Dama de Pacopampa: Mujer con cráneo alargado que gobernó en el antiguo Perú hace 3000 años

En octubre de 2009, un equipo de arqueólogos del Proyecto Arqueológico Pacopampa, liderados por el reconocido arqueólogo japonés Yuji Seki, descubrió una tumba de 6,8 pies de largo, cuyos restos databan aproximadamente del año 900 a.C.

Pacopampa es un sitio arqueológico que se encuentra ubicado en la sierra norte del Perú, a 1 km del centro poblado menor del mismo nombre, en el distrito de Querocoto, en la provincia de Chota, en el departamento de Cajamarca.

En este hallazgo trabajaron juntos arqueólogos de la Universidad Estatal de California en San Marcos y la misión arqueológica japonesa dirigida por Yuji Seki. Este proyecto arqueológico se formó en el año 2005 mediante un convenio entre el Museo Nacional de Etnología de Osaka, Japón, y la Universidad Nacional de San Marcos, Perú. El equipo estuvo formado por un grupo de investigadores y expertos japoneses que analizaron diversos materiales encontrados, como huesos humanos, cerámicas, huesos de animales, minerales, metales y artefactos de piedra.

Esta tumba de 3.000 años de antigüedad perteneció a una vigorosa dama que nació en las terrazas más altas del Cerro San Pedro (hoy en la provincia Cajamarca de Chota), un nuevo paso histórico del lejano período formativo. Curiosamente, el pueblo que habitaba el sitio, conocido como el complejo arqueológico de San Pedro de Pacopampa, celebró el nacimiento de una niña saludable que estaba destinada a convertirse en una poderosa líder.

Cuando el arqueólogo Yuji Seki y su equipo descubrieron la tumba de esta mujer de élite en el Complejo Arqueológico de Pacopampa, también encontraron un detalle muy importante que arroja nueva luz sobre cómo fue el período formativo (o período neoindio).

Para los arqueólogos el proceso de desenterrar el contexto funerario fue muy complicado. En esos días de arduo trabajo, Yuji Seki notó un detalle muy importante que podría confirmar una hipótesis que planteó hace cinco años, cuando recién iniciaba sus investigaciones en esa región de la sierra norte del Perú. Esta investigación contó con el apoyo científico de los antropólogos físicos Kazuhiro Uzawa y Tomohito Nagaoka.

Seki descubrió que los restos de la Señora de Pacopampa tenían una deformación en la parte posterior del cráneo así como otros elementos misteriosos, entre ellos una sustancia azul (posiblemente de origen mineral) que fue untada sobre sus restos junto con cinabrio, como era costumbre. para enterrar a los gobernantes del antiguo Perú de aquella época.

Según el antropólogo Kazuhiro Uzawa, la deformación craneal de la Señora de Pacopampa podría ser decisión de sus guardianes. Para lograr este proceso de deformar su cráneo, desde su nacimiento se le colocaron férulas en la parte posterior de la cabeza.

La estudiosa japonesa señala que este proceso de deformación craneal comenzó cuando cumplió tres años. Las conclusiones aportadas por los antropólogos japoneses confirmaron la hipótesis de Yuji Seki, lo que motivó su investigación a investigar el desarrollo del poder político en aquella época en el antiguo Perú.

El hallazgo de los restos de la Señora de Pacopampa aporta nuevos conocimientos y revela la existencia de grupos de élite en esta incipiente sociedad que se desarrolló en esa época. Yuji Seki afirmó que durante las excavaciones su hipótesis siempre estuvo dando vueltas en la cabeza, y cuando apareció la sorprendente tumba de esta anciana dama, sirvió de apoyo para corroborar lo que siempre había sostenido. El investigador japonés está completamente seguro de que la niña, recién nacida, tenía un destino definido, y que se hizo realidad cuando creció.

La primera pista de la existencia de esta tumba fue la aparición de una roca singular en medio de la plataforma principal del complejo arqueológico de San Pedro de Pacopampa.

La antigua dama de gran poder político o religioso llevaba dos pendientes elaborados en oro, de unos 25 cm de largo cada uno. Colgaban de dos orejeras también del mismo material que llevaba incrustadas en los lóbulos de sus orejas. En su tumba también se encontraron otros adornos elaborados en piedras y un collar de cuentas elaborado con conchas de moluscos, lo que evidencia el intercambio comercial que existía en esa época de Pacopampa con los pueblos de la costa. Una tobillera en el pie derecho de la dama completaba también el ajuar funerario.

Junto a sus restos se encontraron ofrendas, entre ellas una pequeña botella de cuello largo, base plana y cuerpo globular, un plato de postre que tiene agujeros en su base pedestal por donde entra el aire para mantener la combustión, una copa decorada con líneas y círculos, un cuenco de base plana que se encontró sobre el plato de postre y restos de carbón y cenizas que evidencian la realización de algún ritual o ceremonia momentos previos al entierro.

Los restos de la “Dama de Pacopampa” han sido uno de los descubrimientos más importantes del Proyecto Arqueológico Pacopampa. Era una señora andina de entre 25 y 45 años. Medía 155 cm. Los estudiosos la consideran la mujer más alta de su época, ya que los demás entierros encontrados en Cajamarca tienen una altura promedio de 1,45 m para las mujeres y 1,50 m para los hombres. Hay evidencia que indica que sus restos habían sido enterrados antes de la construcción del templo ceremonial, recostados sobre su costado izquierdo y en posición flexionada.

Yuji Seki no pudo afirmar que la Señora de Pacopampa fuera una reina o una cacique, ni si era una especie de consejera cuya sabiduría y poder residía en el carácter religioso de sus actos. Podría ser una sacerdotisa que dominara el mundo sobrenatural y con un fuerte dominio de la ideología, argumentó.

Los estudiosos afirmaron que este hallazgo comparte muchas características con las suntuosas tumbas encontradas en Kuntur Wasi, en las tierras altas andinas del Perú, como el uso de oro, la posición en cuclillas de los cadáveres, los pigmentos rojos que cubren los cuerpos. Estas similitudes confirmaron los cambios sociales ocurridos en esa región durante el siglo IX.

Sin embargo, había una diferencia importante entre estos dos sitios.

En Pacopampa se han encontrado evidencias de un uso intensivo de objetos de cobre, algo que no ocurrió en otros sitios de la región Cajamarca. Los investigadores confirmaron que existe un depósito de este mineral en esa región que fue explotado durante al menos 3.000 años y que existe la posibilidad de que esa fuera la base de poder de las clases dominantes de esta antigua sociedad.

F

Deja una respuesta