

Cuando nuestro sistema esté completamente inmerso en este poderoso flujo de energía, ya no será posible salir de él sin consecuencias catastróficas para la humanidad . Pero hasta que se supere el punto sin retorno, existe una posibilidad, si la vida humana en nuestra sociedad se vuelve más importante que las luchas y los conflictos constantes.

F

Deja una respuesta