“LOS PERFORADORES ESCUCHARON UN SONIDO DE BURBUJEO PROVENIENTE DEL POZO, ASÍ QUE DECIDIMOS ECHAR UN VISTAZO…”

Fuga de gas

Las empresas de combustibles fósiles que perforan el permafrost noruego pueden estar desatando un monstruo oculto.

Después de analizar 18 pozos de exploración de hidrocarburos en Svalbard, un archipiélago situado entre Noruega y el Polo Norte, los investigadores descubrieron que la mitad de ellos habían encontrado acumulaciones de gas metano previamente atrapado.

Permitir que gran parte de este gas escape a la atmósfera podría disparar las emisiones de carbono, advierten ahora los científicos, acelerando aún más el derretimiento del permafrost, lo que a su vez liberaría más metano en un aterrador círculo vicioso.

“El metano es un potente gas de efecto invernadero”, afirmó. explicó Thomas Birchall del Centro Universitario de Svalbard, autor principal de un nuevo estudio publicado en la revista Frontiers in Earth Ciencia, en una declaración. “En la actualidad, las fugas desde debajo del permafrost son muy bajas, pero factores como el retroceso de los glaciares y el deshielo del permafrost pueden ‘levantar la tapa’ sobre esto en el futuro.”

El gran Escape

No son sólo las operaciones de perforación las que podrían estar liberando este gas. Algunas características geográficas del permafrost en Svalbard también podrían permitir que el gas se escape.

Sin embargo, estudiar cómo se mueve el metano debajo de esta gruesa capa de hielo puede resultar difícil.

Los pozos perforados por empresas de prospección de combustibles fósiles ahora permiten a los científicos tener una mejor idea de cómo se comporta este gas y dónde se acumula.

Algunos de los pozos examinados por Birchall y sus colegas mostraron grandes depósitos de gas metano atrapados en la base del permafrost. Otros pozos no tenían gas presente, lo que sugiere que ya había migrado a otra parte.

“Un ejemplo anecdótico es el de un pozo que se perforó recientemente cerca del aeropuerto de Longyearbyen”, afirma. Birchal recordó en el comunicado. “Los perforadores escucharon un sonido burbujeante proveniente del pozo, así que decidimos echar un vistazo, armados con alarmas rudimentarias diseñadas para detectar niveles explosivos de metano, que se activaron inmediatamente cuando las colocamos sobre el pozo”.

Si bien estos depósitos de metano suenan como una bomba de tiempo, los científicos todavía tienen trabajo por hacer hasta que comprendan completamente cómo se mueve el gas debajo del hielo.

Pero si hay una certeza, es que el calentamiento global pronto podría darle al gas aún más oportunidades de liberarse, poniendo en riesgo el escape de un peligroso monstruo ambiental.