Cuando Todavía No Había Luna En El Cielo: Mitos Antiguos Sobre El Pueblo “Bajo La Luna” Y La Tierra Sin Luna


Cuando todavía no había luna en el cielo: mitos antiguos sobre el pueblo "bajo la luna" y la tierra sin luna 1

En algunas escrituras y tradiciones antiguas se pueden encontrar referencias a épocas en las que no había luna en el cielo. Demócrito y Anaxágoras mencionan que hubo un tiempo en el que la luna no era visible en el cielo nocturno.

Al describir la historia de la región griega de Arcadia, Aristóteles escribe que los pelasgos (“gente del mar” en griego) han vivido en la zona desde tiempos muy antiguos: “En una época en la que la luna no existía”. Apolonio de Rodas menciona algo similar; cuenta de una época en la que no todos los objetos celestes existían en el cielo, hasta la época del nacimiento de Deucalión y Pirra, cuando la luna no existía y el único pueblo que existía eran los pelasgos que vivían en las montañas de Arcadia (un región de Grecia).

Estos habitantes de Arcadia también eran conocidos como tamizados o reasentados (que en griego significa “los que estaban antes de la luna”). Anaxágoras, que vivió en el siglo V a. C., fue una de las primeras personas en la historia escrita en reconocer que la luna es un cuerpo de piedra “montañoso” y no una “deidad”.

Cuando todavía no había luna en el cielo: mitos antiguos sobre el pueblo "bajo la luna" y la tierra sin luna 2

En la ‘Moralia’ de Plutarco encontramos lo siguiente: “Había seguidores de los arcadios de Evandro, los llamados pueblos prelunares”. De manera similar, el poeta romano Ovidio escribió: “Se dice que los arcadianos eran dueños de su tierra antes del nacimiento de Zeus, y la gente es más antigua que la luna”. Esteban de Bizancio escribió: “Los arcadios y las mujeres existían antes de la luna”. Hipólito hace referencia a una leyenda que dice que “Arcadia dio a luz a Pelasgo, más viejo que la luna”. Luciano de Samosata, en su obra ‘Sobre la Astrología’, menciona que “los arcadianos, en su locura, afirman ser más antiguos que la luna”.

Se han encontrado evidencias en otras partes del mundo, de que las tradiciones orales de los indígenas colombianos de las tierras altas de Bogotá, en la cordillera oriental de Colombia, se remontan a la época anterior a la luna: “En los tiempos más lejanos, cuando la luna aún no estaba en el cielo”, dicen representantes de la tribu chibcha. 

Más al sur de América, en Tiahuanaco, los símbolos de la Puerta del Sol y las paredes de Kalasasaya indican que la Luna entró en órbita alrededor de la Tierra en un momento determinado, hace unos 12.000 años. A esta conclusión llegó en 1956 el investigador y escritor Hans Schindler Bellamy, que estudió el monumento y escribió sobre ello en su libro.

Cuando todavía no había luna en el cielo

Bellamy interpretó los símbolos astronómicos antiguos como una historia sobre la luna. Explicó que los símbolos de la piedra representan información matemática y astronómica. Además de indicar cuándo llegó la Luna, sostienen que antes de entrar en órbita, la Tierra giraba más lentamente y el año duraba sólo 290 días. 

Debido a esta diferencia horaria, se cree que el planeta giraba sobre su eje a un ritmo más lento que hoy, y los días eran más largos. Según el citado autor, la interpretación de los símbolos nos dice que estas características de la Tierra cambiaron con la llegada de la Luna, lo que provocaría una poderosa onda por atracción gravitacional.

Cuando todavía no había luna en el cielo

Habría un aumento de tormentas, terremotos, inundaciones y muchos otros desastres. Se cree que este evento pudo haber sido la fuente de historias sobre el Gran Diluvio, el Arca de Noé y otras que impregnan las culturas de todo el mundo. 

El Génesis bíblico (1:14) menciona que “Dios” dijo “Haya lumbreras en el firmamento de los cielos para separar el día de la noche; y sirven como signos de las estaciones, los días y los años”. En particular, se mencionan las estaciones, los días y los años, pero no los meses. ¡Y el mes obtuvo su significado y su nombre de la luna! Los meses se mencionan por primera vez en Génesis 7:11 en relación con el diluvio de Noé.

Nada de esto prueba, por supuesto, que hasta ese momento no hubiera luna y, por lo tanto, no hubiera meses. ¿Podría la toma de posesión de la Luna por parte de la Tierra desempeñar un papel importante en la causa del Diluvio? Si es así, entonces la primera aparición de la luna (o el primer mes) puede haber sido la señal para que Noé construyera el arca. 

Quizás el décimo día del segundo mes, la luna estaba tan cerca del planeta que, como señal de un desastre inminente, Noé se vio obligado a entrar en el arca (Génesis 7:1-10). Luego, el día diecisiete del segundo mes, la luna pudo haber tenido su efecto catastrófico, provocando el Diluvio en la Tierra. 

Si este fuera realmente el caso, lo cual es, por supuesto, una cuestión de especulación basada en fuentes no bíblicas, se explicaría que desde entonces el tiempo también se haya dividido en meses, mientras que esto aún no se hacía en las Escrituras, en el Génesis. 1:14.

África también ofrece su punto de vista. Según una leyenda zulú, la Luna fue traída hace cientos de generaciones por los reptiles, dos hermanos con “trajes espaciales”, Wowane y Mpanku.

Cuando todavía no había luna en el cielo

Según el chamán Credo Mutwa, los dos hermanos robaron la luna en forma de huevo del “Gran Dragón de Fuego” y vaciaron la yema hasta dejarla hueca. Luego lo “rodaron” por el cielo hasta la Tierra, provocando eventos catastróficos en este planeta que pusieron fin a la “edad de oro” del pasado.

El antiguo recuerdo de una tierra sin luna habitada por humanos se ha transmitido de generación en generación, dando forma a las tradiciones de numerosas civilizaciones . ¿Son sólo mitos o no? ¿Cómo llegó la luna a la órbita de la Tierra? ¿Es parte de la Tierra y resultado de un impacto colosal, como afirman las teorías científicas? ¿Es su existencia natural, en su posición actual, o fue formada en algún otro lugar y puesta en órbita o quizás creada artificialmente por una civilización extraterrestre ?

F

Deja una respuesta