Cosas más extrañas encontradas en tumbas antiguas

La arqueología ha revelado muchas cosas extrañas, pero ninguna es superada por los extravagantes, misteriosos y aterradores rituales de los egipcios.

Los antiguos egipcios, famosos por sus grandiosas costumbres funerarias, llenaron sus tumbas con una variedad de artefactos fascinantes que reflejaban sus creencias y costumbres para el viaje al más allá.

1. La reluciente tumba del rey Tut

Imagínese toparse con una habitación llena de tesoros asombrosos. Eso es lo que le ocurrió a Howard Carter en 1922 cuando desenterró la tumba del rey Tutankamón.

Este faraón adolescente, apodado el “niño rey”, llevó una vida corta pero intrigante, plagada de problemas de salud y caminando con un bastón. Su tumba, repleta de riquezas como la icónica máscara mortuoria dorada, hizo vibrar al mundo e incluso generó rumores sobre la maldición de una momia.

La Tumba de Tutankamón. | Fuente: Wikimedia Commons

2. La Piedra Rosetta multilingüe

Ubicada majestuosamente en el Museo Británico, la Piedra Rosetta es como un antiguo diccionario trilingüe.

Esta losa de piedra, que data del año 196 a. C., jugó un papel crucial en el desciframiento de los jeroglíficos egipcios, gracias a sus inscripciones en jeroglífico, demótico y griego. Su descubrimiento en 1799 por soldados del ejército de Napoleón fue similar a encontrar una clave para desbloquear el críptico pasado de Egipto.

Rosetta Stone. | Fuente: Wikipedia

3. Los papiros de Oxirrinco

Hechizos de amor y más: ¿Te apetece lanzar un hechizo de amor o amañar un combate de lucha libre?

Los fragmentos de papiros de Oxirrinco lo tienen cubierto. Descubiertos por Grenfell y Hunt, estos pergaminos que datan de hace 1.800 años incluyen de todo, desde encantamientos mágicos hasta antiguos escándalos deportivos, lo que demuestra que incluso los antiguos egipcios tenían su lado peculiar.

Papiros de Oxirrinco. | Fuente: Wikipedia

4. Ciudad Pirámide de Giza

Cerca de las majestuosas pirámides, los arqueólogos de AERA excavan desde 1988 una ciudad y descubren la vida cotidiana de los constructores de las pirámides.

Imagine un asentamiento bullicioso con cuarteles para soldados, una gran morada para funcionarios e incluso un puerto para importaciones. Este lugar no se trataba sólo de arquitectura monumental; ¡Era un hervidero de actividad antigua!

Foto de Gaurav D Lathiya en Unsplash

5. Fetos fallecidos

La tumba del rey Tutankamón, uno de los faraones más famosos de Egipto, contenía un descubrimiento particularmente conmovedor: dos fetos no nacidos. Se cree que son sus propios hijos, posiblemente gemelos nacidos muertos de su esposa, la reina Anjesenamón, estos fetos de entre cinco y nueve meses de edad, suscitan debates entre los egiptólogos .

Algunos, como Zahi Hawass, cuestionan su linaje, sugiriendo que pueden pertenecer a otra persona, destinada a renacer en el más allá. Este enigmático hallazgo subraya la profundidad y complejidad de las prácticas funerarias egipcias.

6. Barcos enormes

El faraón Keops del Imperio Antiguo, enterrado en la Gran Pirámide de Giza, sorprendió a los arqueólogos con sus tesoros funerarios, en particular más de 1.200 piezas de un barco colosal.

Reensamblado a una asombrosa altura de 144 pies, este barco de cedro, importado del Líbano, fue construido sin un solo clavo, basándose en cambio en técnicas de unión avanzadas. Esta impresionante hazaña no sólo resalta la destreza de la ingeniería del antiguo Egipto, sino también su creencia en un viaje celestial, que necesitaba tales embarcaciones para un paso seguro a través del más allá.

El barco de Keops. | Fuente: Flickr

7. Sacrificios humanos

Las tumbas de los primeros faraones, como la del rey Aha, dan evidencia de un aspecto más sombrío de las costumbres funerarias egipcias: los sacrificios humanos.

Se creía que estos individuos, posiblemente cortesanos o esclavos, servirían al faraón en el más allá. Esta práctica, aunque inquietante, proporciona una idea de las creencias de los egipcios sobre la servidumbre y la lealtad más allá de la muerte.

