¿Cuál Es El Mundo Sagrado Del Chamán Blanco? Una Inmersión En La Realidad, Que A Veces Desafía La Lógica O Las Leyes De La Física.


¿Cuál es el mundo sagrado del chamán blanco? Una inmersión en la realidad, que a veces desafía la lógica o las leyes de la física 1

Cosmos chamán blanco es un término que se refiere al concepto y conocimiento asociado con la práctica espiritual y el mundo de los chamanes blancos, su espacio interior sagrado, su cosmovisión y la estructura original del mundo espiritual sagrado.

Este es un tipo especial de conocimiento: el conocimiento de la base espiritual del mundo terrenal y de los mundos de otras dimensiones. Al final, hay dos conceptos sagrados de su cosmos místico y espiritual.

El Árbol de la Vida, es el concepto más famoso. Su descripción detallada se encuentra en Yakut Olonkho, Árbol de Aar Luun. Y la Estrella Polar es el centro del espacio sagrado de los chamanes blancos.

Los chamanes blancos veían al hombre como un cosmos pequeño, idéntico al cosmos grande. Y todo lo que sucede en el gran cosmos se refleja en el pequeño cosmos: en el hombre. Y en consecuencia viceversa.

Chamanismo blanco, práctica y cosmovisión.

El chamanismo blanco es una forma de práctica chamánica que existe en varias culturas y tradiciones de todo el mundo. Se basa en la idea de que los chamanes pueden interactuar con los espíritus y la energía del cosmos para obtener información, curación o despertar espiritual.

El chamanismo blanco es una forma de práctica chamánica que existe en varias culturas y tradiciones alrededor del mundo.
El chamanismo blanco es una forma de práctica chamánica que existe en varias culturas y tradiciones de todo el mundo.

La cosmovisión y la práctica espiritual del chamán blanco están asociadas con la idea de la unidad del universo y la conexión sagrada entre el hombre y el cosmos. Todos los seres del universo, incluidos los humanos, están conectados por hilos dorados, etéreos y ligeros.

No importa en qué parte de la galaxia se encuentre una persona, está conectada con sus habitantes. Los chamanes blancos pueden oír corazones ubicados en cualquier parte del universo.

Creen que pueden viajar a través de varios niveles de la realidad sagrada e interactuar con entidades y fuerzas espirituales ubicadas en el cosmos.

Con el espíritu del Gran Padre, que es la suma de todos los espíritus del cosmos. Con la energía del Gran Padre, que es la suma de todas las energías del cosmos.

Utilizan diversos rituales, meditaciones, danzas y vibraciones sonoras para crear contacto con las energías cósmicas. El principal instrumento de interacción es el corazón espiritual del chamán blanco.

Los chamanes blancos nunca utilizan plantas o sustancias psicodélicas. No hay absolutamente ninguna necesidad de esto. El corazón espiritual es un instrumento tan poderoso y universal que no se necesitan “muletas”.

También pueden viajar a otras dimensiones y mundos. Este es el viaje de su espíritu. El cuerpo permanece en la tierra, pero sus espíritus pueden ir a cualquier parte del Universo.

Los chamanes blancos creen que el cosmos es una fuente de sabiduría, fuerza y ​​curación. Se esfuerzan por establecer un equilibrio entre el hombre y el universo para lograr la iluminación y la armonía espiritual.

Sus conocimientos y prácticas son muy diversos y dependen de la cultura y tradición específicas. La comunicación con el cosmos y sus habitantes se realiza a través del corazón espiritual.

Percibe las vibraciones del Universo, responde e interactúa, y comprende el conocimiento íntimo. Este conocimiento no es estático, no está congelado. Se enriquece a lo largo de la vida del chamán.

Camino del Chamán Blanco

El camino del chamán blanco es la mejora continua, el conocimiento del mundo y del universo, a través del conocimiento de uno mismo. Al conocerse a sí mismo, el chamán blanco llega a conocer al Gran Padre y todas las formas de vida nacidas por él.

