Gracias a Luciano, el satírico del siglo II d.C., sabemos bastante sobre la máquina de tortura conocida como “el toro de bronce de Perilao” o “el toro de Falaris”.
El escultor Perilaos entre 570-560 a.C.
Hizo por orden del tirano Falaris, un toro de bronce en el que cabía un hombre entero. Cuando encendían fuego debajo del toro, el que estaba dentro era asado vivo y sus voces se escuchaban, a través de un mecanismo especial, como el bramido del toro.
Cuando presentó por primera vez su invento al tirano de Acragantas de Sicilia, ordenó que metieran a Perilao dentro del toro y lo convirtió en su primera víctima.
Fue un final apropiado para el inventor de una máquina tan diabólica.
Ilustración y dibujo del Museo de la Tortura de Brujas, Bélgica. 

MundoOculto.es

Síguenos en Facebook