Interpretación interestelar de la alegoría de las cavernas de Platón

El significado de ser humano a menudo se asocia con cualidades metafísicas, como ser “consciente”, tener un “alma” y ejercer el “libre albedrío”. Pero si un sistema de inteligencia artificial (IA), como una versión mejorada de ChatGPT, posee cualidades similares a las de Turing, juego de imitación, entonces aprenderemos algo nuevo sobre la realidad.

Sin una oportunidad conversacional para diferenciar a un ser humano de una máquina, será evidente que las cualidades metafísicas son fenómenos emergentes, ya que una estructura compleja de silicio en la computadora puede imitar una estructura compleja de moléculas orgánicas en el cerebro humano. En otras palabras, no habría diferencia fundamental entre el “Yo-Tú” y el “Yo-Eso”. ” interacciones definidas por el filósofo Martin Buber hace un siglo. Ambos serían equivalentes a “I-AI” y “AI-AI” interacciones, ya que la IA se construye puramente a partir del mundo material.

Esto implicaría que cuando nuestro cuerpo muere, muere toda nuestra identidad. En otras palabras, la muerte se parece a desconectar un sistema de inteligencia artificial de su suministro de energía eléctrica. Pero también hay buenas noticias. Si se construyera un sistema de inteligencia artificial para imitar nuestra mente, podría continuar interactuando con nuestros seres queridos después de nuestra muerte. Y si los futuros avances en biología permitan reparar nuestro cuerpo para que evite el deterioro, podríamos vivir para siempre. ¿Por qué soñar con la supervivencia de nuestra “alma” en el otro mundo si podemos hacer que nuestro cuerpo sobreviva en el mundo real que nos rodea mientras vivimos?

Esta comprensión sobria sobre el materialismo tiene el beneficio adicional de enseñarnos humildad. Heredar nuestro cuerpo de nuestros padres es como adquirir un automóvil en un concesionario. Sólo podemos enorgullecernos de la forma en que lo utilizamos, pero no de sus capacidades. No hay base para enorgullecernos de nuestro coeficiente intelectual. puntuaciones, ya que no tiene mucho sentido alardear del número de revoluciones por minuto (RPM) que demuestra el motor de nuestro coche adquirido. El único juicio de valor debería basarse en si los humanos emplean sus habilidades para promover el bien o el mal, de manera similar a si las personas aprovechan la energía nuclear para el beneficio o la perdición de la sociedad.

Con nuestra muerte inminente en mente, nuestra existencia es una forma transitoria de materia. Sin embargo, podría ser significativo si se preservan nuestros principios rectores. La longevidad habría sido mejor si la humanidad hubiera elegido explorar el espacio en lugar de gastar 2 billones de dólares cada año en gastos militares. El mismo presupuesto nos habría permitido enviar una sonda a cada estrella de la Vía Láctea en menos de un siglo, un aumento de mil millones de veces con respecto a la tasa actual representada por el envío cinco sondas interestelares a lo largo de cinco décadas, en forma de Voyager 1 y 2, Pioneer 10 y 11 y New Horizons.

La mayoría de las estrellas similares al Sol se formaron miles de millones de años antes que el Sol, un retraso mucho mayor que el tiempo que tardan los cohetes químicos en cruzar el disco de la Vía Láctea. Si tan solo uno entre las decenas de miles de millones de sistemas Tierra-Sol en la Vía Láctea diera origen a una civilización tecnológica pacífica y exploradora del espacio durante los últimos 10 mil millones de años, y si esa civilización lanzara sondas a un costo anual de 2 billones de dólares durante un millón de años, entonces habría diez mil objetos de esta espectacular civilización dentro del sistema solar ahora.

Algunos objetos interestelares pueden llegar a nuestra puerta como basura espacial. Por ejemplo, en mi último artículo científico de esta semana, sugerí que pedazos de esferas Dyson rotas podría explicar las propiedades inusuales de los tres primeros objetos interestelares que la humanidad descubrió durante la última década, concretamente la forma delgada y plana de `Oumuamua y la alta resistencia material asociada con los dos primeros meteoros interestelares, IM1 e IM2.

Los dispositivos funcionales, por otro lado, seguirían la “supervivencia del más apto” en el proceso de selección darwiniana interestelar, que puede involucrar tecnología. autorreplicación tal como la concibieron John von Neumann y Freeman Dyson. Es probable que las máquinas que buscan la paz sobrevivan más tiempo porque las confrontaciones físicas no las dañan con tanta frecuencia en comparación con las variantes agresivas. Su progreso científico se liberará de las cadenas del ego humano, que prefiere asumir que la existencia de seres sintientes extraterrestres es una afirmación extraordinaria.

Los dispositivos interestelares funcionales pueden contener cerebros de IA que hacen eco de sus remitentes. Estos sistemas de IA encajarían en la alegoría de Platón de “La Cueva”, escrita alrededor del 380 a. C. en La RepúblicaProyecto Galileo que estoy liderando.

Al mismo tiempo, la alegoría de Platón afirma que los demás reclusos de la cueva ni siquiera desean salir de su prisión, porque no conocen una vida mejor. Esto refleja la respuesta actual de los escépticos a la búsqueda científica de objetos tecnológicos extraterrestres, iniciada por el Proyecto Galileo.

Dado que nuestra ciencia y tecnología modernas tienen sólo un siglo de antigüedad, es probable que las sondas extraterrestres de inteligencia artificial sean mucho más avanzadas que los dispositivos que podemos fabricar hoy. Nuestro encuentro con ellos será una experiencia de aprendizaje. Con un adecuado sentido de humildad, nos permitiría dar un salto cuántico hacia nuestro futuro tecnológico.

El interés del gobierno estadounidense en los fenómenos aéreos no identificados (UAP) como una cuestión de seguridad nacional, complementa el interés científico en los objetos extraterrestres. Al derribar globos o drones de naciones adversarias, el gobierno reduce el desorden de objetos creados por el hombre en nuestro cielo y facilita a los científicos comprobar si hay sondas extraterrestres por ahí.

En total, suponiendo que la realidad física conocida capture todas las formas de inteligencia, deberíamos poder detectar sondas de IA extraterrestres utilizando detectores basados ​​en la física tal como la conocemos. Los datos del Proyecto Galileo, que estamos empezando a cargar y analizar, se pondrán a disposición del público en los próximos años. Estén atentos a los resultados mientras hacemos realidad la “Alegoría de la caverna” de Platón.

F

Deja una respuesta