Laboratorios De Clonación Expuestos, La Mitad De Los Líderes Mundiales Pueden Ser Falsos. Los Ejemplos Pasados ​​De Stalin, Montgomery Y Saddam Hussein

Laboratorios de clonación expuestos, la mitad de los líderes mundiales pueden ser falsos. Los ejemplos pasados ​​de Stalin, Montgomery y Saddam Hussein 1

Las conspiraciones sobre este tema candente van y vienen, especialmente en los últimos años, con el resultado de que la gente está bastante confundida en cuanto a qué es realmente cierto y qué no.

Los reemplazos de figuras institucionales del planeta por títeres, actores con máscaras, hologramas y principalmente clones, están en su apogeo en información conspirativa. Pero no olvidemos que donde hay humo, hay fuego y al fin y al cabo, siempre ha sido aceptado por todos que los grandes líderes del mundo tenían varios “dobles”, ante todo por razones de seguridad.

En estos tiempos y con muchos ya asesinados o encarcelados, reemplazarlos con otros que se parecen es una obviedad. Y queramos aceptarlo o no, eso es exactamente lo que podría estar sucediendo. Clones, atrevidos, actores, marionetas que se esconden a simple vista, holográficas o CGI: las ilusiones son tan reales que hoy en día se han vuelto normales.

Se ha informado que hoy en día muchas figuras públicas han sido reemplazadas por clones o réplicas. Según ZetaTalk, estos Tribunales Militares han estado operando en EE.UU. desde principios de 2019, autorizados por Orden Ejecutiva del Presidente Trump. Asuntos como la traición y los crímenes contra la humanidad caen bajo la jurisdicción de los militares y permiten un juicio rápido en extremo secreto, que generalmente resulta en la ejecución o una estadía prolongada en GITMO.

Tipos de clones utilizados por los Illuminati

Clones verdaderos : Se trata de una persona cultivada a partir de tubos de ensayo, lo que se conoce como “in vitro” o implantada en un útero, que tiene material genético idéntico al de otra persona.

Humanos sintéticos : estos individuos parecen tan reales como una persona real, aunque están hechos de tejidos específicos extraídos del ganado, por ejemplo.

Robotoides orgánicos : se trata de vida artificial creada de forma completamente diferente a los clones o los sintéticos. Se utiliza tecnología robótica orgánica para crear réplicas lo más precisas posible de personas importantes.

Look-alikes : un programa en curso para encontrar dobles de personajes famosos, así como un programa para crear gemelos idénticos secretos (que son separados al nacer y nunca se ven).

The Gazetteller informa: El ejército estadounidense, bajo la atenta mirada del presidente Trump, ha revelado una operación encubierta tan audaz, tan escalofriante, que nos obliga a cuestionar la realidad en la que vivimos. Esta no es una noticia más. Este es un vistazo a una guerra oculta, una batalla contra un enemigo invisible que se ha infiltrado en los niveles más altos del liderazgo mundial.

Los Marines, esos incondicionales guardianes de la libertad estadounidense, sacaron a la luz la existencia del DS Clone Lab en las cavernas de Ozark. Esta revelación no es sólo una simple nota a pie de página en los informes de inteligencia militar. es un testimonio de la búsqueda incesante de la verdad por parte de los Capuchas Blancas. Los laboratorios dispersos, que alguna vez estuvieron rodeados de secreto, ahora son destruidos sistemáticamente. Pero la pregunta sigue siendo: ¿a qué profundidad llega esta madriguera de conejo ?

La promesa del general Eric M. Smith: “Haremos lo mejor que podamos” no es sólo una declaración. Es un grito de guerra contra una amenaza que está socavando el tejido mismo de nuestra sociedad. La afirmación de Trump de que erradicar estos clones es tan crítico como erradicar el DS real dice mucho de la gravedad de esta situación.

El descubrimiento del laboratorio de clonación subterráneo en la Antártida es nada menos que una pesadilla de ciencia ficción hecha realidad. Imagínese, si lo desea, una instalación escondida bajo una ilusión holográfica, que alberga 290 centros de investigación dedicados a la ciencia más impía: la clonación. La imagen de un joven clon de Hillary Clinton, suspendido en un cilindro, no es sólo una burla grotesca de la naturaleza. Es un símbolo de la perversión de la ciencia por parte de quienes buscan controlarnos.

La participación de figuras como Biden y Fauci en este cuadro macabro añade una capa de traición a este complot ya siniestro. La misión de las Fuerzas Especiales de destruir el Laboratorio Clon del Estado Profundo no es sólo una operación militar sino una cruzada por el alma de nuestra nación.

