Marte: presencia cíclica de agua durante cientos de millones de años

En el árido y misterioso paisaje de Marte, la presencia de agua ha sido objeto de intensa investigación y especulación. Este artículo se sumerge en el fascinante descubrimiento de ciclos recurrentes de agua en el Planeta Rojo que se han extendido a lo largo de cientos de millones de años. A medida que los científicos desentrañan las huellas históricas de la hidratación marciana, surge la posibilidad de que estos patrones cíclicos arrojen luz sobre los enigmas del pasado marciano y presenten nuevas perspectivas para futuras exploraciones interplanetarias.

Los científicos llevan mucho tiempo preguntándose por la presencia y ausencia de agua en Marte. Estudios recientes sugieren que el agua en el planeta rojo no ha sido constante, sino que ha fluctuado a lo largo de cientos de millones de años.

Utilizando cráteres de impacto, un científico planetario de los Estados Unidos aprendió cuánto tiempo hace que en Marte se formaron redes de valles formados por agua, y también descubrió que los ríos fluían regularmente en la superficie marciana, y no sólo en la era más temprana.

El descubrimiento del científico no sólo cambiará la comprensión establecida sobre el paisaje marciano, sino que también revelará algunos secretos de la historia climática del Planeta Rojo.

Hoy Marte es un mundo desértico, prácticamente indefenso contra los rayos cósmicos. La atmósfera allí, aunque está compuesta en un 95 por ciento de dióxido de carbono, está muy enrarecida, por lo que ni siquiera con este contenido de gases de efecto invernadero es capaz de retener el calor durante mucho tiempo.

Debido a esto, hace frío en el Planeta Rojo: la temperatura promedio es de -63 grados centígrados (las mínimas son de hasta -125), sin embargo, en verano durante el día puede subir a más 25 o incluso más 30 cerca del ecuador. .

Marte no siempre ha sido un lugar “hospitalario”. El planeta tenía una atmósfera densa y el clima era húmedo y cálido, llovía y los ríos corrían por su superficie. Los investigadores creen que el Planeta Rojo perdió su “belleza celestial” hace unos tres mil millones de años.

Luego ocurrió allí algún evento, debido a que el campo magnético desapareció, la mayor parte de la atmósfera desapareció en alguna parte: fue arrastrada por el viento solar o unida al suelo, y el agua se convirtió en hielo subterráneo.

Así es como el vecino de la Tierra se convirtió en el mundo frío y seco que hoy observan los científicos.

¿Cómo sabemos que en Marte fluían ríos? Siguiendo los rastros de agua encontrados por rovers y estaciones orbitales. Una prueba de ello es la red de valles.

Valles de Nergal, fotografiados por Mariner 9 / © NASA

Son sistemas ramificados de canales que van desde cientos de metros hasta 20 kilómetros de ancho y hasta cientos de metros de profundidad. Los investigadores creen que estas redes aparecieron debido a la escorrentía superficial, como resultado de grandes derrames de lagos y la actividad de los ríos.

Según varios expertos, estos sistemas de canales se formaron hace más de tres mil millones de años, a finales del período de Noé y comienzos de la era Hesperia.

Sin embargo, no se conoce con precisión el período total de tiempo que tardaron estos objetos en formarse. La mayoría de los intentos de determinar este tiempo se han basado en el coeficiente de intermitencia, que puede utilizarse para estudiar los ríos terrestres “vivos”, pero no los marcianos “muertos”. En trabajos anteriores, los expertos sugirieron que en las zonas donde ahora se encuentran los canales se produjeron procesos de erosión causados ​​por corrientes de agua superficiales durante varias decenas de miles de años.

El científico planetario estadounidense Alexander Morgan, del Instituto de Ciencias Planetarias (EE.UU.), intentó averiguar exactamente cuánto tiempo tardaron en formarse las redes de los valles marcianos.

En su estudio, publicado en la revista Earth and Planetary Science Letters, el científico afirma que estos valles probablemente no se formaron rápidamente, no durante decenas de miles de años, sino muy lentamente, durante cientos de millones.

Además, su formación estuvo acompañada de largos períodos secos. Es decir, los ríos fluyeron, luego en algún momento sus lechos se secaron y luego se llenaron nuevamente. Cuántos “ciclos” de este tipo hubo todavía es un misterio.

Como herramienta de datación, Morgan utilizó cráteres de impacto ubicados en ocho lugares de Marte con una superficie total de 10.000 kilómetros cuadrados. El científico identificó y determinó la edad de las poblaciones de cráteres de impacto que aparecieron antes y después de la formación de la red de valles. Esto permitió al científico planetario obtener el plazo máximo para la formación de canales fluviales.

En su trabajo, el científico estadounidense señaló que la “vida útil” de los ríos marcianos puede haber sido relativamente corta: fluyeron sólo durante el 0,001 por ciento de la vida útil de la red de valles.

Esto significa que, en general, los ríos de Marte se secaban constantemente, pero podrían “crecerse” nuevamente debido a la actividad volcánica, el derretimiento de la nieve o cambios en la inclinación del eje de rotación y la órbita del Planeta Rojo.

Estas fluctuaciones climáticas también ocurren en la Tierra: se llaman ciclos de Milankovitch. Explican los cambios climáticos naturales que ocurren en nuestro planeta y provocan glaciaciones periódicas.

En cuanto al lento ritmo de formación de los valles, el científico cree que la razón es la acumulación de grandes rocas en los lechos de los ríos, que ralentizaron la erosión.

Morgan concluyó: “Si los valles de los ríos marcianos realmente se formaron durante cientos de millones de años, significa que allí existieron condiciones favorables para el surgimiento de la vida durante más tiempo. Es decir, más tiempo de lo que se pensaba.

“La probabilidad de que aparezca y se desarrolle vida es mayor en un entorno donde existe agua líquida durante mucho tiempo”.

El estudio fue publicado en la revista Earth and Planetary Science Letters .

F

Deja una respuesta