8. Juegos de mesa elaborados

Entre los tesoros, los faraones solían ser enterrados con juegos de mesa, como el popular senet, similar a un precursor del parchís.

Estos juegos, que se juegan en tableros de intrincado diseño, a veces elaborados con materiales lujosos como la loza, simbolizan la importancia del ocio y el entretenimiento en el más allá, reflejando sus vidas terrenales.

Junta Senet. | Fuente: Wikipedia

9. Estatuas de sirvientes

Al darse cuenta de la impracticabilidad y la inhumanidad de los sacrificios humanos reales, las prácticas egipcias posteriores incluyeron enterrar pequeñas figuras llamadas ushabti.

Se creía que estas figuras, que inicialmente parecían momias y luego evolucionaron hacia diversas formas que representaban diferentes profesiones, cobraban vida en el más allá para servir a su rey. Esta evolución de las costumbres funerarias refleja un cambio hacia representaciones más simbólicas de la servidumbre.

10. Palos arrojadizos asesinos

En las tumbas, especialmente en las de nobles, se encontraban a menudo palos arrojadizos, similares a los bumeranes, utilizados por los antiguos egipcios para cazar aves acuáticas. Estos artefactos resaltan la importancia de la caza como actividad de ocio y simbolizan la continuación de estos placeres en el más allá.

Fuente: Flickr

11. Toneladas de comida

Las tumbas de faraones como Tutankamón estaban repletas de grandes cantidades de comida y bebida.

Era común ver carnes momificadas, tratadas con sal de natrón y resinas, junto con cestas de cebada, higos, uvas, melones y tinajas de vino. Esta abundancia de provisiones tenía como objetivo garantizar que al difunto no le faltaría sustento en la otra vida, lo que reflejaba la creencia egipcia en una vida futura que reflejaba la existencia terrenal en sus comodidades y placeres.

12. Cosméticos, pelucas y perfumes

La belleza y el cuidado personal no fueron descuidados en el más allá. Las tumbas a menudo contenían kits de maquillaje, y artículos como el delineador de ojos Kohl eran un elemento básico.

Los antiguos egipcios, que valoraban tanto el olor como la apariencia, también incluían ungüentos y perfumes. La tumba del rey Tut, por ejemplo, albergaba una exquisita caja de perfumes. Las pelucas fueron otro hallazgo común, lo que significa la importancia de mantener la apariencia incluso después de la muerte.

13. Carros elegantes e incluso algunos no tan elegantes

Los carros eran esenciales para los faraones, no sólo para sus esfuerzos terrenales sino también para sus viajes al más allá.

La tumba del rey Tut, por ejemplo, contenía seis carros, desde carros ceremoniales ornamentados hasta tipos más prácticos y cotidianos. Estos carros, a menudo desmantelados para el entierro, reflejan los avances tecnológicos de la época y el amor de los egipcios tanto por la guerra como por las actividades de ocio.

14. Máscaras elaboradas e invaluables

La máscara funeraria dorada del rey Tut es sólo un ejemplo de las elaboradas máscaras que se encuentran en las tumbas.

Estas máscaras, a menudo hechas de oro, no eran simples adornos sino que simbolizaban la transición del alma del mundo mortal al reino divino. Se creía que ofrecían protección mágica y ayudaban en la transformación del faraón en una deidad.

Fuente: Wikipedia

15. Joyería Sagrada

Amuletos y joyas sagradas estaban intrincadamente tejidos en los envoltorios de lino de las momias.

Se creía que estos artículos, lejos de ser meros adornos, ofrecían protección en la peligrosa vida futura. Los amuletos comunes incluían el pilar djed, que simboliza a Osiris, el dios de los muertos, y representa la estabilidad . Estos amuletos, hechos de materiales que se pensaba que poseían propiedades mágicas, eran esenciales para protegerse del mal y garantizar un paso seguro a través del más allá.

16. El laberinto de misterios de la tumba KV5

Imagínese la tumba más grande del Valle de los Reyes, llena de un laberinto de más de 121 pasillos y cámaras, ¡y seguimos contando!

Inaugurada en 1995, la Tumba KV5 resultó ser un colosal lugar de enterramiento familiar para los hijos del poderoso faraón Ramsés II. Con más de 20 de sus hijos potencialmente enterrados dentro de sus paredes, esta tumba es como un antiguo y misterioso palacio subterráneo, cada cámara es una página de un álbum de la familia real.

17. La brillante despedida del Rey Plateado

En 1939, Pierre Montet se topó con el lugar de descanso de Psusennes I, apodado el “Rey de Plata” debido a su singular ataúd de plata.