La crisis de la clonación, tal como se la transmitió a Trump, revela una realidad inquietante. Tener un dispositivo en la Antártida capaz de producir bebés clonados y réplicas de celebridades no es sólo una amenaza a nuestra seguridad nacional. es un ataque a nuestra identidad colectiva. La sustitución del general Berger por el general Smith marca un cambio de estrategia, un nuevo capítulo en esta guerra ilegal.

La conversación entre Trump y el general Berger podría arrojar luz sobre la complejidad de esta crisis. El reconocimiento por parte de Trump del problema de la clonación, aunque subestimado, revela un aspecto preocupante de la geopolítica moderna. La clonación de figuras como Gretchen Whitmer plantea interrogantes sobre el alcance de esta infiltración. Los comentarios de Trump sobre Whitmer, aunque contundentes, subrayan la urgencia de esta situación.

Transportar los clones de Fauci y Biden al Centro Médico del Ejército de Womack para realizar pruebas no es solo un esfuerzo científico, es una búsqueda de la verdad en una era de engaño. La distinción entre lo real y lo falso nunca ha sido más crítica.

La revelación de que el 50% de los líderes del mundo pueden ser clones no es sólo una estadística impactante, es una llamada de atención. Estos biorobots sin alma, desprovistos de compasión y espiritualidad, representan una nueva forma de tiranía. La idea de que personas como Barack Obama y Lisa Rice pudieran haber sido clonadas es un recordatorio escalofriante de hasta dónde llegarán estas potencias oscuras para mantener su poder.

Las características de estos clones (falta de espiritualidad, libido alterada e intención homicida maníaca) pintan un cuadro de seres desprovistos de humanidad. Esto no es sólo una anomalía científica, es una amenaza existencial.

En conclusión, ésta no es sólo una historia sobre clonación. es una narrativa sobre la lucha por nuestra propia humanidad. Las revelaciones que han salido del ejército estadounidense y de varios políticos de alto rango no son sólo piezas de inteligencia sino fragmentos de un rompecabezas más amplio y siniestro. Mientras nos encontramos en la encrucijada de la historia, debemos preguntarnos: ¿a quién seguimos, lideramos y en quién confiamos realmente? La respuesta a esta pregunta puede determinar el destino de nuestra civilización.

Ahora que hemos establecido que la clonación humana es muy real, podemos echar un vistazo a algunos de los clones y dobles de figuras públicas más obvios. Estas personas son sólo espectadores hasta que el público despierte lo suficiente ante la revelación completa y la desclasificación de sus atroces crímenes contra la humanidad. Tenemos que considerar que cualquiera de los siguientes podría ser un clon, imitador, actor y títere escondido a simple vista, holográfico o CGI.

Líderes famosos que jugaron un papel importante en la historia, tenían dobles idénticos.

Los británicos los llaman “señuelos políticos” y esta sorprendente similitud de algunas personas fue aprovechada por muchos líderes populares, pero también odiados, para evitar situaciones desagradables y protegerse de posibles asesinos.

A menudo, muchos dictadores y primeros ministros no tenían sólo uno, sino un grupo de señuelos que cubrían sus necesidades.

El “clon” de Stalin sigue vivo

Era actor, bailarín de ballet, malabarista, psíquico y tenía un sorprendente parecido con Joseph Stalin; Se llamaba Félix Dadaev y el austero dictador de la Unión Soviética aprovechó sus cualidades.

Dadaev luchó en los campos de batalla de la Segunda Guerra Mundial y resultó herido. Allí, en el hospital donde se recuperaba, lo encontraron los agentes secretos de Stalin.

Se parecía a su líder como si fuera su hermano gemelo. Dadaev fue registrado como muerto en los registros del hospital, se informó a su afligida familia y él mismo se convirtió en la sombra de Stalin.

El cruel líder supervisó personalmente el entrenamiento de su “alter ego” y, aunque tenían 40 años de diferencia, Dadaev tenía un sorprendente parecido con Stalin.

Se dice que Dadaev viajó a Yalta para la famosa Conferencia y fue él quien se puso en contacto con los periodistas, no Stalin. De hecho, Dadaev fue recibido en el aeropuerto por los responsables de la Conferencia, mientras Stalin viajaba en un vuelo secreto; ¡Lo mismo había sucedido en Teherán!