Al conocerse a sí mismo, el chamán blanco llega a conocer al Gran Padre y a todas las formas de vida.
El conocimiento interior revela al Gran Padre y todas las formas de vida.

El espíritu del chamán blanco penetra el objeto y recibe una respuesta profunda, una respuesta vibratoria. Y el chamán blanco entiende el lenguaje de las vibraciones. A veces, una mirada es suficiente para que una persona que acude a un chamán blanco cambie.

Una persona viene a la tierra para conocerse a sí misma y, a través de ello, conocer la deidad y el universo, con toda su diversidad de formas y tipos de vida.

La segunda tarea es revelar el potencial divino, borrar las viejas imágenes obsoletas, los clichés, los conceptos erróneos, los comienzos oscuros y multiplicar la luz sagrada en tu corazón.

El chamán blanco va por delante de la humanidad. Por tanto, abre nuevos caminos para el resto de la humanidad. Hace un avance solar hacia una nueva realidad y por eso es valioso.

Proveniente del mundo de los espíritus elevados, mensajero del Gran Padre, él mismo es fuente de luz espiritual. En la medida en que se revele su potencial divino.

Al borrar el comienzo oscuro, al hacer un avance apasionado, despierta su naturaleza divina y, por lo tanto, a aquellos que pueden despertar del sueño espiritual.

Corazón espiritual: el centro sagrado del chamán blanco

Al revelar su potencial interior, revela el conocimiento original almacenado en su corazón espiritual. El centro sagrado del chamán blanco es el corazón espiritual. Tiene una estructura celular similar a un panal.

Cada celda de este panal tiene sus propias composiciones, partículas y sustancias. Estas células cambian constantemente de configuración, como piezas de vidrio coloreadas en un caleidoscopio.

El corazón espiritual tiene una estructura celular similar a un panal.
El corazón espiritual tiene una estructura celular similar a un panal.

El cambio de configuraciones proporciona ciertos estados del ser interior del chamán blanco. Estas configuraciones no se repiten porque todo el universo está cambiando dinámicamente. No existe un proceso estático.

El cambio de configuraciones proporciona ciertos estados del ser interior del chamán blanco.
El cambio de configuraciones proporciona ciertos estados del ser interior del chamán blanco.

De ahí que la principal cualidad del chamán blanco sea la capacidad de cambiar continuamente la conciencia, todo el ser. Sólo teniendo esta cualidad de alma y espíritu podrá mantener el dedo en el pulso del Universo.

Este es el camino hacia la mejora interna. Algunos chamanes caminaron por este camino, pero quien los siguió fue la vanguardia de la humanidad.

Arquetipo del Árbol del Mundo – La base del cosmos espiritual del chamán blanco

Una consideración del cosmos del chamán blanco no estará completa sin revelar dos conceptos centrales: el Árbol de la Vida y la Estrella Polar. Estos dos arquetipos son la base del cosmos sagrado y espiritual.

El árbol que conecta todos los mundos es un símbolo poderoso que se puede encontrar en muchas culturas y tradiciones de todo el mundo. Uno de los ejemplos más famosos de este tipo de árbol es el árbol Aar Luun.

El artículo será de utilidad para todos aquellos que estén interesados ​​en el tema del chamanismo y se pregunten cómo era el chamanismo original. ¿Y quiénes son los chamanes blancos? ¿Cuál es el mundo sagrado del chamán blanco?-6
El Árbol de la Vida tenía diferentes nombres entre diferentes personas.

En la antigua mitología griega, el Árbol de la Vida es conocido como el “Árbol de las Hespérides”, y está ubicado en el jardín mágico de las Hespérides, hijas de la estrella vespertina. Los frutos de este árbol dieron la inmortalidad.

Entre los pueblos del norte de Europa y Escandinavia, incluidos los antiguos vikingos, el Árbol de la Vida se llama “Yggdrasil”. Este enorme árbol sagrado conecta los nueve mundos de su mitología.

