OVNI medusa

En 2018, un evento peculiar sobre los cielos de Irak captó la atención tanto de entusiastas como de expertos en ovnis. Apodado el “OVNI medusa”, este incidente destaca no sólo por sus intrigantes características visuales sino también por las numerosas preguntas que plantea sobre nuestra comprensión de los fenómenos aéreos no identificados (UAP). Este artículo profundiza en los detalles de este extraordinario avistamiento, explorando los aspectos que lo convierten en un caso destacado en los estudios de UAP.

La anomalía térmica

En el centro de este encuentro está la manera en que se capturó el OVNI Jellyfish: mediante imágenes térmicas en una plataforma de armas de grado militar. A diferencia de las grabaciones visuales estándar, estas imágenes térmicas revelaron un fascinante juego de cambios de temperatura, con el objeto fluctuando entre el blanco intenso y el negro intenso. Esta firma térmica alterna sugiere que el OVNI estaba experimentando rápidas variaciones de calor, una característica que no suele asociarse con aviones convencionales ni con fenómenos naturales conocidos.

Interferencia óptica: un enigma tecnológico

Uno de los aspectos más desconcertantes del avistamiento del OVNI Jellyfish fue su aparente capacidad para bloquear la óptica de un sistema de orientación altamente sofisticado. Estos sistemas, diseñados para operaciones de precisión, como alcanzar un objetivo a varios kilómetros de distancia, resultaron ineficaces para fijar este enigmático objeto. Esta alteración de la tecnología militar avanzada apunta a un fenómeno natural desconocido o a una capacidad tecnológica mucho más allá de nuestra comprensión actual.

Características físicas: más allá de lo ordinario

Testigos y analistas han descrito que el OVNI Jellyfish tiene apéndices rígidos e inmóviles con una apariencia geométrica en forma de escamas, similar a una armadura. Esta descripción se desvía significativamente de los típicos OVNIs esféricos o en forma de disco que a menudo se reportan. La estructura física distintiva de este objeto añade una capa de complejidad a su análisis, lo que genera preguntas sobre su origen y propósito.

Invisible para la visión nocturna, visible en el espectro térmico

Curiosamente, el OVNI Jellyfish no era detectable a través del equipo de visión nocturna estándar, pero era claramente visible en el espectro térmico. Esta visibilidad selectiva desafía nuestra percepción de los UAP y sugiere que el objeto puede operar utilizando una forma de energía o tecnología que es detectable sólo a través de longitudes de onda específicas.

Respuesta internacional y secreto

Según se informa, el incidente involucró respuestas de varias naciones, y el cierre abrupto de las transmisiones de vigilancia apunta a un alto nivel de preocupación y secreto en torno al encuentro. Esta participación internacional y la posterior supresión de información insinúan la importancia potencial del avistamiento a escala global.

Interacción del agua y vínculo entre instalaciones nucleares

Quizás una de las características más sorprendentes del OVNI Medusa fue su interacción con el agua. Descrito como detenerse abruptamente sobre una masa de agua, descender en ella y luego resurgir para disparar en ángulo, este comportamiento recuerda a otros avistamientos de UAP cerca de instalaciones nucleares, lo que plantea dudas sobre las intenciones y capacidades del objeto.

La búsqueda de la comprensión

El caso del ovni Jellyfish, con sus características únicas y su naturaleza esquiva, sigue siendo un tema de fascinación e investigación. La participación de agencias militares y de inteligencia, junto con relatos de testigos presenciales y evidencia de imágenes térmicas, proporciona una narrativa convincente que desafía nuestra comprensión de lo que puede estar atravesando nuestros cielos.

VÍDEO de Jeremy Corbell :

Ezoico

El avistamiento de medusas OVNI sobre Irak en 2018 sigue siendo un evento enigmático en los anales de la investigación de la UAP. Sus características distintivas y las preguntas que plantea sobre la tecnología, la vigilancia y la seguridad internacional continúan intrigando tanto a la comunidad científica como al público. Mientras nos esforzamos por comprender estos fenómenos inexplicables, casos como el OVNI Medusa sirven como recordatorio de las vastas incógnitas que aún aguardan nuestra exploración.

F