Ubicada en la actual Turquía, Derinkuyu emerge como una ciudad subterránea ancestral, discretamente enterrada bajo la faz de la tierra. Esta proeza ingenieril, caracterizada por sus gigantescas puertas circulares, tenía la capacidad de acoger a alrededor de 20,000 habitantes.

MundoOculto.es

Síguenos en Facebook