¿Por qué son tan parecidos los vehículos de los distintos dioses antiguos?

Muchos investigadores reflexionan sobre por qué existen tantas similitudes entre culturas antiguas en diferentes partes del mundo. Al mismo tiempo, los científicos creen que las civilizaciones de África, Europa, Mesoamérica y Asia en la antigüedad se desarrollaron por separado.

Naturalmente, algunos comerciantes o navegantes individuales podían llegar de vez en cuando a “tierras desconocidas”. Al igual que los vikingos estaban en América del Norte mucho antes que Colón.

Pero los vikingos no tuvieron ningún impacto cultural en las tribus indias locales, y la influencia de los comerciantes y marineros en otros pueblos también fue muy insignificante. Especialmente en el ámbito de la religión.

Sin embargo, una y otra vez encontramos motivos sospechosamente similares en las mitologías e imágenes de diferentes pueblos, a veces situados en extremos opuestos de la Tierra.

Nuestro artículo anterior describía las misteriosas “bolsas” que sostenían los dioses de la antigua Sumer, Mesoamérica, y que están representadas en los megalitos del antiguo templo de Göbekli Tepe.

En este artículo consideraremos la sospechosa similitud del transporte en el que se movían los dioses antiguos de diferentes culturas. A continuación se muestra una pieza de bajorrelieve con el nombre del museo “La Venta Estela 19” de un antiguo templo olmeca. La cultura olmeca se originó en lo que hoy es México hace unos 4.500 años y se extinguió hace unos 3.500 años.

Los científicos creen que esta estela contiene la imagen histórica más antigua de la famosa Serpiente Emplumada, una deidad que tuvo una gran influencia no sólo en los olmecas, sino también en muchas otras civilizaciones antiguas de Mesoamérica.

Allí lo llamaron Quetzalcóatl (aztecas), Kukulkán (maya) o Cucumats (pueblo kiche). En una mano, la Serpiente Emplumada sostiene la ya conocida “bolsa”, colocándola sobre sus pies, pero su postura es tan extraña que parece como si estuviera sentada, encorvada, dentro de algo estrecho y de techo bajo.

Y en la cabeza tiene algo así como un casco. La Serpiente Emplumada dijo que “vino del cielo” y trajo muchos conocimientos a la gente. Y entre los indios también se le asociaba con la estrella de la mañana: Venus.

Entonces, ¿tal vez en esa estela esté representada la Serpiente Emplumada sentada en su transporte, en el que “vino del cielo”? Y esta ya es una figura de la cultura azteca con algún tipo de dios, quizás la misma Serpiente Emplumada, sentada en una “cabina” tan estrecha y, además, como si pusiera las manos en el panel de control.

Y nuevamente, en la cabeza se ve algo parecido a un casco, aunque de otro “diseño”.

En la cultura maya, la tapa del sarcófago de Palenque es ampliamente conocida gracias al explorador Erich von Däniken. Sobre él, en un mecanismo muy extraño, se sienta el gobernante maya Pacal. Sobre su cabeza vuelve a tener una especie de “casco”, y con una mano parece alcanzar la palanca de control.

Pasemos ahora a Nueva Zelanda, donde los maoríes se establecieron hace unos mil años, tras mudarse allí desde las islas de la Polinesia Oriental en el Océano Pacífico.

En la mitología maorí, está el dios Purangahua, que se movía sobre cierto objeto volador llamado Hawaiki. La leyenda cuenta que este dios descendió del cielo “montando un objeto de plata”. Así es como Purangahua habló de sí mismo en la leyenda:

“Vengo y una tierra desconocida yace bajo mis pies. Vengo y nuevos cielos se abren sobre mí. Vengo a esta tierra y este es un lugar de descanso pacífico para mí. ¡Oh espíritu de los planetas! El caminante os ofrece humildemente su corazón como alimento”.

Se pueden encontrar imágenes de Purangahua en muchas decoraciones u ornamentos maoríes. En la imagen de abajo, se muestra a Purangahua sentado en su vehículo volador. Exactamente en la misma posición que el dios de los aztecas y además sujetando algo con las manos.

Pasemos al Antiguo Egipto. El dios Hapi era responsable de las inundaciones del Nilo y de la cosecha, y también era llamado el señor de los peces y las aves de los pantanos. Fue representado como un hombre de piel azul y a veces se le llamaba el “Padre de los dioses” y se le consideraba el que mantiene el cosmos en equilibrio.

La mayoría de las representaciones de Hapi no tienen nada de especial, pero un bajorrelieve lo muestra sentado en una “figura” de una gran serpiente. En sus manos sostiene una especie de palos y dos “palos” largos más que sobresalen del suelo.

Si lo miras desde una perspectiva moderna, nuevamente se parece mucho a una especie de “cabina”, y las palancas son las palancas de control.

Algunos fanáticos del paleocontacto creen que todas las imágenes antiguas presentadas arriba muestran extraterrestres que volaron a la Tierra, volando en dispositivos que parecían pequeños helicópteros monoplaza.

Imaginemos que a algún salvaje de una tribu perdida en la jungla, que nunca ha visto una tecnología más complicada que un arco y una flecha, se le muestra un helicóptero y luego se le pide que lo dibuje.

Lo más probable es que el salvaje dibuje algo rectangular, tratando de mostrar la cabina de un helicóptero y un hombrecito agachado en su interior. Como en estos dibujos antiguos.

¿Cómo es posible que los antiguos olmecas, aztecas, egipcios y culturas como las de Nueva Zelanda compartan representaciones de sus dioses, que descendieron del cielo, con similitudes alucinantes?

La historia del desarrollo de la civilización en la Tierra está lejos de comprenderse. Hay eslabones perdidos dondequiera que miremos.

F

Deja una respuesta