Enterrado en Tanis, este faraón de hace 3.000 años también lucía una deslumbrante máscara dorada, lo que hizo de su viaje al más allá un asunto de alta costura. Aunque algunos tesoros se perdieron debido a la humedad del delta del Nilo, los vasos canopos y las estatuillas shabti supervivientes añaden esplendor a su tumba. Este descubrimiento, eclipsado por el inicio de la Segunda Guerra Mundial, es como una joya escondida en las arenas de la historia de Egipto.

18. Frascos llenos de partes del cuerpo

Los egipcios creían en la necesidad de preservar el cuerpo para el más allá.

Durante la momificación, se extrajeron los órganos principales (el hígado, el estómago, los pulmones y los intestinos), se secaron con natrón y se colocaron en frascos canopos. Cada una de estas vasijas estaba protegida por uno de los cuatro hijos de Horus, y cada hijo estaba vinculado a una diosa protectora. Esta práctica subraya las intrincadas creencias de los egipcios sobre la otra vida y la necesidad de preservar cada aspecto del cuerpo humano.

19. El antiguo libro de registro revela los secretos de la pirámide

¡Imagínese encontrar un cuaderno de bitácora de 4.500 años de antigüedad que cuente cómo se construyó la Gran Pirámide de Giza!

Eso es lo que ocurrió en 2013 cuando los arqueólogos descubrieron un puerto y papiros que detallaban la logística de esta monumental construcción. Estos textos antiguos revelan una red de transporte del río Nilo y canales, con viajes de piedra caliza que duraban unos cuatro días. Incluso difunden algunos chismes reales, mencionando a un visir llamado Ankhhaf que supervisó la construcción de la pirámide en el año 27 del faraón Keops.

20. El pequeño misterio del sarcófago de Egipto

En Giza, un pequeño sarcófago intrincadamente tallado descubierto en 1907 guardaba un secreto hasta que la reciente tecnología de imágenes reveló su contenido. En el interior no se encontraban los órganos embalsamados esperados, sino un feto abortado delicadamente arreglado, de entre 16 y 18 semanas de edad.

Este pequeño ataúd, una versión en miniatura de los típicos ataúdes egipcios del 664 al 525 a. C., subraya la reverencia que los antiguos egipcios tenían por la vida, incluso en sus primeras etapas. Julie Dawson, del Museo Fitzwilliam, destacó este hallazgo como testimonio del profundo respeto de los egipcios por la vida desde sus inicios.

Fuente: Wikipedia

21. Esqueletos chinos encima de una pirámide peruana

En un giro que parece una novela histórica de misterio, los restos de 16 trabajadores chinos fueron encontrados en una pirámide de adobe precolombina en Perú.

Estos trabajadores, parte de los 100.000 inmigrantes chinos traídos al Perú a finales del siglo XIX y principios del XX, encontraron su lugar de descanso final encima de una antigua estructura construida por el pueblo Ichma, de aproximadamente un milenio de antigüedad. Este descubrimiento entrelaza las narrativas de civilizaciones antiguas y acontecimientos históricos más recientes de una manera inesperada.

22. Cámara misteriosa en la Gran Pirámide de Giza

Apodado “el descubrimiento del siglo” por el egiptólogo Yukinori Kawae, se identificó un enorme vacío de 100 pies de largo en la Gran Pirámide de Giza utilizando herramientas de escaneo de alta tecnología. Situado encima de la cámara funeraria de Keops, este enigmático espacio desafía una explicación fácil .

Fuente: Wikipedia

Mientras que algunos sugieren que es un resto de la construcción de la pirámide, otros especulan sobre propósitos más místicos. La falta de puntos de acceso significa que los secretos de este vacío permanecen encerrados, alimentando infinitas curiosidades y teorías.

Cada uno de estos elementos, con sus propósitos únicos y su profundo simbolismo, resalta las profundas creencias de los egipcios sobre la muerte y el más allá. Creían que la vida terrenal continuaba de una forma diferente después de la muerte, y estos preparativos eran cruciales para garantizar comodidad, protección y continuidad en el mundo del más allá.

Estos artefactos, cada uno con su propia historia y significado, pintan una imagen vívida de la vida, la muerte y las profundas creencias del antiguo Egipto sobre la vida después de la muerte. La riqueza de estos descubrimientos continúa cautivando e intrigando tanto a los exploradores como a los entusiastas de hoy en día.

F

Deja una respuesta