En la antigua cultura maya, el Árbol de la Vida se conoce como “Iximché” y representa un poderoso símbolo de la conexión entre el cielo, la tierra y el inframundo.

Entre los indios navajos, el Árbol de la Vida se conoce como “Quintanayi”, que significa “propagación de la vida”. Conecta diferentes formas de vida y niveles de existencia.

Entre los maoríes de Nueva Zelanda, el Árbol de la Vida se conoce como “Te Ao Marama”, que significa “Mundo de Luz”. Conecta el cielo y la tierra y es el hábitat de las deidades.

El Árbol de la Vida tiene un profundo significado sagrado en muchas culturas y tradiciones del mundo, y cada nación tiene su propio nombre único.

En la mitología egipcia antigua, el Árbol de la Vida se llama “Ised” y está asociado con la diosa Isis, que representa la encarnación de la vida y el renacimiento.

Entre los celtas, el Árbol de la Vida se conoce como “Crann Bethadh”, que en gaélico significa “Árbol del Génesis”. Simboliza la armonía de la naturaleza y la conexión entre la tierra y el cielo.

En la antigua cultura china, el Árbol de la Vida se conoce como “Shu” y se asocia con símbolos de inmortalidad y vida eterna.

En la cultura africana yoruba, el Árbol de la Vida se conoce como “Iroko” y se considera un árbol sagrado que simboliza la sabiduría y la vida.

Entre los aztecas, el Árbol de la Vida es conocido como “Yaxché”, y representa el puente entre el cielo, la tierra y el inframundo.

Los nombres únicos del Árbol de la Vida reflejan la diversidad de historias y creencias culturales asociadas con este poderoso arquetipo.

Se cree que este es un árbol eterno, que simboliza la conexión del cielo y la tierra, el espacio y el tiempo, el mundo espiritual y físico. Representa el infinito y la eterna regeneración.

Las raíces de este árbol se hunden profundamente en la tierra, simbolizando la conexión con el mundo material, mientras que sus ramas se extienden hacia el cielo, representando la iluminación espiritual y el deseo de lo divino.

Entre algunas personas, el árbol está al revés, con las raíces hacia el mundo celestial y la copa hacia la tierra. Esto enfatiza que la razón de lo que está sucediendo en la tierra debe buscarse en otras dimensiones.

Hay muchas historias y mitos asociados con este árbol. Algunos dicen que da vida al mundo entero. Otros afirman que es el hábitat de deidades. Sin embargo, todos coinciden en una cosa: el árbol es el vínculo que une todos los mundos y dimensiones.

Es un poderoso símbolo de crecimiento espiritual, vida eterna y la conexión de todas las cosas. También es símbolo del conocimiento original y su jugo es la bebida de la inmortalidad.

Como puedes ver, este símbolo sagrado tiene una representación común entre los diferentes pueblos. El chamán blanco, durante sus acciones sagradas, se convierte en el centro de este Árbol.

Él se fusiona místicamente con él y en este momento es el centro del universo. Ésta es una condición para la eficacia de los rituales sagrados y los encantamientos del chamán blanco.

Arquetipo de la Estrella Polar

A continuación, debes revelar el arquetipo de la Estrella Polar, un símbolo y arquetipo importante en muchas tradiciones chamánicas.

En el centro de las cosmologías chamánicas está la idea de un mundo estructurado alrededor de un eje mundi, simbolizado por la Estrella Polar. Este eje también pasa por el árbol Aar Luun.

macrocosmos
Macrocosmos.

El Árbol de la Vida descansa su corona sobre la Estrella Polar. Juntos son la base del mundo.

En el chamanismo de los pueblos del norte, la Estrella Polar a menudo se asocia con el Mundo Superior y los espíritus ayudantes. Sirve como guía en el espacio y el tiempo, ayudando a los chamanes en sus viajes espirituales.

