Una IA simuló interacciones entre diferentes tipos de civilizaciones avanzadas

 

Simulación de interacciones con civilizaciones extraterrestres.

 

 

 

Una IA simuló interacciones entre diferentes tipos de civilizaciones avanzadas

La posibilidad de vida más allá de la Tierra nos ha cautivado durante cientos de años. También ha estado en la mente de los escritores de ciencia ficción a medida que nuestra imaginación ha explorado las innumerables posibilidades de vida extraterrestre. Pero, ¿cómo sería realmente si finalmente conociéramos a uno? ¿Conduciría a la guerra o a la paz? Los investigadores han utilizado un modelo de lenguaje complejo para simular las primeras conversaciones con civilizaciones, desde pacifistas hasta militaristas, y los resultados revelaron desafíos interesantes.

 

Las primeras transmisiones de radio se realizaron en 1895 y desde entonces las señales, por débiles que sean, se han ido filtrando al espacio. La primera transmisión intencional al espacio fue el mensaje de Arecibo de 1974, que fue enviado hacia el cúmulo globular M13 a 22.180 años luz de distancia. ¡Eso significa que la señal no llegará allí hasta dentro de 22.131 años! Durante este tiempo, por supuesto, todas las señales se han ido filtrando, pero cuanto más viajan, más débiles se vuelven. Entonces, es probable que cualquier señal enviada a una distancia de unos 100 años luz sea tan débil que no sea detectable.

El Radio Telescopio de Arecibo Crédito: UCF

Sería muy fácil verse arrastrado a otras áreas de debate sobre extraterrestres, pero parece útil establecer el escenario de lo difícil que será establecer contacto o, mejor dicho, de lo probable que sea. Supongamos entonces que, de alguna manera, nos encontramos comunicándonos con una civilización extraterrestre. La forma en que se desarrolla esa conversación ha sido modelada por un equipo dirigido por Mingyu Jin de la Universidad Northwestern.

El equipo utilizó un nuevo marco de inteligencia artificial conocido como CosmoAgent para simular la interacción basándose en el exclusivo modelo de lenguaje grande (LLM). El sistema utiliza un sistema multiagente para permitir el modelado entre una amplia gama de civilizaciones. Las civilizaciones tienen la capacidad de elegir sus propios rasgos de carácter: esconderse, luchar o colaborar. Este entorno dinámico permite una gran cantidad de resultados, desde la formación de alianzas, el cumplimiento de reglas hasta rivalidades y cómo una civilización podría responder a un evento imprevisto.

La diversidad y las condiciones de vida también fueron inherentes al modelado que utilizó matrices de transición para analizar cómo las civilizaciones podrían crecer y cambiar con el tiempo. Esta progresión natural de una forma de vida inteligente significaría inevitablemente que la ética, la moral, las creencias y las ciencias se desarrollarían a lo largo de un camino variado. Estos diferentes marcos afectarían enormemente la forma en que dicha civilización podría responder al contacto extraterrestre.

Sin embargo, la investigación tiene limitaciones, en gran parte debido a un sesgo centrado en la Tierra que desarrolla el modelo del lenguaje. Es posible que el uso de matemáticas y algoritmos para calcular respuestas y resultados no cubra todo el espectro de respuestas entre civilizaciones. Después de todo, ni siquiera podemos resumir nuestras propias respuestas emocionales en un conjunto de algoritmos. Agreguemos un conjunto especulativo de principios de una civilización extraterrestre, de los cuales no tenemos evidencia o experiencia a la que recurrir.

Se espera que futuras investigaciones puedan abordar estos obstáculos y desarrollar mejores modelos de interacción entre civilizaciones. Tener en cuenta una gama más amplia de paradigmas éticos y procesos de toma de decisiones para proporcionar una simulación más realista de cómo puede desarrollarse el primer contacto.

F

 

Deja una respuesta