Los extraterrestres pueden permanecer tecnológicamente subdesarrollados

En la constante búsqueda de vida más allá de nuestro planeta, la expectativa suele centrarse en civilizaciones extraterrestres altamente avanzadas. Sin embargo, ¿podría ser plausible que existan formas de vida inteligente que, a pesar de haber evolucionado, se mantengan en un estado tecnológico subdesarrollado? 

Este artículo explora la intrigante posibilidad de que los extraterrestres no necesariamente sigan una trayectoria tecnológica similar a la nuestra y cómo esto podría desafiar nuestras percepciones convencionales sobre la inteligencia extraterrestre.

Según un nuevo estudio publicado en la revista Nature Astronomy, algunas civilizaciones extraterrestres pueden ser inteligentes pero enfrentan limitaciones en el desarrollo tecnológico debido a las características de su atmósfera.

Uno de los factores clave identificados en el estudio es el nivel de oxígeno en la atmósfera. El oxígeno juega un papel importante en la evolución de la vida y los investigadores sugieren que su disponibilidad puede ser crítica para el desarrollo de especies tecnológicamente avanzadas.

El artículo enfatiza que más allá de su necesidad para la respiración y el metabolismo en organismos multicelulares, el oxígeno es crucial para desarrollar el fuego, y el fuego es un sello distintivo de una civilización tecnológica. Sin embargo, si el planeta tiene niveles insuficientes de oxígeno, puede impedir que se produzcan los incendios necesarios para el desarrollo tecnológico.

“En la Tierra, el fuego ciertamente jugó un papel fundamental en el surgimiento de la civilización humana y el surgimiento de la tecnología”, explica el estudio.

Cocinar fue importante para nuestro desarrollo, ya que nos dio más energía y posiblemente ayudó a aumentar el tamaño de nuestro cerebro. Los humanos también hemos utilizado el fuego para controlar el medio ambiente y ayudarnos a cazar.

“Sin embargo, el papel más importante del fuego en el surgimiento de la civilización humana es, con diferencia, su uso como fuente de energía”, dice el artículo.

“Probablemente comenzó como una forma de conservar el calor, aumentando así la variedad de condiciones ambientales adecuadas para los asentamientos. Esto luego evolucionó hacia usos más complejos, como la fundición de metales y la fabricación de herramientas. Finalmente, proporcionó la fuente de energía y el combustible que marcó el comienzo de la Revolución Industrial y condujo al Antropoceno”.

El artículo llama a este fenómeno un “cuello de botella de oxígeno” y sugiere que las especies exóticas con deficiencia de oxígeno pueden ser inteligentes, pero permanecerán tecnológicamente desaprovechadas. Los autores del artículo sugieren que la falta de oxígeno puede aislar a estas criaturas, limitando su desarrollo.

Un cuello de botella de oxígeno puede impedir que especies inteligentes, que utilizan herramientas y posiblemente comunicativas evolucionen hacia especies tecnológicamente avanzadas capaces de establecer contacto con nosotros, lo que tal vez explique la falta de contacto.

El equipo sugiere otras posibles formas en que las especies primitivas podrían producir calor, como enfocar los rayos de sus estrellas o energía geotérmica, pero ninguna es tan simple o tan fácilmente disponible como la combustión.

El coautor Adam Frank plantea la hipótesis de que en planetas con bajos niveles de oxígeno, las criaturas inteligentes no podrían utilizar el fuego para cocinar alimentos, controlar el medio ambiente o crear tecnologías complejas.

Los expertos instan a tener precaución al interpretar posibles señales tecnológicas de planetas donde los niveles de oxígeno son insuficientes. Esto podría ser un factor importante a la hora de descartar objetos inadecuados en la búsqueda de vida inteligente en el espacio.

F

Deja una respuesta