Gobierna el mundo y dirige las mentes humanas en la dirección correcta. La dirección del desarrollo de la civilización y de la humanidad en su conjunto depende de la dirección que ésta marque.

En las tradiciones de los chamanes siberianos, la Estrella Polar también representa el punto central del Universo, un punto de referencia estacionario que ayuda a los chamanes a navegar durante sus viajes trascendentales.

Actúa como un espíritu guardián que guía a los chamanes a lo largo de sus viajes. Como una brújula, ayuda a navegar por el mundo sagrado y el espacio visible.

En las tradiciones esquimales, la Estrella Polar se considera el hogar de espíritus y deidades y, por lo tanto, juega un papel central en sus rituales y mitos. Creen que los chamanes pueden ascender a la Estrella Polar y comunicarse con los espíritus que viven allí para adquirir sabiduría y conocimiento.

En el mundo de los chamanes de Chukotka, la Estrella Polar era un importante espíritu guardián. Lo llamaron El Capener, la Estrella del Clavo. Creían que controlaba el movimiento de los cuerpos celestes y las estaciones.

La Estrella Polar, al estar inmóvil, se consideraba el centro del universo alrededor del cual giraban todas las demás estrellas. Y cerca de él hay un agujero en el cielo, al mirar por el cual se pueden ver otros mundos.

Los chamanes de Chukotka también consideraban la Estrella Polar como un hito importante. Creían que ella mostraba el camino al mundo de los espíritus para las almas muertas. Sirvió como una especie de “faro” que ayudaba a las almas a encontrar el camino al más allá.

La Estrella Polar también jugó un papel clave en la mitología y los rituales de los chamanes. Se asoció con numerosos rituales y ceremonias que realizaban los chamanes para establecer contacto con el mundo espiritual.

Estos rituales incluían a menudo oraciones y cantos dedicados a la Estrella Polar, en los que los chamanes pedían su protección y guía.

En el antiguo Japón, la Estrella Polar se llamaba “Hokuto-no-monogatari”, que traducido significa “la historia de la estrella polar”.

Entre los indios navajos, la Estrella Polar se conoce como “Nagoni”, que significa “hermano mayor”. Los indios Lakota la llaman “Wičháȟpi hiŋȟpáya”, que significa “estrella que no se mueve”.

En China, la Estrella Polar se llama “beidou”, que significa “estrella del norte”. Entre los pueblos indígenas de Australia, la Estrella Polar es conocida como “Sigitu”, que significa “la estrella que nunca se mueve”.

En la cultura árabe, la Estrella Polar se llama “al-jidi”, que significa “la estrella polar”. En farsi (iraní) se llama “Estareh-ye Shomal”, que también significa “estrella del norte”.

En conclusión, la Estrella Polar no es sólo una estrella, tiene un profundo significado sagrado para muchas culturas y pueblos del mundo. Sus nombres revelan en parte el significado y propósito místico.

Además, sus nombres reflejan el respeto y la reverencia que la gente siente por esta luminaria inmóvil y estable en el cielo.

Entre los pueblos indígenas de América del Norte, que tradicionalmente se centran en los cuerpos celestes, la Estrella Polar también recibe muchos nombres.

Por ejemplo, entre los indios iroqueses se le llama “Dohnivegon”, que significa “gran estrella”. Entre los indios Cherokee se le conoce como “Uguklu”, que significa “norte”.

En África, entre el pueblo zulú, la Estrella Polar se llama “Inkhwenkwezi YeNtaba”, que significa “Estrella de la Montaña”.

En la cultura europea, la Estrella Polar también tiene muchos nombres. En Escandinavia se la conoce como “Nordstjärnan” en Suecia, “Nordstjernen” en Noruega y “Pohjantähti” en Finlandia, todos estos nombres se traducen como “estrella del norte”.

Mundo de la estrella polar
Mundo de la Estrella Polar.

En la cultura rusa, a la Estrella Polar a menudo se la llama “Carolina del Norte” o “Virgo del Norte”, porque en la antigüedad creían que se trataba de la estrella Virgo.