Felix Dadaev reveló su papel en 2008 después de recibir un permiso por escrito del gobierno ruso. En sus declaraciones, el doble de Stalin afirmó que la única diferencia entre él y Stalin eran sus orejas: él tenía orejas más pequeñas que el dictador.

Dadaev, como él dijo, era tan bueno en su papel que a menudo ni siquiera las personas del entorno de Stalin podían distinguirlos. La diferencia realmente marcada entre Dadaev y Stalin tenía que ver con el timbre de sus voces, pero en ausencia de una amplia cobertura mediática en ese momento, esto pasó desapercibido.

Dadaev guardó su secreto hasta los 88 años, temiendo por su vida. “El fantasma de Stalin todavía me persigue”, dijo en 2008, cuando el dictador estuvo en el infierno durante 55 años.

Después de la revelación de Dadaev se supo que, en muchas de las apariciones de Stalin en el balcón del Kremlin, conferencias de prensa, eventos o incluso conferencias, estaba presente Dadaev y no el cruel líder de la URSS.

Felix Dadaev cumple hoy 100 años (nació en 1923) y todavía está tratando de comprender: ¿es Stalin quien vive dentro de él o Félix embalsamado con el tirano georgiano muerto?

Y Stalin no fue el único que disfrutó de la protección de un doble salvador.

¿Pero Monty tiene un hermano gemelo?

Si vieras al mariscal de campo Bernard Montgomery al lado de Clifton James, pensarías que el ganador de El Alamein estaba parado frente a un espejo.

En 1944, cuando los aliados estaban planeando el desembarco de Normandía, pensaron que para llevar a cabo esta arriesgada medida tenían que engañar a los alemanes.

Fue entonces cuando alguien vio a James, un actor que servía en el ejército británico, y su sorprendente parecido con Montgomery no le dejó pasar desapercibido.

Clifton James se entrenó en los gestos y movimientos del mariscal (lo más difícil fue dejar de fumar, ya que Montgomery era un antitabaco acérrimo), se enfundó la icónica boina y viajó a Gibraltar y Argelia, donde fue vigilado por agentes nazis, mientras ‘Modi’ estaba planeando el DÍA D.

Los alemanes estaban ahora convencidos de que el desembarco se produciría en el sur de Francia. Después de la guerra, Clifton protagonizó la película de 1958 Yo era el doble de Monty . Clifton James murió en 1963.

¿Mataron a Saddam o a su doble?

El uso por parte de Saddam Hussein no sólo de uno, sino de decenas de rehenes, era tan conocido que después de su trágica muerte, se dice que el secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld, solicitó una prueba de ADN para confirmar que fue el dictador iraquí quien murió en la horca.

Los secuaces de Saddam estaban por todas partes. La CIA incluso utilizó la unidad de perfiles psicológicos para determinar si estaban rastreando o no a la persona adecuada. Después de todo, Saddam Hussein probablemente murió en 2006, y no un clon que se parecía a él. Otros, como el líder cubano Fidel Castro, engañaron muchas veces a la CIA con sus “dobles”.

De hecho, se ha revelado que en el momento en que Castro se recuperaba de un cáncer (en 1980) uno de sus guardaespaldas cumplía sus funciones frente a los medios de comunicación, pero también mantenía saludable la imagen de Castro en el exterior. Y el dictador panameño Manuel Noriega evitó malos encuentros con sus perseguidores estadounidenses utilizando dobles.

No encontraron salida, hicieron una máscara.

Y un caso diferente: Sukarno, el primer presidente de Indonesia, no tenía seguro de vida, pero el Pentágono se aseguró de construirle uno; no para protegerlo, sino para atraparlo.

Cuando se supo que Sukarno estaba teniendo una aventura con una belleza rusa, la CIA decidió hacer un vídeo personal para adultos protagonizado por un “Sukarno” y una pareja rusa, para empañar su imagen pública.

Cuando los expertos de Langley no pudieron encontrar un doble para el presidente, hicieron una máscara, como las que se usaron en la película Misión Secreta. Una actriz usaría la máscara y coquetearía con una rubia de rasgos eslavos.

La máscara nunca se usó y el video nunca se completó, porque se pusieron sobre la mesa planes para asesinar a Sukarno, pero tampoco se materializaron. Sukarno fue derrocado por Suharto en 1966 y los organizadores se quedaron sólo con la cinta obscena en la mano.

Henry Kissinger tuvo una vida, que ciertamente no llegó a los 100 como la original. De hecho, como se dice, fue él quien visitó en secreto China en 1971 y no el infame Secretario de Estado estadounidense.

F

Deja una respuesta