La leyenda de “El Dorado”.

La leyenda de “El Dorado”.
En lo profundo de las selvas inexploradas de América del Sur, detrás de montañas y ríos, se encuentran antiguos secretos. Es una ciudad llamada “El Dorado”.
Los susurros de exploradores y soñadores nos dicen que ésta no es una ciudad cualquiera. Los muros y palacios no están hechos de piedra, sino de oro puro que brilla bajo el sol y bajo la luna y es un espejo que refleja la majestad y la codicia humana.
Durante siglos, El Dorado fue el refugio de conquistadores apasionados, aventureros atrevidos y buscadores de fortuna desesperados. Guiados por antiguos mapas y leyendas en lenguas extintas, muchas personas se aventuraron en el corazón del continente en busca de la mítica ciudad del oro.
Pero El Dorado está escondido, envuelto en niebla y protegido por una jungla impenetrable, como una niña celosa de sus secretos. Pocas personas regresan de este tipo de viajes y los que lo hacen no son los mismos. 
Regresan con las manos vacías y mirada perdida, murmurando sobre ríos que fluyen en dirección opuesta, estrellas cantoras en el cielo y bestias con gemas por ojos.
 Hablan de guardianes ancestrales que protegen la ciudad, espíritus de la jungla con rugidos espeluznantes y figuras que se arrastran entre los árboles.
Pero lo más interesante es la historia de los habitantes de El Dorado. No se trata de figuras ausentes, estatuas o fantasmas del pasado, sino de seres humanos vivos. Representan una sociedad armoniosa y próspera donde el verdadero tesoro no es el oro, sino el conocimiento y la sabiduría antiguos. Aquí, el oro no es un símbolo de riqueza, sino de una conexión con lo divino, un recordatorio constante de la luz interior dentro de cada persona.
El Dorado sigue siendo un misterio y una tentación lejana para los aventureros. Sigue siendo una utopía oculta y perdida, tal vez un sueño, una expresión de nuestra búsqueda de significado y belleza.
En sus secretos, nos enseña que a veces la mayor riqueza no está en lo que perseguimos, sino en la búsqueda misma.
Redacción por MundoOculto.es 

MundoOculto.es

Síguenos en Facebook