Se llamaba Tara, en honor a la diosa eslava, o simplemente Kol-Star. Se creía que el cielo estrellado, como un disco, tenía como eje la Estrella Polar.

En la religión tibetana Bon – chamanismo tibetano, la Estrella Polar se conoce como “Drukar”. Ella juega un papel importante.

Bon, una religión anterior al budismo en el Tíbet, profesa creencias chamánicas y animistas e incluye un complejo sistema de deidades estelares y planetarias.

La Estrella Polar en Bon se considera una deidad poderosa y un símbolo de firmeza y constancia. Personifica el eje central del universo y sirve como vínculo entre las esferas celestial y terrenal.

Esta estrella permanece inmóvil mientras que otras estrellas parecen estar en movimiento. La estrella polar simboliza la constancia de las leyes del universo y el orden divino y es considerada el “Rey de las Estrellas”, ya que se utiliza como principal punto de referencia para la navegación, incluida la navegación mística, y para determinar el tiempo.

La Estrella Polar también se asocia con la iluminación y la liberación espiritual. Representa una importante dirección espiritual y fuente de luz y sabiduría divinas.

En general, muchas culturas tienen sus propios nombres únicos para la Estrella Polar, que reflejan las características étnicas, la mitología y las creencias. Sirve como símbolo de constancia, estabilidad y guía en el cielo nocturno.

Además de los nombres anteriores, hay algunos más. En Vietnam, la Estrella Polar se conoce como “Hồng Lôi”, que significa “Estrella del Trueno”. En esta cultura se asocia con el poder y la fuerza de los elementos naturales.

Entre los indios Ojibwe, que viven en el territorio de lo que hoy es Canadá y Estados Unidos, la Estrella Polar se llama “Baba Ji”, que significa “anciana”. Esto refleja el respeto y la reverencia que estas personas tienen por la estrella.

En algunas culturas africanas, como el pueblo masai de Kenia y Tanzania, la Estrella Polar se conoce como “Ol-doinyo Oibor”, que significa “Montaña Blanca”. Este nombre refleja las creencias sagradas de este pueblo en relación con los cuerpos celestes.

Entre los pueblos indígenas de Alaska, como los inuit y los yupik, la Estrella Polar se llama “Nanurjuk”, que significa “oso”. En su mitología se le asocia con el oso, considerado un poderoso e importante espíritu guardián.

En Corea del Sur, la Estrella Polar se llama “북극성”, que se traduce como “Estrella Polar”. Desempeña un papel importante en la astrología y el chamanismo coreanos y, a menudo, se menciona en canciones e historias tradicionales.

En Islandia, la Estrella Polar se conoce como “Leistarstjarna”, que se traduce como “Estrella Guía”.

La Estrella Polar en el chamanismo se comunica con el mundo espiritual. Es un símbolo poderoso que enfatiza la conexión entre el hombre y el universo y ayuda a los chamanes a guiar a sus comunidades en tiempos difíciles.

Conexión sagrada y potencial divino

El cosmos chamánico blanco no es sólo un concepto espiritual, sino también una fuente de inspiración y fuerza para muchas personas. Es una invitación a una profunda comprensión y respeto por el universo, y a encontrar nuestro lugar en él.

Este concepto nos abre oportunidades para explorar y comprender nuestro propio cosmos interior y conectarnos con mundos superiores, fuerzas universales y conocimiento.

El cosmos del chamán blanco es un camino que nos llama a una profunda sabiduría y desarrollo espiritual a través de la conexión con el universo y con nosotros mismos. Esta es la manera de restaurar la armonía, interna y externa.

Una conexión sagrada con él y una conciencia profunda completan a la persona y revelan el potencial divino en ella. Este es el camino de transformación solar de todo el ser y del renacimiento.

Se basa en la naturaleza inherentemente solar del ser humano. Sobre principios arquetípicos y eternos establecidos en la base del alma humana.

F

Deja una respuesta